Preocupación o adoración

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre; Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad. (Salmos 29:2)

La preocupación y la adoración son polos opuestos, y seríamos mucho más felices si aprendiéramos a convertirnos en adoradores en lugar de preocupantes. La preocupación crea una oportunidad para que el enemigo nos atormente, pero la adoración (reverencia y adoración de Dios) nos lleva a Su presencia, donde siempre encontraremos paz, gozo y esperanza.

Dios nos creó para adorarle. Él quiere que desarrollemos una relación profunda y personal con Él y un amor escandaloso por Él. Este tipo de amor fluye de un corazón agradecido, que aprecia quién es Dios y lo que ha hecho.

No pierdas otro día de tu vida preocupándote. Determina cuál es tu responsabilidad y cuál no la es. No intentes asumir la responsabilidad de Dios. Cuando hacemos lo que podemos hacer, Dios interviene y hace lo que nosotros no podemos. Así que entrégale todas tus preocupaciones a Dios, adórale y comienza a disfrutar de la vida abundante que tiene para ti.

Oración diaria: Te agradezco, Padre, que puedo elegir adorarte en lugar de preocuparme por mis problemas. Ayúdame a ver que eres más grande que cualquier obstáculo que pueda enfrentar, y puedo confiar en que harás en mi vida lo que yo no puedo hacer.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 29:

Y la probable conjetura de algunos buenos intérpretes, que David escribió este salmo en una ocasión, y sólo entonces, de una gran tormenta de truenos, relámpagos y lluvia, así como el octavo salmo fue su meditación en una noche de luna, y el decimonoveno en una mañana soleada. Es bueno aprovechar las operaciones sensibles del poder de Dios en el reino de la naturaleza para darle gloria. David estaba tan sereno y tan alegre incluso en una tormenta aterradora, cuando otros temblaban, que entonces llegó a escribir este salmo, porque «aunque la tierra se conmueva, no temeremos». I. Llama a los grandes seres del mundo a dar gloria a Dios, v 1,2. II. Para convencerlos de la bondad de este Dios al que deben adorar, muestra su poder y terror en truenos, relámpagos y tormentas (v. 3-9), su dominio soberano sobre el mundo (v. 10) y su favor especial a su iglesia, v. 11. Altos y grandes pensamientos de Dios deben llenarnos al cantar este salmo.

Referencias cruzadas por término – Salmos 29:1-2:
Dad a Jehová la gloria y el poder. Dad a Jehová la gloria debida a su nombre.

El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas. (Hebreos 1:3)

Y me dijo: Mi siervo eres, oh Israel, porque en ti me gloriaré. (Isaías 49:3)

Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad. (Juan 1:14)

Entonces, cuando hubo salido, dijo Jesús: Ahora es glorificado el Hijo del Hombre, y Dios es glorificado en él. Si Dios es glorificado en él, Dios también le glorificará en sí mismo, y en seguida le glorificará. (Juan 13:31-32)

Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese. (Juan 17:5)

Porque Dios, que mandó que de las tinieblas resplandeciese la luz, es el que resplandeció en nuestros corazones, para iluminación del conocimiento de la gloria de Dios en la faz de Jesucristo.(2 Corintios 4:6)

Adorad a Jehová en la hermosura de la santidad.

Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios. (2 Corintios 7:1)

Sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en toda vuestra manera de vivir; porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo. (1 Pedro 1:15-16)

Seguid la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor. (Hebreos 12:14)

¿Con qué limpiará el joven su camino? Con guardar tu palabra. (Salmo 119:9)

Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos. (2 Timoteo 1:9)

Examíname, oh Dios, y conoce mi corazón; Pruébame y conoce mis pensamientos; Y ve si hay en mí camino de perversidad, Y guíame en el camino eterno. (Salmo 139:23-24)

Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús. (Filipenses 2:5)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *