Biblia Devocional en 1 Año: Josué 14

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 14. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Josué 14 es sobre la división de la tierra donde Josué da Hebrón a Caleb como herencia. Y también sobre la tierra de la tribu de Judá o la herencia de Judá. Las mayores porciones de Canaán fueron, con mucho, para las tribus mayores, las de Judá y José (cf. Génesis 49:8-12; 49:22-26). Judá recibió casi todo el sur de Canaán, y José recibió casi todo el centro de Canaán.

Comentario por versículos

14:1-5 – Esta introducción sobre la distribución de la tierra hace hincapié en los levitas, que fueron mencionados anteriormente (Josué 13:33). Este prefacio también destaca a Dios como el que concede la tierra a Israel, y lo hace mencionando sus mandatos a Moisés y citando a Eleazar, el sacerdote asistente en la distribución de la tierra. Esto demuestra que la herencia de la tierra era una cuestión religiosa y no sólo un asunto de propiedad.

14:2-5 – El papel de Dios como otorgante de la tierra también se enfatiza con la mención del lote. Dios había ordenado que se echara la suerte para determinar la herencia de Israel (Núm. 26:55). Sin embargo, decir que la herencia se decidiría por sorteo no significaba que la decisión fuera al azar, pues^) Dios mismo determinaría quién obtendría cada pedazo de tierra (Jos 18.6,8,10; Prov 16.33). El lote también se menciona en Josué 15.1; 16.1; 17.1.

14.6 – Caleb es descrito aquí y en otros pasajes como el cenecista (Jos. 14.14; Núm. 32.12). Los cenecistas formaban un grupo no israelita que descendía de Esaú a través de Cenaz (Gn. 15:19; 36:11,15,42). Aparentemente, algunos de este grupo se asociaron con Judá en una época anterior (Núm. 13.6). Algunos creen que Caleb, uno de los hombres más fieles a Dios en su época, pertenecía a una generación de familia no israelita.

14.7-9 – Estos versículos repasan los acontecimientos registrados en Números 13 y 14- La promesa de la herencia de Caleb mencionada en el versículo 9 se refiere a las palabras de Dios en Números 14-24.

14:10,11- Según el versículo 7, Caleb tenía 40 años cuando fue enviado a Canaán como espía. Han pasado 45 años desde entonces. Teniendo en cuenta que [de los 85 años de Caleb] 40 años los pasó en el desierto, la conquista de la Tierra Prometida duró cinco años.

14.12 – Fueron los gigantes Anakim los que habían metido miedo a diez de los espías israelitas 45 años antes, desencadenando la rebelión de Israel contra Dios (Num 13). Caleb no les temía ahora y tampoco les había temido antes, a pesar de ser considerablemente mayor. Como él mismo dijo: «¡Puede ser que Yahveh esté conmigo! Esta afirmación expresa certeza.

14.13 – Bendecir a las personas en nombre del Señor expresa el deseo de que experimenten lo mejor de Dios (Gn. 27:27-29; 47:10; 49:1-28; Jue. 5:24; Neh. 11:2). Y más que una voluntad, porque bendecir en nombre del Señor hace uso del poder y los recursos de Dios. En la Biblia, las bendiciones incluyen los hijos (Gn 1.28; 28.3), la tierra (Gn 26.3; 28.4), la prosperidad (Gn 28.12-14) y la buena reputación ante los demás (Gn 12.3; 22.18). Cuando se dice que la gente bendiga al Señor, significa que deben adorarlo, atribuyéndole méritos (Sal. 104.1) e identificándolo como la fuente de su bien (Sal. 103.1,2).

14.14 – La devoción total de Caleb a Dios no se puso en duda, ni siquiera en el desierto: fue totalmente fiel al Señor (v. 8). Como consecuencia, Caleb recibió la tierra que había pedido. En la Biblia, las personas son a veces recompensadas en la vida por su fidelidad a Dios, pero no siempre (Heb. 11:32-40). La bendición final del cristiano llegará en la eternidad. Los que ponen su esperanza en esta promesa no perderán nada, por mucho que sufran en esta vida.

14.15 – Kiriath-Arba era el antiguo nombre de la ciudad de Hebrón (Génesis 23.2). Significa ciudad de Arba. Arba fue el mayor de los Anakim y sólo se menciona aquí y en Josué 15.13 y 21.11. Y la tierra descansó de la guerra. Esta afirmación refleja Josué 11.23, que concluye el pasaje bíblico que habla de las batallas del norte y del sur.

Devocional:

Esto, pues, es lo que los hijos de Israel tomaron por heredad en la tierra de Canaán, lo cual les repartieron el sacerdote Eleazar, Josué hijo de Nun, y los cabezas de los padres de las tribus de los hijos de Israel. (Josué 14:1)

Josué y los jefes de las tribus dividieron la tierra por sorteo, tal como el Señor había instruido a Moisés: nueve tribus y media al oeste del río Jordán y dos tribus y media al este. Caleb le recordó a Josué que hace 45 años los dos habían obedecido fielmente al Señor, se enfrentaron a los 10 espías infieles, y que todos estos años el Señor los había mantenido con vida según su promesa. Todo este tiempo había esperado el cumplimiento de la promesa de Dios de que Israel heredaría la tierra.

Caleb, miembro de la tribu de Judá, pidió que se le concediera la tierra de Hebrón como herencia. Este era el lugar donde Abraham, Isaac y Jacob habían vivido durante un tiempo, años atrás, y donde vivían los Anakim, los gigantes que tanto habían aterrorizado a los israelitas cuando se acercaron a Canaán. Aunque Caleb tenía 85 años, seguía estando sano y fuerte. Por su edad y experiencia era muy respetado, pero no se aprovechó de este prestigio en beneficio propio con intenciones egoístas. Su fe era exactamente la misma que cuando se enfrentó al informe desalentador de los otros diez espías.

Caleb no se estableció para disfrutar de su herencia; en cambio, el «valiente y viejo guerrero estaba ansioso por dar un ejemplo al pueblo que honrara a Dios, y animar a las tribus a someter completamente la tierra» (Patriarcas y Profetas, p. 374) en beneficio de Israel y de la gloria de Dios.

A menudo parece que la espera para experimentar la realidad de los sueños aplazados es eterna. Pero las benditas promesas de Dios nunca dejan de cumplirse, aunque tengamos que esperar su momento.

Oración:

Señor, hoy y siempre pondré mi esperanza en Tus promesas, que al final me garantizan la victoria, siempre que sea paciente y disciplinado para aguardar Tus tiempos perfectos.