Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 13

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 13. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 13 trata de las leyes relativas a las enfermedades de la piel (lepra). Porque los estudiosos de la Biblia y los científicos médicos han demostrado que la lepra de la que se habla en el Antiguo Testamento no siempre fue la enfermedad que hoy conocemos como lepra.

La palabra tenía un significado amplio que abarcaba varias enfermedades infecciosas de la piel, algunas de las cuales eran curables. Incluso se aplica a los hongos o al moho de la ropa y de los edificios.

Comentario por versículos

13.1,2 – Una hinchazón blanca, una pústula o una ampolla se consideraba a menudo un signo no muy grave de enfermedad, que desaparecía en pocos días y no era motivo de preocupación. Si dicha afección permanecía y se convertía en lepra, requería una atención especial. Cualquier llaga puede ser o no una enfermedad grave. Así, el sacerdote debe examinar la parte de la piel afectada. En hebreo, la palabra tsara’at (traducida aquí como lepra) puede aludir a cualquier problema grave de la piel o del cuero cabelludo. Las discusiones rabínicas han relacionado este término con aproximadamente setenta y dos enfermedades. Aunque la lepra «original» (lepra) está incluida en esta lista, la enfermedad es objeto de un intenso debate porque sus principales síntomas no se ajustan a los diagnósticos prescritos en este capítulo. La persona enferma [sería] llevada a Aarón o a uno de sus hijos para ser examinada por ellos. El resultado de la evaluación de los sacerdotes podía hacer que la persona enferma fuera desterrada del campamento o declarada impura. Así, la tendencia natural de la gente era evitar buscar a los hombres de Dios cuando había algún problema de este tipo. Sin embargo, la impureza ritual representaba un problema grave para todo el pueblo. Era muy importante diagnosticar la enfermedad de la piel inmediatamente, para que todo el campamento no quedara impuro. Si los individuos sospechosos de alguna enfermedad no acudían a los sacerdotes por iniciativa propia, su familia y los líderes de la tribu se encargaban de hacerlo.

13.3-44 – Aquí se ven siete casos de enfermedades que afectan a la piel, el cuero cabelludo y el cabello. Se dan las ocurrencias básicas con su diagnóstico, seguidas de las variaciones del mismo. En este punto surgen varios principios generales: (1) A menudo era necesario un segundo (e incluso un tercer) examen después de siete y catorce días para hacer el diagnóstico. (2) Si la enfermedad no se extendía, no se intensificaba o si la coloración volvía a ser normal, la persona estaba limpia. (3) Si la enfermedad se apoderaba de otras partes del cuerpo, se volvía más intensa, se inflamaba o aparecía de un color diferente al normal, se consideraba lepra (Lev. 13:3) y, en consecuencia, la persona era impura. (4) Durante el período de los exámenes, el paciente era aislado o puesto en cuarentena, una medida que era para la protección del pueblo en caso de que la persona estuviera realmente infectada.

13.3 – Los sacerdotes dieron el diagnóstico. Sin embargo, no se dice nada sobre el tratamiento de la enfermedad. El propósito de este pasaje no es la cura de las enfermedades, sino la profanación ritual. El propósito era que los israelitas, y en particular el tabernáculo, no fueran contaminados.

13.4-6 – Y lavará su ropa. La higiene personal era un factor importante para prevenir y evitar el contagio de enfermedades infecciosas, incluso aquellas que no provocaban la impureza de la persona.

13.7-11 – No lo encerrará significa que no lo pondrá en aislamiento o cuarentena. Aunque estas medidas estaban destinadas a proteger al pueblo hasta que se pudiera hacer un diagnóstico, en este caso el paciente ya había sido diagnosticado como impuro, por lo que debía vivir fuera del campamento de los israelitas (v. 46).

13:12-15 – En este caso, la carne viva es la piel ulcerada, con llagas. La carne está cubierta por la piel. Si está descompuesto, comido o roído, significa que la enfermedad se puede ver y que la enfermedad es grave y peligrosa. Este individuo era considerado impuro.

13.16-44 – Algunas de las enfermedades se curaron espontáneamente o con tratamiento. Tras el examen, el sacerdote declaró al paciente limpio.

13.45,46 – La ropa del leproso se rasgará… su cabeza quedará descubierta. Estas actitudes eran propias del luto, pero encajaban en esta situación porque la enfermedad simbolizaba el deterioro y la muerte. El contacto del enfermo con la gente y la oportunidad de adorar en el santuario también murieron. Los individuos infectados por la enfermedad tenían que gritar ¡inmundo, inmundo! para advertir a otras personas de su enfermedad. Los limpios se volvían impuros si entraban en contacto con los enfermos. La condición expresada en la frase todos los días que la plaga estuvo sobre él muestra que no todas las enfermedades eran incurables. Algunas personas recuperaron la salud y, tras un nuevo examen del sacerdote, se les permitió volver a la sociedad israelita y pudieron volver a adorar en el santuario. El mandato de habitar sólo […] fuera del campamento aseguraba que el resto del pueblo y el santuario no se volvieran impuros. De este modo, también se protegía al pueblo de la incontrolable propagación de enfermedades. Las enfermedades graves de la piel se convirtieron en una metáfora del pecado. Como ellos, el pecado es grave, a menudo difícil de diagnosticar e incurable sin la intervención divina. El pecado aísla a sus víctimas de Dios, de su culto y de la comunidad de fe.

13.47-59 – Estas son las reglas sobre las impurezas en la tela y el cuero. El moho se agrupa con las enfermedades humanas y se identifica con el mismo término en hebreo (tsara ‘at; Lev 13. 2), ya que también transporta las impurezas a las superficies y tiende a propagarse, descomponerse y destruir los objetos, al igual que las enfermedades de la piel lo hacen con las personas a las que afligen.

13.47 – El término plaga de lepra incluía cualquier tipo de moho, hongos o moho que creciera en la ropa.

13.48 – Hilo de urdimbre es una expresión compleja y probablemente indica contaminación en la trama de la prenda, aunque no necesariamente en su longitud y anchura.

13.49-58 – El procedimiento para diagnosticar los problemas de los tejidos era similar al de las enfermedades de la piel humana. Fue necesario un periodo de cuarentena de siete días y un segundo examen. La ropa infectada tenía que ser quemada. Si la plaga no se extendía, la prenda podía recuperarse.

13.56-59 – El hecho de que un trozo de tela se considere digno de ser recuperado, incluso después de haber sido cortado, indica el valor que tenía la tela en el mundo antiguo. La producción de la pieza requirió mucho tiempo y un gran trabajo, y no podía desecharse tan fácilmente.

Devocional:

Entonces este le reconocerá; y si la lepra hubiere cubierto todo su cuerpo, declarará limpio al llagado; toda ella se ha vuelto blanca, y él es limpio. (Levítico 13:13)

Esta regla parece extraña, pero contenía sabiduría, ya que la expulsión de la enfermedad demostraba que la constitución del hombre era saludable. En este día sería bueno que viéramos la enseñanza característica de una norma tan inusual. Nosotros también somos leprosos y podemos leer las leyes relativas al leproso como aplicables a nosotros mismos. Cuando un hombre se ve a sí mismo como un pecador totalmente perdido y arruinado, completamente cubierto por la contaminación del pecado; cuando renuncia a toda justicia propia y se declara culpable ante el Señor, entonces es limpiado por la sangre de Cristo y la gracia de Dios.

La iniquidad oculta, no reconocida, no confesada, es la verdadera lepra; pero cuando el pecado es visto y reconocido, recibe su golpe mortal, y el Señor contempla con ojos de misericordia el alma afligida por el pecado. No hay nada más letal que el fariseísmo, ni más esperanzador que la contrición. Debemos confesar que no somos más que pecadores, pues ninguna confesión que no sea ésta corresponde a la verdad completa.

Si el Espíritu de Dios actúa en nosotros, convenciéndonos del pecado, no habrá ninguna dificultad en que hagamos este reconocimiento. Fluirá espontáneamente de nuestros labios. El pecado llorado y confesado, aunque sea grave e infame, nunca impedirá que un hombre venga al Señor Jesús. Al que viene a Jesús, Él no lo desecha (ver Juan 6.37).

Aunque sea deshonesto como el ladrón, inmoral como el pecador que ungió los pies de Jesús, furioso como Saulo de Tarso, cruel como Manasés o rebelde como el hijo pródigo, el gran corazón del amor mirará al hombre que siente que no tiene justicia en sí mismo y lo declarará limpio, cuando confíe en Jesús crucificado. Oh pecador cargado de pecados y desamparado, ven a Jesús. Ven necesitado, ven culpable, ven asqueado y desnudo. No es posible que vengas demasiado sucio; ven tal como eres.

Oración:

Señor, gracias por Tu sacrificio con el que nos has limpiado de toda mancha. Guíame a ser digno de ese inmenso amor.