Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 16

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 16. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 16 se refiere a la Sangre de la Expiación. El dramático juicio de Dios sobre los dos hijos de Aarón (véase Levítico 10:1-7) mostró claramente que los sacerdotes debían actuar con cuidado y reverencia en todo lo que hacían, especialmente dentro del tabernáculo (es decir, el Lugar Santo).

Este capítulo continúa explicando que sólo el sumo sacerdote podía entrar en el santuario interior (el Lugar Santísimo), y sólo una vez al año, en el Día de la Expiación.

Comentario por versículos

16:1-34 – Este capítulo relativo al Día de la Expiación figura en el centro del Levítico y en el centro del Pentateuco. El Día de la Expiación marcaba el acercamiento a Dios más importante y completo de cada año realizado por Israel. Los rabinos lo llaman el día o el gran día. Una parte importante de la Mishnah [la primera gran redacción escrita de la tradición oral judía] está dedicada a ella, y el Día de la Expiación sigue siendo el día más sagrado de la fe judía. Lucas llamó a la fecha el ayuno (Hechos 27.9). Gran parte de su simbolismo se refiere a la muerte propiciatoria de Cristo.

16.1 – Los dos hijos de Aarón murieron porque ofrecieron fuego extraño a Dios, literalmente, se acercaron al Señor. Para que Aarón se presente ante el Señor, para ser el intermediario entre Israel y Dios, tendría que saber hacerlo correctamente, para no sufrir el mismo destino trágico que sus hijos. Esta información conecta con el capítulo 10 y continúa la narración allí. Los capítulos 11-15 se interponen entre las narraciones, no por razones cronológicas, sino por razones teológicas. La descripción de las impurezas físicas del pueblo, que impedían su acceso al tabernáculo hasta que se purificara debidamente, funcionaba como ejemplo de enseñanza objetiva, pues tal estado requería la propiciación en el Día de la Expiación.

16.2,3 – El mandato de Dios de no entrar en el santuario en ningún momento, dentro del velo, alude a la actitud arrogante adoptada por los hijos del sacerdote al acercarse al Señor para ofrecer una ofrenda no autorizada (Lev. 10.1). El lugar santísimo, el compartimento más interior del tabernáculo, estaba separado de una sala más grande (el lugar santo) por un velo de lino fino tejido con hilos de tela azul, púrpura y roja (Ex 26.31 nvi). La frase para que no muera demuestra que un acercamiento descuidado a la presencia de Dios podría ser fatal.

16.4,5 – Las prendas mencionadas en estos pasajes no son los accesorios y el manto descritos en Éxodo 28. Se trata de sencillas prendas de lino que los sacerdotes llevaban cuando cumplían con su deber en el altar. En este día, el sumo sacerdote debía adornarse con sencillez y humildad. Primero ofrecería la expiación por sí mismo, luego por su familia y después por todo Israel.

16:6,7 – Después de ofrecer el sacrificio por su propio pecado, el sacerdote podía ofrecer los sacrificios expiatorios por el pueblo. El autor de Hebreos hace gran hincapié en este punto cuando examina el sacerdocio superior de Jesús (Heb 7,26-28; 9,11-28; 10,19-22).

16.8-10 – Ser un chivo expiatorio significa, literalmente, a Azazel [como en nvi]. El significado del término es muy discutido. Algunos lo consideran un sustantivo abstracto que significa para la eliminación completa. Otros lo ven como el nombre de un lugar, o la designación de un desierto del diablo. Si la tercera posición es correcta, es importante señalar que este chivo no fue sacrificado a Satanás. Enviar al animal al desierto significaba que los pecados del pueblo eran alejados de ellos y devueltos a su origen maligno, donde nunca más podrían hacerles daño.

16:11-14 Sólo en este día del año entraba el sumo sacerdote en el Santo de los Santos. Llevaba una vasija con la sangre del novillo (de su propia ofrenda por el pecado) junto con el incensario lleno de carbones del altar y dos puñados de incienso aromático molido. No está claro si el sacerdote ponía el incienso en el incensario antes o después de entrar en el Santo de los Santos. Pero, fue el aroma del incienso quemado lo que lo protegió (comparar Núm. 16:46-50).

16.12 – Molido significa molido fino en polvo.

16.13,14 – Al lado este era lo mismo que a los pies de Yahvé, en el lugar donde se creía que Yahvé estaba sentado en su trono de misericordia, representado por la tapa del propiciatorio, hacia el este.

16.15-19 – Matará el chivo de la ofrenda para la expiación, que será para el pueblo. Las instrucciones en torno a este sacrificio dejaban claro que los pecados del pueblo tenían un efecto de empañamiento en el tabernáculo. Si no se eliminan, las ofensas podrían causar ineficacia en el ministerio con respecto a la propiciación de los pecados.

16.17 – Aunque en otros días cualquier sacerdote podía entrar en la tienda de reunión, en esta fecha en particular sólo el sumo sacerdote (Aarón) podía pasar por el área santa, incluyendo el lugar santo y el santísimo.

16.18,19 – Este altar podría ser el altar del censo, situado en el lugar santo, o el altar de los sacrificios, en el patio exterior del tabernáculo. Ambos tenían cuernos. Como no se menciona ningún otro mueble, puede ser que la propiciación para el Santo de los Santos cubriera todo el mobiliario que estaba dentro del santuario, y la propiciación para el altar del sacrificio incluyera todas las cosas que estaban en el exterior del tabernáculo.

16.20 – Aarón realizó todos estos procedimientos fuera de la vista del pueblo.

16.21 – El envío del macho cabrío al desierto era una ceremonia pública. Todo el mundo podía ver a Aarón colocando simbólicamente todas las iniquidades, las transgresiones y los pecados contra Dios sobre la cabeza del macho cabrío, que los conducía fuera del campamento, lejos del pueblo y del Señor. El hombre designado para guiar al animal era un individuo que estaba preparado y esperando para cumplir su tarea.

16.22 – Llevará sobre sí todas las iniquidades fue el principio que dio origen a la expresión chivo expiatorio. El animal no era culpable de los pecados que llevaba, sino que era enviado lejos, lo que permitía a los infractores sentirse perdonados por sus ofensas. Cuando Jesús llevó los pecados de la humanidad, y murió fuera de la ciudad (fuera del campamento), cumplió la ceremonia del Día de la Expiación. Cristo no sólo fue el sumo sacerdote perfecto; también fue el sacrificio perfecto.

16.23-28 – Estando el tabernáculo limpio de las culpas acumuladas del pueblo, Aarón pudo sacrificar un holocausto por él y otro por el pueblo en la forma prescrita en Levítico 1.

16.25,26 – Aarón quemó la grasa de la ofrenda para la expiación del pecado, tal como se había instruido en Levítico 4.11,12.

16.29-34 – Este segmento es un resumen de los ritos del Día de la Expiación. Tres veces aparece la expresión estatuto perpetuo (vv. 29,31,34). Este era el día más importante del año para Israel, y sus ritos no debían interrumpirse hasta que llegara el gran Día, completando todas las disposiciones. La palabra traducida del hebreo como perpetua significa hasta el fin de los tiempos. La muerte de Cristo, el sacrificio efectivo y permanente -en contraste con los sacrificios del Día de la Expiación, que debían repetirse cada año- trajo el fin de una era y el comienzo de otra. Por eso, hoy sería conveniente que los cristianos viéramos este día como un día de recuerdo de la propiciación hecha por Cristo.

16.29,30 – El Día de la Expiación ocurría en el séptimo mes, el día diez del mes, que corresponde al período entre mediados de septiembre y mediados de octubre. En este día, la gente debe [afligir] su alma, es decir, hacer un autoexamen para arrepentirse de las actitudes erróneas y buscar el perdón de Dios. Realizar sólo los procesos de sacrificios sin un arrepentimiento genuino era inútil.

16.31 – Un sábado de descanso indica que era una fecha más sagrada y se guardaba más estrictamente que el sábado normal, el Shabat.

16.32,33 – El mandato de administrar el sacerdocio en lugar de su padre enfatiza que este día debía ser guardado para todas las futuras generaciones de Israel.

16.34 – Y Aarón hizo lo que el Señor le ordenó a Moisés. Esto indica que Aarón, en su papel de sumo sacerdote, llevó a cabo todo lo que Dios había instruido sobre este importante día.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés después de la muerte de los dos hijos de Aarón, cuando se acercaron delante de Jehová, y murieron. (Levítico 16:1)

El capítulo 16 del Levítico es, sin duda, uno de los más importantes del libro y también de todo el Antiguo Testamento. Al tratar del Día de la Expiación, presenta los medios de expiación para todos los pecados e impurezas no intencionales de toda la congregación israelita, incluido el sacerdocio. El Día de la Expiación tenía lugar seis meses después de la Pascua: se celebraba el décimo día del séptimo mes y suponía una movilización de todos los israelitas, que debían ayunar y abstenerse de todo trabajo. El rito incluía la preparación del sacerdote (vv.1-4), los dos machos cabríos (vv.5-10), el sacrificio por el pecado (vv.11-22), los rituales de purificación (vv.23-28) y el estatuto para el día de la expiación (vv.29-34).

Para el cristiano, una clara comprensión de este rito le ayudará a entender el alcance y la eficacia de la muerte de Cristo en la cruz. Al Cristo crucificado se le llama «propiciación», el mismo nombre que se le daba al sacrificio ofrecido en la tapa del arca, cuya finalidad era aplacar la ira divina contra Israel. De este modo, la muerte de Cristo es el sustituto perfecto y completo del Día de la Expiación, pues (1) no tuvo que repetirse año tras año, ya que Cristo murió una vez por todas, (2) perfeccionó para siempre a la Iglesia, que está siendo santificada en Cristo Jesús. Nótese claramente que el Día de la Expiación estaba destinado a expiar los pecados de toda la congregación israelita, así como la muerte de Cristo, claramente, estaba determinada a perdonar los pecados de la iglesia, el pueblo del nuevo pacto, no teniendo ningún efecto salvador sobre los infieles. Agradece a Cristo que es mi propiciación y tu propiciación, y que, por su muerte, ha ganado una posición perfecta para aquellos a quienes el Señor ha llamado a ser suyos.

Oración:

Señor, gracias por que en el sacrificio de Cristo nos diste la propiciación para limipiarnos de toda mancha y pecado.