La semilla del evangelio

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. (Salmos 126:5)

La película «La lista de Schindler» está basada en la historia real de Oskar Schindler, un empresario alemán que vio cómo los nazis perseguían a los judíos. Así que empezó a contratar a más y más judíos para que trabajaran para él en sus fábricas, con el fin de salvarlos de los nazis.

De hecho, eso es lo que hizo el resto de su vida. En esencia, puso todo su dinero en ello y acabó salvando a más de mil judíos. Hoy sus descendientes son muchos. Pero en la película, Schindler lamenta no haber podido salvar a más judíos.

Me pregunto si miraremos hacia atrás en nuestras vidas y diremos: «Debería haber compartido más mi fe». Debería haber avisado a más gente».

Y es que hay felicidad en hablar a otros de Jesús. El Salmo 126:5-6 dice: «Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán. Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas.».

La conversión es obra del Espíritu Santo. Dios no nos responsabiliza de cuántas personas vienen a Cristo a través de nuestro testimonio o de nuestro compartir. Nunca he convertido a una sola persona y nunca lo haré. Y si lo hubiera hecho, tal persona sería un converso lamentable.

Mi trabajo es sembrar las semillas del evangelio. Mi trabajo es vivir la vida cristiana. Mi trabajo consiste en buscar oportunidades para involucrar a la gente en conversaciones evangelizadoras. Los resultados dependen de Dios.

Compartir nuestra fe cambia la vida y el destino de los que creen. En esta vida, es una de las pocas cosas que podemos hacer y que tiene ramificaciones eternas.

Oración diaria: Señor, dame la sabiduría para conducirme siempre bajo Tus sendas, siendo ejemplo y testimonio de Tu gracia en los que me rodean, de manera que haga mi mejor esfuerzo para mostrarles el camino que lleva a Ti, sabiendo que siempre de Tu voluntad dependerá cualquier resultado.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Salmos 126:

En este capítulo del Salmo 126 estudio el momento de euforia que experimentaron los israelitas por la grandeza del acto divino al sacarlos de la tierra de Babilonia. Prácticamente nadie creía que un día el pueblo de Israel volvería a casa. Ese contexto, Permanecieron 70 años como esclavos en la ciudad, debido a su continua desobediencia al Señor.

Sin embargo, tan pronto como el período profético terminó – varios profetas advirtieron a Israel acerca de este tiempo – los persas se apoderaron de Babilonia y bajo este nuevo gobierno Dios trajo a los hijos de Israel de nuevo a Jerusalén.

Referencias cruzadas por término – Salmos 126:5:
Los que sembraron con lágrimas, con regocijo segarán.

Isaías 35:10 – Y los redimidos de Jehová volverán, y vendrán a Sion con alegría; y gozo perpetuo será sobre sus cabezas; y tendrán gozo y alegría, y huirán la tristeza y el gemido.

Salmos 137:1 – Junto a los ríos de Babilonia, Allí nos sentábamos, y aun llorábamos, Acordándonos de Sion.

Joel 2:17 – Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros de Jehová, y digan: Perdona, oh Jehová, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está su Dios?

Isaías 12:1-3 – En aquel día dirás: Cantaré a ti, oh Jehová; pues aunque te enojaste contra mí, tu indignación se apartó, y me has consolado. He aquí Dios es salvación mía; me aseguraré y no temeré; porque mi fortaleza y mi canción es JAH Jehová, quien ha sido salvación para mí. Sacaréis con gozo aguas de las fuentes de la salvación.

Isaías 9:2-3 – El pueblo que andaba en tinieblas vio gran luz; los que moraban en tierra de sombra de muerte, luz resplandeció sobre ellos. Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos.

Job 11:13-17 – Si tú dispusieres tu corazón, Y extendieres a él tus manos; Si alguna iniquidad hubiere en tu mano, y la echares de ti, Y no consintieres que more en tu casa la injusticia, Entonces levantarás tu rostro limpio de mancha, Y serás fuerte, y nada temerás; Y olvidarás tu miseria, O te acordarás de ella como de aguas que pasaron. La vida te será más clara que el mediodía; Aunque oscureciere, será como la mañana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *