Mantenerse firme en la prueba

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

«En Dios está mi salvación y mi gloria; En Dios está mi roca fuerte, y mi refugio» (Salmos 62:7)

“He sido quebrantado muchas veces”. Así me dijo este hombre que hablaba conmigo mientras tomábamos un café.   “Creo que una vez más no podré aguantar. Ha sido una de tras de la otra y eso me ha drenado el espíritu”. Realmente al oír toda su historia mi corazón se estremecía.

No sabía que responderle. Decirle simplemente que confiará más en Dios o que orara más o que no dejará de asistir a la iglesia, no le iba a ayudar en nada.  El quería algo más sustancial.

Por qué Jesús dijo “Bienaventurados (totalmente felices) los que lloran, porque ellos serán consolados”.

El trabajo del Espíritu es quebrar nuestro ego y nuestra voluntad para que podamos reflejar a Cristo.

Nuestra vida es como un grano de trigo. Una cáscara dura protege y encierra la vida. Para que la vida salga necesita la cáscara ser quebrantada, partida, despedazada, desmenuzada y entonces la vida fluye para dar vida a otros granos.

Si hoy me niego a pasar por el proceso, perderé la oportunidad de crecer, ser refinado, purificado y proyectado. Mi vida más que una extensión en mis éxitos es la prolongación de vida en mis quebrantos.

Lo que parece duro en mi se deshace en el mismo momento que me abandono en las manos de aquel que me ha llamado a su muerte para luego se participe de su resurrección.

No hay vida que fluye a menos que mi orgullo sea hoy quebrantado y entonces podré ser humilde como Él lo es.

Oracion diaria: Señor, De ti aprendo que eres manso y humilde de corazón.  Hoy acepto con alabanzas todas las pruebas que guarde mí camino, porque se que ellas a pesar de difíciles fortalecerán mi fe y me acercarán más al propósito de bien que tienes para mí.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Salmos 62:

El Salmo 62 es un salmo de sabiduría que llama elocuentemente a una tranquila confianza en la victoria de Dios sobre todos los enemigos, pues la salvación sólo se encuentra en Él. Jedutún, presente en la superinscripción, era el jefe de uno de los coros del templo (1 Cr. 9:16) y cuyos descendientes fundaron también un coro (1 Cr. 16:41,42). En los Salmos 39 y 77 también se encuentran superinscripciones en las que se menciona a Jedutún.

Este salmo consta de siete breves partes: (1) declaración de confianza en Dios (v. 1,2); (2) interpelación a los impíos (v. 3); (3) descripción de los caminos de los impíos (v. 4); (3) nueva afirmación de confianza en Dios (v. 5-7); (5) interpelación a los justos (v. 8); (6) nueva descripción y advertencia sobre los caminos de los impíos (v. 9,10); (7) declaración final de fe en Dios (v. 11,12).

Referencias cruzadas por términos:
Romanos 8:39

Salmos 94:22 – Mas Jehová me ha sido por refugio, Y mi Dios por roca de mi confianza.

Isaías 26:4 – Confiad en Jehová perpetuamente, porque en Jehová el Señor está la fortaleza de los siglos.

Gálatas 6:14 – Pero lejos esté de mí gloriarme, sino en la cruz de nuestro Señor Jesucristo, por quien el mundo me es crucificado a mí, y yo al mundo.

Jeremías 9:23-24 – Así dijo Jehová: No se alabe el sabio en su sabiduría, ni en su valentía se alabe el valiente, ni el rico se alabe en sus riquezas. Mas alábese en esto el que se hubiere de alabar: en entenderme y conocerme, que yo soy Jehová, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque estas cosas quiero, dice Jehová.

Salmos 4:2 – Hijos de los hombres, ¿hasta cuándo volveréis mi honra en infamia, Amaréis la vanidad, y buscaréis la mentira? Selah

Salmos 18:2 – Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio.

Romanos 8:31 – ¿Qué, pues, diremos a esto? Si Dios es por nosotros, ¿quién contra nosotros?

Salmo 3:3 – Mas tú, Jehová, eres escudo alrededor de mí; Mi gloria, y el que levanta mi cabeza.

Salmo 16:8 – A Jehová he puesto siempre delante de mí; Porque está a mi diestra, no seré conmovido.

Salmo 91:4 – Con sus plumas te cubrirá, Y debajo de sus alas estarás seguro; Escudo y adarga es su verdad.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *