Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 11

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 11. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado del Levítico 11 se refiere a los animales puros e impuros. Puesto que el Dios de Israel era santo, el propio Israel tenía que ser santo (Levítico 11:44-45).

Uno de los deberes de los sacerdotes era distinguir entre lo santo y lo profano, lo limpio y lo impuro (Levítico 10:10). Esta santidad debía extenderse a todos los aspectos de la vida de las personas, incluidos los alimentos que comían y su limpieza corporal.

Comentario por versículos

11:1-47 – Algunos animales estaban permitidos para la alimentación (limpios), pero otros no eran aptos para el consumo (impuros). Se han propuesto varias explicaciones de esta división, pero la mayoría no aclara del todo esta cuestión. El entendimiento popular se refiere a la higiene y la salud. Los animales impuros estaban prohibidos como alimento porque eran portadores de enfermedades (por ejemplo, la carne de cerdo, la triquinosis; la liebre y los conejos, la tularemia), o porque muchos de ellos contenían cadáveres putrefactos, que podían transmitir otras enfermedades a los humanos. Esto es cierto, pero tal observación forma parte de los descubrimientos médicos modernos. Si la higiene y la salud fueran la razón para prohibir el consumo de ciertos animales, sería más fácil que Dios dijera que la carne de cerdo tiene que estar bien cocinada, lo que previene la infección humana por la triquina (que causa la triquinosis). Y lo que es más importante, algunos de los animales que no se podían comer no necesariamente transmitían enfermedades, y otros, considerados limpios, sí. Tal vez la prevención de enfermedades hubiera sido un factor importante para declarar impuros a ciertos animales, pero no podía ser la razón principal para considerar tal cosa.

Otra explicación dice que algunos animales se utilizaban en los sacrificios paganos de los pueblos que rodeaban a Israel, y esto los hacía impuros. Entre tanto, tal razón habría requerido que el carnero y, sobre todo, el buey -muy importante en las religiones egipcia y cananea- fueran declarados impuros, lo que no ocurrió. Algunos estudiosos dicen que lo limpio y lo impuro eran distinciones arbitrarias que Dios utilizaba para probar la fidelidad y la obediencia de Israel. Sin embargo, el pueblo tenía muchas otras oportunidades de demostrar su fe y obediencia, al igual que los creyentes modernos. Otros consideran que los animales limpios representaban a las personas rectas y llenas de fe, y los impuros a los individuos malvados e infieles. Este planteamiento alegórico no tiene ningún fundamento, pues se limita a la imaginación de quien lo ha expresado y, por tanto, no debe tomarse en consideración. Una mejor explicación es que los animales limpios fueron determinados como tales porque sus características estaban asociadas con la vida y el orden en la antigua cultura de Israel. Los impuros estaban, según la antigua costumbre, relacionados con la muerte y el desorden debido a sus hábitos en su hábitat natural. La pureza ritual (limpieza), la santidad, la vida y el orden eran conceptos asociados. La impureza ritual (inmundicia), los hábitos laicos y profanos, la muerte y el desorden formaban ideas agregadas. Este enfoque da unidad a toda la sección con respecto a la distinción de lo limpio y lo impuro (capítulos 11- 15).

11.1 – Y el Señor habló a Moisés y a Aarón. Siendo Aarón ahora un sumo sacerdote, era responsable de enseñar y ministrar la Ley. Dios habló con Aarón y Moisés juntos cuando dio esta información adicional (Lev. 10:10,11).

11.2 – De todas las bestias que hay en la tierra. Esta expresión distingue a los animales terrestres de los marinos y las aves. Una agrupación similar de la vida animal se encuentra en el pasaje de la Creación (Gn. 1:20-31).

11.3 – Todos los que […] reman, es decir, los que reman el alimento que vuelve del estómago a la boca, como las vacas, las ovejas, las cabras, los ciervos y los antílopes. Los rumiantes sólo comen plantas, sobre todo hierba y cereales. Ningún animal carnívoro rumia. Los animales admitidos como alimento no se mencionan por su nombre (como se hace en Dt 14-4,5). El ganado vacuno, los carneros, las ovejas y las cabras eran los animales más consumidos por los antiguos israelitas. Comían mucha menos carne que nosotros, normalmente sólo en ocasiones especiales, como celebraciones de sacrificios o en honor a los invitados alojados en sus casas.

11.4-7 – Muchas especies se citan específicamente como inmundas porque poseían una de las características de los animales limpios, pero no ambas. Tener un rasgo y no el otro no era suficiente para considerar a un animal como limpio. Aunque parecería que con sólo conocer esta regla todo quedaría bastante claro, Dios, en su gracia, les dio ejemplos e incluso una base racional. Así, nadie tenía que preocuparse de las dudas sobre la comida o de si había incumplido o no la Ley. El creyente de hoy, que busca evitar el pecado manifiesto, encuentra la misma gracia divina.

11.4. El camello era un animal consumido por los vecinos de Israel, que lo consideraban un manjar. Sin embargo, no sería una fuente importante de carne para el pueblo, aunque su consumo estuviera permitido, pues nunca fue abundante en Israel ni fundamental para la economía israelita como lo fue para las demás naciones. De hecho, el camello tiene una hendidura en la pezuña, pero su suela o planta del pie es tan gruesa que es como si no tuviera ninguna hendidura.

11.5 – Este tipo de conejo vive en grupos entre las piedras (Prov. 30.26). Aunque a veces se le llama tejón de roca, no es un tejón. Tiene el mismo tamaño que un conejo normal. Estos conejos parecen hurgar constantemente fuera de sus madrigueras cuando toman el sol.

11.6 – La liebre no es un animal que rumie aunque parezca hacerlo constantemente. No tiene pezuña.

11.7 – El cerdo es el más conocido de los animales impuros y sigue siendo evitado por judíos y musulmanes. Su carne era muy consumida por los vecinos de Israel en el Antiguo y el Nuevo Testamento. Todas las razones para calificar a un animal como impuro encajan con el cerdo: (1) la carne de cerdo mal cocinada puede transmitir muchas enfermedades a los humanos; (2) los cerdos eran sacrificados en el culto a las deidades paganas; (3) la carne de cerdo es sabrosa; por tanto, rechazarla era una prueba de fidelidad y obediencia a Dios.

11.8 – En el caso de los animales inmundos, el acto de comer su carne o tocar sus cadáveres hacía que el israelita también fuera impuro. Sin embargo, poner la mano sobre el animal vivo o tocarlo no convertía al individuo en esta situación. Así, un israelita podía criar o utilizar un asno o un camello como bestia de carga sin quedar impuro.

11.9 – De las criaturas que vivían en el mar y en los ríos, los israelitas podían comer las que tenían aletas y escamas. La mayoría de los peces se ajustan a esta descripción. Las ostras, los mejillones, los cangrejos, las langostas y las anguilas eran impuros. En los mares y ríos indica que estas instrucciones eran tanto para las aguas saladas como para las dulces.

11.10-12 – La fraseología es cuidadosa, deliberada y repetitiva para eliminar cualquier posibilidad de encontrar excepciones en otros lugares a las normas estipuladas. Además, al decir que esos animales no deben comerse, el Señor los clasificó como una abominación. Se trata de un término de mayor connotación que el de impuro. La palabra implica no sólo evitar lo que no es limpio, sino repudiarlo feroz y activamente. Las aletas y las escamas son características «apropiadas» para las criaturas marinas. Los peces que los poseían estaban limpios. Las criaturas acuáticas que mostraban una mezcla de categorías -lo que sugiere desorden- no sólo se consideraban impuras; eran una abominación. Hay buenas razones relacionadas con la salud para evitar el consumo de algunas de estas criaturas, pero éstas no eran la razón principal para clasificar dichos animales como impuros.

11:13-19 – El listado que se presenta aquí difiere de los otros dos anteriores, ya que no establece criterios para diferenciar los llamados animales impuros. Así, se enumeran las aves que representaban abominaciones. Siguiendo este razonamiento, entendemos que las otras aves estaban limpias y se podían comer. Las aves mencionadas aquí estaban prohibidas probablemente porque se trataba de aves de rapiña o que se alimentaban de cadáveres putrefactos. Muchos de ellos también habitaban zonas desérticas o ruinas. Su asociación con la muerte y el desorden hizo que se les clasificara como impuros, al igual que a los mamíferos carnívoros. Muchos nombres de esta lista no son específicos, y algunos términos no se refieren a un solo animal, sino a varias especies similares, como los halcones y los buitres, o el halcón, o la familia de los cuervos. Otras especies no han podido ser identificadas hoy con absoluta certeza, y se han hecho muchas sugerencias contradictorias. La consecuencia de esta falta de precisión en la denominación de las aves fue considerar prohibidas todas las especies similares. Este era, de hecho, el propósito de la lista, y de esta manera no se comerían en Israel aves de rapiña ni las que se alimentaban de cadáveres. La expresión según su especie se repite cuatro veces y sugiere que muchos de los nombres mencionados se refieren a especies propias y similares, que tal vez ni siquiera se reconocían como diferentes en aquella época, en la que no existía una clasificación científica tan importante para los humanos de hoy.

11.19 – La abubilla es un ave migratoria. Esta ave vuela en invierno al África tropical y en verano migra a Israel y a lugares más al norte. El murciélago, obviamente, no es un ave. Sin embargo, en la época precientífica, se le agrupaba con las aves porque poseía alas y podía volar.

11.20 – Este verso habla de pequeñas criaturas (como los insectos), y todo reptil volador que camina sobre cuatro patas es un modismo que da la idea de volar y desplazarse por el suelo, como hacen los invertebrados con sus seis patas. A muchos insectos les gusta la suciedad y comen desechos. Su asociación con la muerte, la impureza y el desorden hizo que se les considerara impuros.

11.21 – Insectos con patas sobre sus pies, para saltar con ellos sobre la tierra fueron liberados para su consumo. Los saltamontes tienen patas traseras grandes, fuertes y articuladas, que les permiten saltar. Estos insectos no viven en la basura y no consumen las sobras. Sólo comen plantas.

11.22, 23 – En el texto original sólo es correcto el último nombre (la langosta). Los otros son diferentes tipos de langostas. El primer y el segundo nombre sólo aparecen aquí en el Antiguo Testamento. Varias clases indica la posibilidad de que haya especies similares, como se explicó en Levítico 11:13-19.

11:24 – La expresión por estos se refiere a los insectos voladores del verso anterior, o probablemente a todos los animales impuros mencionados hasta ahora. El mero hecho de tocar un cadáver convertía a la persona en impura hasta la noche, cuando comenzaba el nuevo día para los israelitas.

11.25 – Si una persona tomaba o tocaba un cadáver, o parte de él, la impureza de ese individuo era mayor. Por lo tanto, la limpieza tuvo que ser más exhaustiva.

11.26 – La palabra cadáver no aparece en el texto hebreo, pero está claro que aquí tiene ese sentido. Un animal considerado impuro que estuviera vivo, como un asno o un camello, no podía hacer que una persona se contaminara con su impureza sólo por tocarlo. De lo contrario, los individuos permanecerían impuros todo el tiempo.

11.27,28 – Todos los animales que caminan sobre sus pezuñas eran impuros porque sus pezuñas no estaban hendidas. Exactamente como se ha descrito anteriormente, tocar los cadáveres de esas criaturas hacía que la persona fuera impura, y llevar el cadáver hacía que el individuo fuera aún más impuro, lo que requería una mayor purificación.

11.29,30 – Aquí se sienta otro grupo de animales. Muchas de estas criaturas podían encontrarse en los alrededores o en el interior de las viviendas humanas. Como estaban sucios, era muy importante saber cómo tratar con ellos y con los objetos y utensilios que podían tocar. Eran las pequeñas criaturas que se arrastran por el suelo. Esta expresión alude no sólo al gran número que eran, sino también a la agilidad de sus movimientos. El grupo incluía pequeños roedores en general, como la rata, la comadreja y el topo, así como algunos tipos de lagartos.

11.31 – Que estén muertos significa literalmente mente cuando mueren o en su muerte. Había más posibilidades de que un agricultor israelita matara uno de estos animales durante el día que cualquier otro mencionado en este capítulo. Era importante recordar a la gente que cuando mataran estas plagas quedarían impuros hasta la noche.

11.32-38 – Estas son las reglas para los utensilios de la casa tocados por los cadáveres de animales pequeños e impuros. Esto ocurría cuando las criaturas caían sobre o en los objetos. Una vez más, la buena higiene era un objetivo importante de estas instrucciones, pero el propósito principal era evitar cosas asociadas con la muerte y el desorden. Un cuerpo, a menos que fuera de un animal limpio y preparado para la alimentación, siempre contaminaba a cualquier persona o cosa que entrara en contacto con él.

11.32 – Los utensilios valiosos de madera, ropa, piel o arpillera, o cualquier material utilizado para la fabricación de objetos, debían echarse al agua. No queda muy claro en el texto si debían lavarse o ponerse en remojo hasta la tarde. Pero por la tarde, al comienzo del nuevo día judío, estarían limpios.

11.33 – Y toda vasija de barro… y la vasija la romperás. La cerámica era abundante, barata y se reponía fácilmente. También se utilizaban recipientes de arcilla para preparar la comida. Una vez más, se consiguió un resultado higiénico al evitar lo impuro.

11.34. El contenido de cualquier recipiente impuro también quedaba impuro.

11.35 – Las estufas y los hornos eran de barro y también debían romperse.

11.36 – Era bastante difícil vaciar una fuente o cisterna. Sólo la persona que sacara el cadáver del animal del agua quedaría impura, probablemente hasta la tarde.

11.37,38 – Una semilla para ser plantada no se volvería impura.

11.39, 40 – La expresión si alguno de los animales muere se refiere a los animales que murieron por causas naturales, y no a los que se mataron para comer. El cadáver hacía impura a la persona que lo tocaba porque la sangre no había sido drenada de él. Comer de esta carne o llevar este cuerpo se consideraba peor que sólo tocarlo, y esto requería una purificación adicional: lavar la ropa y esperar hasta la tarde. Comer la carne sin drenar su sangre aparentemente no era una ofensa tan grave como comer o beber la propia sangre (Lev 7.26,27). Llevar el cadáver puede ser inevitable en muchas situaciones: transportar el animal para enterrarlo, por ejemplo. La impureza no era una cuestión moral, al menos no la forma en que una persona se volvía impura.

11.41-43 – Lo que camina sobre el vientre y tiene más pies son nuevas descripciones. Estas criaturas no se mencionaban en las prohibiciones anteriores.

11.44 – Yo soy el Señor, tu Dios. El término Señor corresponde en el original a Yahvé, nombre con el que Dios se reveló a Moisés (Ex. 3:14,15; 6:2,3). Por lo tanto, serás santo y serás santo porque yo soy santo fue un mandato que vino directamente del Todopoderoso, y el principio fundamental del llamado código de santidad de los capítulos 17-26. Ser santo significa ser apartado. Dios es santo como Creador trascendente, que está por encima de la creación y separado de ella. Estar apartado para Dios es más importante que estar apartado de otras cosas. Puesto que nosotros, como pueblo de Dios, somos apartados para Él, nos parecemos cada vez más a Su imagen, de modo que nos convertimos en las personas que Él quiso que fuéramos cuando creó al primer hombre y a la primera mujer a Su imagen (Génesis 1:26,27). La santidad en el pueblo de Dios implica la gracia, la justicia, la integridad, la paz y la misericordia, porque estas son las características de Aquel que nos ha redimido y a quien servimos.

11.45 – Dios reafirma su identidad con un propósito enfático. Luego habla de su magnífico compromiso con los israelitas. Su propósito al sacarlos de la tierra de Egipto era convertirse en su Dios. El pueblo debía ser santo porque la naturaleza del Señor es santa.

11:46, 47 – Esta afirmación resume el contenido y el propósito del capítulo al enumerar de nuevo los cuatro grupos principales de animales: hacer una diferencia entre los impuros y los limpios. Eran normas para los sacerdotes y el pueblo. Los sacerdotes tenían la responsabilidad de enseñarlas a los israelitas.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. (Levítico 11:1-2)

A partir del capítulo 11 del Levítico, se nos presentan algunas de las cuestiones más terrenales relativas a la distinción de Israel de los demás pueblos. En esta sección del libro, se nos muestra el uso de los términos «limpio» e «impuro», que se aplica a los animales, a los alimentos y a la higiene de los israelitas. Vemos aquí la intención de Dios al revelar que la separación espiritual debe afectar a todos los ámbitos de nuestra vida. Aunque la mayoría de estas restricciones forman parte del pacto establecido con Israel, nos recuerdan que debemos ser santos en toda nuestra forma de vida.

La preocupación de Dios por su pueblo se revela en los detalles, como en este capítulo, en las restricciones dietéticas. Una alimentación sana haría que la comunidad israelita fuera fuerte y capaz de cumplir su vocación con excelencia. A diferencia de todos los cuidados con la higiene alimentaria a los que tenemos acceso hoy en día con casi dos mil años de civilización cristiana, el pueblo israelita estaba a merced de enfermedades, parásitos e infecciones derivadas de una dieta inadecuada. La prohibición de ciertos alimentos despertaría en ellos un sentimiento religioso y el temor a Dios. Que nosotros, como cristianos, veamos los aspectos morales de nuestra fe y las renuncias que hacemos en la búsqueda de un auténtico discipulado como una invitación a expresar mejor al mundo la realidad de la salvación por medio de Cristo Jesús, nuestro Señor.

Oración:

Señor, moldea mi fe para ser fiel a Ti por encima de todo y dame la disciplina y obediencia para caminar por Tu Palabra, siempre para Tu honra y gloria.