Por el lamento, el agradecimiento

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacéis su voluntad. (Salmos 103:21)

Cuando mantenemos una actitud de acción de gracias, cerramos la puerta a las quejas y lamentos, que parecen ser tentaciones siempre presentes en nuestras vidas. La verdad es que no desarrollamos una actitud de queja; todos nacemos con una. Pero con la ayuda de Dios, podemos desarrollar y nutrir una actitud de agradecimiento.

Si practicamos regularmente la alabanza, la adoración y la acción de gracias a Dios, no habrá lugar para las quejas, las críticas y las murmuraciones. La Biblia dice en Filipenses 2:14: “Háganlo todo sin quejas ni contiendas…” Quejarse abre la puerta para que el diablo nos cause problemas, pero el agradecimiento abre la puerta para que Dios nos bendiga.

Oración diaria: Estoy agradecido, Padre, que con Tu ayuda puedo desarrollar una actitud agradecida. Te adoro por tu bondad, tu poder y tu fuerza. Elijo estar agradecido por Tu presencia en mi vida en lugar de quejarme y lamentarme de las cosas del mundo.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 103:

En el Salmo 103, el salmista exhorta a su alma a alabar a Dios por los beneficios del Señor hacia ella. Entre las muchas bendiciones que ha recibido, destaca una: Él es quien perdona todas tus iniquidades, El que sana todas tus dolencias. (Salmos 103:3)

El salmista pide que su alma no se olvide de dar las gracias:

1. El perdón;

2. Curación;

3. Rescate de la muerte;

4. Bondad y compasión;

5. Disposición;

6. Renovación

Muchos cristianos no saben agradecer a Dios los elementos «sencillos» de la vida. Para ellos sólo cuenta si es un gran milagro, obra, favor. El Salmo 103 es un gran ejemplo de cómo debemos estar agradecidos a Dios por su cuidado y amor eternos.

Como un padre bondadoso y atento, el Señor Dios ha cuidado de su pueblo. Por lo tanto, aprendamos a ser agradecidos. Aprendamos a observar la acción y el cuidado de Dios en las cosas sencillas de la vida.

Referencias cruzadas por término – Salmos 103:21:
Bendecid a Jehová, vosotros todos sus ejércitos, Ministros suyos, que hacéis su voluntad.

Salmos 104:4 – El que hace a los vientos sus mensajeros, Y a las flamas de fuego sus ministros.

Génesis 32:2 – Y dijo Jacob cuando los vio: Campamento de Dios es este; y llamó el nombre de aquel lugar Mahanaim.

Salmos 33:6 – Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos, Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

Mateo 24:30-31 – Entonces aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo; y entonces lamentarán todas las tribus de la tierra, y verán al Hijo del Hombre viniendo sobre las nubes del cielo, con poder y gran gloria. Y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta, y juntarán a sus escogidos, de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro.

Apocalipsis 22:8-9 – Yo Juan soy el que oyó y vio estas cosas. Y después que las hube oído y visto, me postré para adorar a los pies del ángel que me mostraba estas cosas. Pero él me dijo: Mira, no lo hagas; porque yo soy consiervo tuyo, de tus hermanos los profetas, y de los que guardan las palabras de este libro. Adora a Dios.

Mateo 13:41 – Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad.

Salmos 40:8 – El hacer tu voluntad, Dios mío, me ha agradado, Y tu ley está en medio de mi corazón.

Salmos 143:10 – Enséñame a hacer tu voluntad, porque tú eres mi Dios; Tu buen espíritu me guíe a tierra de rectitud.

Mateo 6:10 – Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.

Mateo 7:21 – No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.

Mateo 12:50 – Porque todo aquel que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, ese es mi hermano, y hermana, y madre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *