En cualquier circunstancia

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

«Por amor a Cristo me gozo en las debilidades, porque cuando soy debil, entonces soy fuerte. (2 Corintios 12:10)

Si usted tuviera el poder de cambiar sus circunstancias, ¿lo haría? Puesto que nadie tiene una vida sin problemas, la mayoría de nosotros diría que sí. Sin embargo, la realidad es que debemos aprender a vivir con algunas de nuestras circunstancias difíciles, porque solo Dios tiene el poder de alterarlas, y en su providencia ha permitido que se mantengan.

Tomemos, por ejemplo, al apóstol Pablo. Tenía el deseo de ir a Roma para predicar el evangelio, pero no previó la manera que Dios usaría para llevarlo allá. Todo comenzó con acusaciones falsas contra él en Jerusalén, su apelación a César, un viaje por un mar embravecido, un naufragio, y además el tiempo que iba a estar preso en Roma. Probablemente, esto no era lo que Pablo había imaginado, pero mientras estaba encadenado a una guardia romano, escribió estas palabras a la iglesia en Filipos: “Las cosas que me han sucedido, han redundado más bien para el progreso del evangelio” (Fil 1.12). La misma circunstancia que pudo haberle parecido una desgracia, se convirtió en el medio para un servicio fructífero.

Lo que parece un naufragio o un desvío en nuestros planes, pudiera ser el sendero ordenado por Dios para nuestra vida, pero existe una certeza a la cual podemos aferrarnos: Jesucristo está con nosotros y nunca cambia.

Las condiciones a nuestro alrededor fluctuarán, pero si somos de Cristo, Él usará cada situación para hacer su voluntad en y a través de nosotros. Incluso cuando enfrentemos asuntos de vida o muerte, podemos desear lo mismo que Pablo: que Cristo sea exaltado en nosotros, ya sea por vida o por muerte.

Oración diaria: Señor permíteme ver la suficiencia de Tú gracias cuando el dolor y el sufrimiento invaden mi corazón. Aparta de mí, las dudas, para confiar plenamente en que Tú poder se encuentra obrando continuamente para mi bien y cuidado.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo 2 Corintios 12:

La Segunda Epístola del apóstol Pablo a los Corintios en el capítulo 12 continúa el comentario de de este, sobre su sufrimiento por Cristo. El capítulo expresa la negativa de Pablo a atribuirse el mérito de una asombrosa revelación de Dios. Con una «espina en la carne» para mantenerlo humilde, Pablo aprendió a contentarse con su sufrimiento, ya que el poder de Dios se perfeccionaba en su debilidad. Aun así, los corintios deberían haberle defendido ante los falsos apóstoles y no haber creído las mentiras de que les estafaba con dinero, sin pruebas. Le preocupa que cuando vaya a visitarlos, encuentre a algunos todavía sin arrepentirse de pecados específicos. Esto lleva a Pablo a sus últimas advertencias y al cierre de su carta, en el capítulo 13.

Referencias cruzadas por versículo
2 Corintios 12:10

Juan 15:21 – Mas todo esto os harán por causa de mi nombre, porque no conocen al que me ha enviado.

Filipenses 2:17-18 – Y aunque sea derramado en libación sobre el sacrificio y servicio de vuestra fe, me gozo y regocijo con todos vosotros. Y asimismo gozaos y regocijaos también vosotros conmigo.

Filipenses 1:29 – Porque a vosotros os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que padezcáis por él,

Efesios 6:10 – Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.

Proverbios 10:29 – El camino de Jehová es fortaleza al perfecto;
Pero es destrucción a los que hacen maldad.

Habacuc 3:19 – Jehová el Señor es mi fortaleza,
El cual hace mis pies como de ciervas,
Y en mis alturas me hace andar.

Salmo 27:1 – Jehová es mi luz y mi salvación;
¿de quién temeré?
Jehová es la fortaleza de mi vida;
¿de quién he de atemorizarme?

Salmo 28:7 – Jehová es mi fortaleza y mi escudo;
En él confió mi corazón, y fui ayudado,
Por lo que se gozó mi corazón,
Y con mi cántico le alabaré.

Salmo 31:3 – Porque tú eres mi roca y mi castillo;
Por tu nombre me guiarás y me encaminarás.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *