Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 20

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 20. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 20 trata de los castigos por varios pecados. Así pues, la ley establece ahora sanciones para las infracciones más graves descritas en los capítulos 18 y 19.

Comentario por versículos

20:1-27 – En este segmento textual se informan las penas correspondientes a los delitos cometidos. Todos los pecados mencionados en Levítico 20 ya habían sido citados, principalmente en los capítulos 18 y 19. Las leyes de estos dos últimos capítulos son en su mayoría apodícticas, es decir, mandatos y prohibiciones absolutos demostrados en forma de principios eternos. Las leyes del capítulo 20 son, en su mayoría, casuísticas, es decir, se presentan en forma de casos concretos vinculados a las sanciones correspondientes. En muchas de las situaciones presentadas en este capítulo, el castigo era la muerte porque se trataba de delitos muy graves. En tres de los casos, el modo de ejecución está prescrito. En el primero y en el último (vv. 2, 27), por lapidación; en el otro (v. 14), por fuego. Los pecados estaban relacionados con la práctica del culto pagano y con las relaciones sexuales ilícitas, que generalmente se encontraban en la religión cananea.

20:2-5 – Todos los individuos que habitaban en la tierra, ya fueran ciudadanos o extranjeros, debían abstenerse de las prácticas religiosas que contaminaban el santuario de Dios y profanaban su santo nombre. La ejecución por lapidación, al parecer, era la forma en que Dios se enfrentaba al infractor. Sin embargo, si los responsables no ejecutaban la sentencia sobre el culpable, Dios mismo la ejecutaría, extirpándolo de entre el pueblo. Dios hizo un pacto con Israel en el Sinaí. Cualquier traición israelita (adorando a otros dioses) de este pacto sagrado se consideraba prostitución, como indica la clasificación dada por el Señor a tales personas: todos los que cometen prostitución.

20:6-8 – Yo soy el Señor que os santifica, es decir, el que separa a los israelitas para sí. En la separación a Dios había dos aspectos: uno en el que el adorador era responsable de su propia separación y el aspecto en el que Dios mismo se hacía cargo. Siendo responsable, el adorador aceptaba los dones de Dios y aceptaba renunciar a toda sumisión a otras deidades. Dios, a su vez, dio la Ley, para mostrar a los fieles cómo vivir separados de Él y de todos los demás dioses.

20.9 – El que [maldijo] a su padre o a su madre no honró a Dios (Lev. 19.3; Ex. 20.12). La afirmación de que su sangre está sobre él significa que el castigo fue la muerte. Esta declaración también aseguró a los verdugos que no tenían la culpa de derramar la sangre de los delincuentes. Esto es muy importante, ya que en aquella época no existía un sistema de justicia «profesional» en el antiguo Israel. Todas las funciones prescritas en la Ley fueron llevadas a cabo por ciudadanos comunes.

20.10-16 – Las penas por uniones sexuales ilícitas se agrupan junto con la adoración de otros dioses en este capítulo. Esto se debe, en parte, a que el culto cananeo implicaba numerosas aberraciones sexuales, como las que se practican en la m agia y la brujería. Estos ritos pretendían influir en los dioses y conseguir que bendijesen la tierra con fertilidad. Todos estos pecados sexuales tenían como castigo la muerte, y esto se decía explícitamente. La ejecución por mala conducta en el sexo puede parecer cruel a los oídos modernos, sobre todo porque muchos no creen que exista tal delito en las relaciones carnales. Estos pecados, sin embargo, no eran meramente de naturaleza sexual. En muchos casos, los delitos cometidos representaban una rebelión contra Dios y también estaban relacionados con el culto cananeo a los dioses de la fertilidad, especialmente a Baal y sus compañeros. En la mayoría de los casos, el comportamiento sexual incorrecto provocaba la ruptura de una o varias familias, lo que representaba un delito muy grave.

20:10,11 – Tanto el adúltero como la adúltera cometieron el pecado por su propia voluntad. Por lo tanto, ambos fueron castigados.

20.12 – La confusión es literalmente corrupción, depravación, degeneración y, en este caso, alteración del orden natural.

20.13,14 – Tomar a una mujer y su mano significa tener relaciones sexuales con ellas, como si fuera una relación ordinaria. Tal vez el castigo por tal acto, él y ellos ardiendo en el fuego, fue ejecutado después de la lapidación, para que no hubiera entierro, una ceremonia que era muy importante para los antiguos. No ser enterrado significaba hacer imposible la vida después de la muerte para el individuo.

20.15-17 – En estos dos casos la pena de muerte está prescrita por la expresión morirá seguramente.

20.18 – La situación expresada en cuando un hombre se acuesta con una mujer que tiene su enfermedad […] y ella descubre la fuente de su sangre se refiere a la relación sexual durante el período menstrual (Lev. 15.19-24; 18.19). Durante la menstruación, las poderosas influencias de la sangre y el sexo se unen. Esa negligencia casual mostraba una falta de respeto a Dios como Creador, así como una negligencia del papel del hombre en la procreación.

20.19, 20 – Sin hijos morirán puede no parecer una pena muy cruel, pero en el mundo antiguo, donde la continuidad del linaje era algo sumamente importante, representaba una gran degradación. Esto era aún mayor en una situación extramatrimonial, como queda explicitado en la expresión acostarse con, porque la no continuidad de la descendencia arruinaba a ambas familias. El hombre no tendría herederos y la mujer perdería su condición de esposa honrada.

20.21 – Tomar la mujer de su hermano. Si un hombre moría sin hijos antes de su padre y de la división de los bienes familiares, el hermano del fallecido se casaba con la viuda. El primogénito de dicha unión era considerado el heredero del que moría. De no ser así, estaba estrictamente prohibido que el hermano vivo se casara con la esposa del que había muerto. Si esto ocurriera, parecería que el hermano vivo quisiera asumir la condición de su hermano fallecido. La frase no quedarán hijos señala que si el hombre [que tomó la mujer de su hermano] ya tenía un heredero, ningún otro lo reemplazaría. El matrimonio no tendría descendencia.

20.22,23 – No sigas los estatutos de los pueblos que yo eché de delante de ti. Dios asumió toda la responsabilidad del juicio y la sentencia del pueblo malvado de Canaán, y utilizaría a Israel como su instrumento para cumplirla.

20.24-26 – La expresión tierra que mana leche y miel transmite el potencial agrario de la tierra. Las flores crecerían de forma natural y abundante y alimentarían con néctar a las abejas, lo que daría lugar a la miel, y los pastos de excelente calidad para los rebaños harían que los animales sanos produjeran leche. Dios subraya que ha separado a Israel de los pueblos. Por lo tanto, los israelitas se distinguían del pueblo al que iban a desposeer de la tierra, los cananeos. El Dios de Israel era diferente de las deidades cananeas. Los hebreos debían entonces actuar de manera distintiva, con altos estándares de obediencia y moralidad, para demostrar su posición especial al mundo.

20.27 – Este verso no está fuera de lugar. Es necesario entender la disposición cruzada del capítulo, pues se trata de un rasgo frecuente e importante del estilo literario, utilizado en la Biblia hebrea, en el que se mezclan y repiten construcciones normales.

21:1-24 – En este capítulo se describen las reglas para los sacerdotes sobre el luto, el matrimonio y la aptitud para el sacerdocio.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés, diciendo: Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará. (Levítico 20:1-2)

El capítulo 20 continúa, naturalmente, las restricciones comunitarias de los capítulos anteriores, con una diferencia: trae los castigos previstos para los que desobedecen a Dios. El propósito de este texto es poner de relieve la gran pecaminosidad del pueblo y advertirle que no debe perder la vida por la obstinación de su corazón. Observarás en el texto las penas previstas para la idolatría y la nigromancia, las relaciones sexuales ilícitas y el maltrato a los padres. Ante los desafíos que la nación iba a enfrentar, la adopción de los santos valores enseñados por el Señor era la única manera de que pudieran cumplir con su vocación sacerdotal y con el propósito para el que habían sido llamados por el Señor.

Del mismo modo, los cristianos estamos llamados a ser santos en todas nuestras formas de vida (1 Pe 1,14-15). Dios nos anima a observar las Escrituras y a darnos cuenta de lo preciosa que es nuestra separación espiritual para el Señor, en vista de que, como Israel, somos el resultado de su elección soberana. Por lo tanto, debemos afrontar las restricciones no con tristeza, sino con la alegría de que, con ellas, evidenciamos que estamos viviendo en paz con Dios y disfrutando de los inconmensurables beneficios de nuestra alianza con Él.

Oración:

Señor, gracias por señalarnos el camino a vivir en paz contigo y respetando Tu alianza con el hombre, todo ello por medio de Tu ley que es perfecta.