Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 24

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 24. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 24 informa de otras instrucciones dadas por Dios. Se dan más instrucciones para recordar a los israelitas sus responsabilidades diarias y semanales en relación con el Lugar Santo.

Comentario por versículos

24.1-4 – El aceite de oliva puro alimentaba las lámparas del candelabro que estaba dentro del tabernáculo. El combustible para el candelabro se extraía prensando las aceitunas en un mortero a mano, un proceso que producía el mejor y más fino aceite de oliva, de ahí el uso del término aceite de oliva batido. El velo del testimonio separaba el lugar santo del santísimo. Aarón y sus hijos eran responsables de mantener las lámparas encendidas (Ex. 27:21) desde la noche hasta la mañana. Esta expresión de tiempo indica que había un cuidado de las lámparas sólo dos veces al día, y no durante toda la noche.

24.5-9 – Las doce tortas hervidas se dedicaban cada una a las tribus de Israel y se colocaban en dos filas, sobre las que se debía colocar incienso puro. El incienso no se vertía sobre las tortas, porque los sacerdotes debían comerlas. Cuando las tortas eran reemplazadas, el incienso era quemado como una ofrenda conmemorativa, un holocausto para el Señor. Cada sábado se ponían nuevos panes en lugar de los que llevaban una semana. El pan sería comido por Aarón y sus hijos en el lugar santo. Véase Levítico 7:1-14,31-36 para las instrucciones sobre los alimentos que comían los sacerdotes. Jesús aludió a la luz de la menora y del pan de la feria cuando se llamó a sí mismo la luz del mundo (Jn 8,12) y el pan de la vida (Jn 6,35). Los panes de muestra consumidos por los sacerdotes prefiguraban el pan comido en la Cena del Señor por los cristianos. David, aunque no era sacerdote, comió el pan de la proposición cuando huía de Saúl (1 Sam. 21:1-6). En una conversación con sus adversarios, Jesús aprobó la actitud de David (Lucas 6.1-5). La Ley permitía algunas excepciones cuando había que satisfacer necesidades humanas vitales.

24:10-12 – Estaba prohibido blasfemar el nombre del Señor (Ex. 22:28). El propósito aquí era mostrar que la ley de Israel se aplicaba a aquellos que no eran de sangre israelita. Nótese el cuidado con el que se registra el hecho de que el padre de la infractora era egipcio, así como la mención del nombre de su madre, su padre y su tribu.

24:13,14 – El pecador sería llevado fuera del campamento, como indicación de que sería asentado y su muerte no mancharía la zona donde habitaba el pueblo de Israel. La acción de imponer las manos sobre la cabeza del transgresor sería realizada por el pueblo que escuchó las palabras de la blasfemia, y actuaría como señal de que los pecados del hijo del israelita eran su responsabilidad.

24.15 – El término su Dios se refiere al Creador. Cualquiera que lo maldijera asumiría la responsabilidad del pecado y sería ejecutado. Si un israelita adorara a una deidad pagana, sería sometido a la pena de muerte por las mismas razones. A los extranjeros se les permitía adorar al Dios de Israel, pero si no lo hacían, no se les permitía adorar a sus propios dioses entre el pueblo (Lev 17.8,9). Si una persona maldecía a su propio dios ante Israel, no implicaba al pueblo. En este caso, asumiría su pecado, lo que significa que «si su dios quiere castigarla, que lo haga». Por supuesto, los israelitas fieles al Señor entendían que los otros dioses no existían; por lo tanto, no podían castigar a nadie que los maldijera.

24.16 – Blasfemar el nombre del Señor era como una rebelión, pues Dios había rescatado a los israelitas de Egipto y había hecho un pacto con ellos en el Sinaí. La rebelión, incluso contra los gobiernos humanos, conllevaba la pena de muerte como castigo. Las leyes de Israel se aplicaban tanto a los extranjeros como a los israelitas, lo que se indica en la frase tanto al extranjero como al natural.

24.17-22 – En estos versículos, el verbo matar alude a un asesinato, una muerte humana no accidental. Sin embargo, en el caso de la ejecución de un animal, la pena impuesta, la restitución en igual valor a su dueño, anticipa y niega la pretensión de que la vida de un animal requiera la vida humana como castigo. Por ajuste y repetición, este pasaje enseña con vehemencia que los animales no son iguales a los seres humanos.

24.19, 20 – Ojo por ojo. Esta ley también se encuentra en Éxodo 21.23-25. Su propósito no era exigir a la parte perjudicada que infligiera el castigo físico equivalente a quien le había perjudicado, sino la prohibición de causar un mal mayor.

24.21, 22 – Una de las razones por las que estas leyes aparentemente no relacionadas aparecen en estos versículos del Levítico fue para anticiparse a la pregunta sobre otras regulaciones y ver si también se aplicarían a los que no eran israelitas. La respuesta es sí, se aplicarían a los extranjeros.

24.23 – Si faltara este pasaje final, los lectores tendrían la sensación de que la historia estaría incompleta.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés, diciendo: Manda a los hijos de Israel que te traigan para el alumbrado aceite puro de olivas machacadas, para hacer arder las lámparas continuamente. (Levítico 24:1-2)

El capítulo 24 del Levítico tiene un rasgo distintivo respecto al resto del libro, ya que presenta una breve narración de un caso de blasfemia ocurrido entre los israelitas, así como un reglamento para el pan sagrado y las luces del tabernáculo. Según la guía de Ex 25, el candelabro debía estar ardiendo perpetuamente, alimentado con aceite de oliva puro. Este candelabro era el que mantenía iluminado el lugar santo y era parte de la competencia del sacerdote mantenerlo encendido en todo momento. El candelabro tipificaba a Aquel que daría luz no sólo a Israel sino a todas las naciones: Cristo (Lc 2.32). De este modo, cada cristiano debe irradiar la luz de Cristo, iluminando el mundo con la luz resplandeciente de la salvación (Mt. 5:16).

La ejecución del hombre por blasfemia, que parece ser un texto aparte del contexto (vv.10-23), refuerza el principio de temor debido a la santidad de Dios. El cristiano, asimismo, debe ser celoso con lo que habla, guardándose no sólo de las blasfemias y del lenguaje inapropiado, sino también de los juramentos y cosas similares. ¿Imagina cuánto daño se evitaría si guardáramos reverentemente nuestras lenguas en aras de la santidad de lo eterno? Aunque la ejecución nos parece una decisión cruel, en los tiempos bíblicos habría fortalecido el carácter vocacional de los israelitas al limpiar de sus corazones lo que habían aprendido en Egipto. Hoy, en la esfera de la gracia, Jesús nos enseña el perdón y la tolerancia como la mejor manera de tratar al ofensor. De este modo, reflejamos mejor el carácter bondadoso y misericordioso de Dios, que hace llover sobre buenos y malos.

Oración:

Señor, concédeme un corazón misericordioso capaz de perdonar las ofensas y afrentas que otros nos han causado, de la misma forma en que Tu nos perdonas sin condiciones.