Sembrando gratitud

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él». (Colosenses 3:17)

Cuando decidimos caminar junto al Señor, debemos ver la gratitud como un valor fundamental con el que debe hacerse nuestro carácter. La gratitud es reconocer el hecho de que todo lo que tenemos es resultado del propósito de Dios en nosotros mediante nuestras realidades y a través de aquellos que nos rodean: padres, familiares, amigos, etc. Como dice en 1 Corintios 4:7: “Porque ¿quién te distingue? ¿o qué tienes que no hayas recibido? Y si lo recibiste, ¿por qué te glorías como si no lo hubieras recibido?”.

Incluso en los días de la adversidad, en medio de las tragedias, que todos en algún momento enfrentamos, Dios nos manda que demos gracias en todo, porque es una forma de reconocer su soberanía, que todo procede de Él, y que Él determina la naturaleza de las cosas. Como dijo Job 1:21: “Jehová dio, Jehová quitó; sea el nombre de Jehová bendito”. Cuando damos gracias, expresamos nuestra confianza y dependencia de Dios y de su gran amor.

Empecemos entonces a forjar y fortalecer en nosotros el espíritu de gratitud, que nos permita admirar en El Señor, el regalo maravilloso de un nuevo día junto a los seres que apreciamos y valoramos.  Este será el camino para sentirnos más felices y disfrutar nuestra vida junto a Dios.

Demos gracias al Señor por todo lo que nos suceda, ya que ello, será siempre resultado del propósito de bien que tiene para nosotros: «Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús». (1 Tesalonicenses 5:18)

Palabra diaria: Señor, permíteme apreciar con espíritu de gratitud, el hermoso regalo de un nuevo día junto a ti. Concédeme la humildad, para aceptar todo lo que dispones en mi vida, siendo consciente de que aquello que me brindas es lo requiero para cumplir el propósito al que me has llamado.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:

Pasaje:

Colosenses 3:17

Tema del Capítulo – Colosenses 3:17:

En Colosenses 3, Pablo exhorta a los colosenses sobre cómo ganar la batalla librada en el campo de batalla de la mente. Debemos ocupar nuestra mente en las cosas de arriba. Abandonando las prácticas del pecado, debemos revestirnos del comportamiento de Jesucristo como pueblo elegido y amado por Dios.

Al igual que en la instrucción a Tito, Pablo exhorta en Colosenses 3 a que practiquen el perdón constantemente, y a que el amor ocupe un espacio importante en la convivencia.

Pablo enseña sobre la importancia de la Palabra de Dios en la vida privada y en la vida de la congregación. Las reuniones de la Iglesia deben estar completamente dirigidas por ella. Termina dando varios consejos que los cristianos pueden aplicar en su vida cotidiana.

Esbozo de Colosenses 3:

3.1 – 7: Mantenga sus pensamientos en las cosas «altas»

3:8-13: Debemos revestirnos de Jesucristo

3:13-15: La práctica del perdón y la importancia del amor para la paz

3:16 – Mantener la Palabra de Dios y los consejos de sabiduría

Comentario Bíblico:

Colosenses 3:17

17 . Y todo lo que hagáis. Ya hemos explicado estas cosas, y lo que precede, en la Epístola a los Efesios, donde las mismas cosas se dicen casi palabra por palabra. Como ya había comenzado a hablar en referencia a diferentes partes de la vida cristiana, y simplemente había tocado algunos preceptos, habría sido demasiado tedioso seguir el resto uno por uno, por lo tanto, concluye de manera resumida , que la vida debe ser regulada de tal manera, que cualquier cosa que digamos o hagamos pueda estar completamente gobernada por la autoridad de Cristo, y tener un ojo en su gloria como la marca. Porque comprenderemos adecuadamente bajo este término las dos cosas siguientes: que todos nuestros objetivos puede comenzar con la invocación de Cristo, y puede estar subordinado a su gloria. De la invocación se sigue el acto de bendecir a Dios, que nos proporciona un asunto de acción de gracias. También debe observarse que enseña que debemos dar gracias al Padre por medio de Cristo, a medida que obtenemos a través de él todo lo bueno que Dios nos confiere.

Referencias Cruzadas:

Hechos 19:17 – Y esto fue notorio a todos los que habitaban en Efeso, así judíos como griegos; y tuvieron temor todos ellos, y era magnificado el nombre del Señor Jesús.

Colosenses 2:7 – arraigados y sobreedificados en él, y confirmados en la fe, así como habéis sido enseñados, abundando en acciones de gracias.

Filipenses 1:11 – llenos de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios.

Mateo 28:19 – Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

Colosenses 1:12 – con gozo dando gracias al Padre que nos hizo aptos para participar de la herencia de los santos en luz;

Romanos 1:8 – Primeramente doy gracias a mi Dios mediante Jesucristo con respecto a todos vosotros, de que vuestra fe se divulga por todo el mundo.

Efesios 5:20 – dando siempre gracias por todo al Dios y Padre, en el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Hebreos 13:15 – Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.

Tema Principal:

Hacer todo para gloria del Señor en completo agradecimiento

Versículos Temáticos:

«Porque todas estas cosas padecemos por amor a vosotros, para que abundando la gracia por medio de muchos, la acción de gracias sobreabunde para gloria de Dios.» 2 Corintios 4:15

«Para que estéis enriquecidos en todo para toda liberalidad, la cual produce por medio de nosotros acción de gracias a Dios.» 2 Corintios 9:11
«No ceso de dar gracias por vosotros, haciendo memoria de vosotros en mis oraciones» Efesios 1:16
«Porque todo lo que Dios creó es bueno, y nada es de desecharse, si se toma con acción de gracias; porque por la palabra de Dios y por la oración es santificado.» 1 Timoteo 4:4-5
«Aleluya.

    Alabad a Jehová, porque él es bueno;
    Porque para siempre es su misericordia.» Salmos 106:1

«Y diréis en aquel día: Cantad a Jehová, aclamad su nombre, haced célebres en los pueblos sus obras, recordad que su nombre es engrandecido.» Isaias 12:4

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *