rsz_levitico-15-estudo

Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 15

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 15. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 15 se refiere a las leyes relativas a la impureza en el hombre y la mujer. Debían tomarse estrictas precauciones cuando se descubría que un hombre tenía una enfermedad venérea.

Comentario por versículos

15.1,2 – Estos versos se refieren sólo a los hombres, ya que las reglas sobre los fluidos corporales de las mujeres comienzan en el verso 19. Como salida podemos considerar cualquier líquido anormal expulsado del cuerpo humano, la carne, término utilizado aquí como eufemismo de órgano sexual.

15.3 – En el hebreo, el verbo traducido como fuga se utiliza sólo en este verso. El sustantivo (flujo) da la idea de una sustancia densa y viscosa, y la frase su carne detiene su flujo podría traducirse mejor como cuando su cuerpo hace que el flujo se detenga. Si el tracto urinario estuviera completamente bloqueado, la impureza no sería la preocupación, sino la vida y la muerte. El individuo moriría en un día. Este verso probablemente indica que aunque el flujo anormal se detuviera temporalmente, el hombre seguiría siendo considerado impuro. Era necesario esperar siete días antes de que el individuo pudiera ser considerado limpio y puro (v. 13).

15:4-12 – Un hombre con flujo era considerado impuro, así como cualquiera que tuviera contacto con él, con sus secreciones o con cualquier objeto que hubiera tocado. El individuo contaminado debía bañarse y lavar sus ropas, quedando impuro hasta la noche. Tanto si Israel entendía los principios higiénicos como si no, estas acciones de limpieza garantizaban una mejor salud al reducir la transmisión de enfermedades. Sin embargo, su objetivo principal era enseñar al pueblo que Dios es santo y requiere personas santas ante él. Las enfermedades y las impurezas tienden a ir hacia el desorden, el deterioro y la muerte, cosas que se oponen a la santidad, la integridad y la salud. La intención de Dios era que las personas disfrutaran de todas las características propias de la vida.

15.12 – Y la vasija de barro sobre la que toque el que tiene el flujo se romperá; pero toda vasija de madera se lavará con agua. Estas instrucciones estaban destinadas a evitar la propagación de enfermedades a través de los alimentos y los utensilios.

15.13 – Siete días fueron suficientes para asegurar que el flujo se había detenido.

15.14, 15 – Dos tórtolas o dos pichones eran las ofrendas menos costosas permitidas. El nivel de profanación causado por los flujos genitales era menor que el causado por las enfermedades de la piel. Estos sacrificios expiarían cualquier pecado que el individuo cometiera mientras estuviera impuro y se le impidiera entrar en el tabernáculo.

15.16,17 – Estos pasajes se refieren a la eyaculación del semen fuera de las relaciones sexuales, que es el tema del versículo 18.

15.18 – Un hombre y una mujer mantienen relaciones sexuales. Ambos debían bañarse después del acto y estarían impuros hasta la noche. Génesis 1 y 2 muestran las relaciones sexuales como parte de los planes de Dios desde el principio. La impureza y la exigencia de bañarse después del coito carnal no hacían que el acto fuera pecaminoso. El baño fomentaba la limpieza y la salud. Pero, la mayor preocupación de esta norma era la pureza ritual. Las relaciones sexuales impedían la entrada al tabernáculo hasta la noche. Así que, obviamente, las relaciones carnales estaban prohibidas en el área del santuario. A diferencia de los procedimientos del pueblo de Dios, los cananeos mantenían relaciones sexuales dentro de sus templos para recordar a Baal, el dios de la tormenta, que «fecundara» la tierra trayendo la lluvia y asegurando así la fertilidad de las cosechas, los rebaños y las familias. La eliminación de Dios del sexo dentro de los santuarios por medio de esta regla tenía como objetivo evitar que Israel confundiera el culto a Baal con el culto a Yahvé.

15:19-24 – Este pasaje establece las reglas sobre el período menstrual de la mujer. Su recitación de imputación ritual duró siete días. De la misma manera que el hombre era impuro a causa del flujo, cualquier persona u objeto que tuviera contacto con la mujer en ese momento también quedaba impuro, es decir, se volvía impuro.

15.24 – Esta regla no prohibía las relaciones carnales durante la menstruación. Sin embargo, véase Levítico 18:19 y 20:18. El hombre era ritualmente impuro durante siete días, el mismo período de tiempo que la mujer. No fue necesario ningún sacrificio. La menstruación no se consideraba pecaminosa.

15:25-27 – Si una mujer tenía un flujo de sangre en cualquier momento fuera de su período menstrual normal, o si su menstruación duraba más de lo normal, su impureza continuaba mientras duraba la irregularidad y contaminaba todo y a todos los que tocaba. Este fue el caso de la mujer que tocó en secreto el borde del manto de Jesús (Lucas 8:43-48).

15.28-30 – Al final de su flujo anormal de sangre, la obligación de la mujer era la misma que la del hombre. Esta es otra indicación de su posición ante Dios, de sus derechos y deberes santos e iguales, al ofrecer sacrificios en su interés en el tabernáculo. Debía traer la ofrenda más pequeña y menos costosa para expiar los pecados que había cometido durante su período de impureza, cuando no podía entrar en el tabernáculo.

15:31-33 – La higiene y la salud eran las consecuencias de las normas establecidas en este capítulo, pero no su objetivo. El propósito principal era mantener limpio el tabernáculo para que Israel tuviera un lugar santo para la expiación del pecado y para el privilegio de encontrarse con Dios.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciendo: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Cualquier varón, cuando tuviere flujo de semen, será inmundo. (Levítico 15:1-2)

Siguiendo con los asuntos cotidianos y la salud, el capítulo 15 del Levítico nos habla de las secreciones humanas, que pueden ser naturales (como el semen o la menstruación) o fruto de infecciones. El Señor se preocupaba especialmente por la santidad ritual de los israelitas y, por lo tanto, también prescribía directrices al respecto. Las secreciones son un importante medio de transmisión de enfermedades y dirigir un cuidado especial privaría a los israelitas de enfermedades y epidemias.

Los rituales de purificación que seguían a la impureza ceremonial mantenían los ojos de los israelitas en la necesidad de acercarse a Dios mediante un sacrificio. Además, mostró a la nación que Dios no separa las cosas espirituales de las seculares; al contrario, como toda nuestra vida se vive ante el Señor, todo lo que hacemos, en cualquier ámbito de la vida, es relevante y decisivo para construir nuestro discipulado.

Oración:

Señor, gracias por que miras por Tu creación en todos los aspectos de la vida. Dános un corazón sensible a Tu amor y Tu cuidado para retonártelo en obras sinceras y constantes para Tu reino.