Bendición a tiempo

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Era Abram de edad de noventa y nueve años, cuando le apareció Jehová y le dijo: Yo soy el Dios Todopoderoso; anda delante de mí y sé perfecto. Y pondré mi pacto entre mí y ti, y te multiplicaré en gran manera Entonces Abram se postró sobre su rostro, y Dios habló con él, diciendo:He aquí mi pacto es contigo, y serás padre de muchedumbre de gentes  (Genesis 17:1-4)

Algunas veces podemos sentir que ya no estamos a tiempo de realizar ciertos cambios en nuestras vidas. Es ese sentimiento de que hemos cometido errores, hemos fallado y que quisiéramos poder devolver el tiempo para repararlos, de forma que nunca nos hubiesen afectado.

En estas circunstancias, ciertamente se nos hace complicado entender porque nos ocurren tales dificultades, que nublan nuestro horizonte y nos impiden ver un mejor futuro. Nos parece tarde para comenzar de nuevo y sentimos que ya hemos perdido las oportunidades para hacer realidad nuestros deseos.

Debemos alejarnos hoy de esa angustia, de esa ansiedad que nos derrumba, porque siempre hay tiempo para emprender el viaje que un día debimos atrasar, si confiamos en que Dios es nuestro guía y la fe nuestro camino.

Cuando Abraham tenía 99 años, El Señor hizo un pacto con Él. Le daría nueva vida, un nuevo nombre y lo definiría como padre de muchas naciones. Como vemos,  Abraham a los ojos del Señor, no fue definido por sus errores o por su pasado, sino por su futuro.

Así debemos nosotros sentar las bases de nuestra esperanza, sabiendo que a pesar de habernos rendido en un momento, tenemos con nosotros la confianza del Señor. Él cree en nosotros y para Él nunca es tarde, cuando se trata de bendecirnos con un espíritu renovado, nuevo y presto para afrontar con esperanza, ese futuro al que un día renunciamos: «Todo tiene su tiempo, y todo lo que se quiere debajo del cielo tiene su hora» (Eclesiastés 3:1)

Oración:

Señor, tu que eres dueño de la eternidad ayúdame a ver más allá mis errores pasados y presentes. Abre mis ojos y mi corazón a las posibilidades, hechas bendiciones, que pondrás en mi futuro.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Génesis 17:1-4
Tema del Capítulo – Génesis 17:

Génesis 17 asume un papel decisivo en la importancia, no sólo de este libro, sino de toda la Palabra de Dios, pues aquí hay un hito fundamental. Tenemos el nombre de Abram «el gran padre», cambiado a Abraham que significa «padre de multitudes».

También hay una nueva revelación de Dios al patriarca, el Señor se revela como El Shadai, que significa «Dios Altísimo».

Además, el Señor comunica a Abraham que la promesa no se cumpliría en Ismael, sino en un hijo nacido en el vientre de Sara, es decir, el fruto de su esposa legítima sería considerado para esta alianza eterna. Y confirma que sus descendientes serían numerosos y llenarían la tierra.

Así que lo que vemos es otra confirmación de la promesa a Abraham. Sin embargo, aquí cambian algunas cosas, pues hasta ahora el patriarca sólo necesitaba creer y confiar, pero esto cambia en Génesis 17 en dos aspectos.

Además de creer, el patriarca necesita dedicarse a la obediencia y ser una referencia para los que aún no conocen a Dios, como vemos en el versículo 1: «caminad según mi voluntad y sed rectos».

En segundo lugar, a partir de ahora, los adoradores del Dios verdadero debían tener una marca en sus cuerpos, aquí se instituyó la circuncisión: «Harás esta marca, que será la señal de la alianza entre mí y vosotros» (v. 10).

Es decir, la cooperación humana ha aumentado tanto a nivel personal como colectivo. Porque la fe se demuestra ahora por las marcas en el cuerpo y la justificación se produce a través de esta fe que es seguida por la obediencia.

Esbozo de Génesis 17:

17.1 – 5: Dios cambia el nombre de Abram

17:6 – 9: Las promesas de Dios a Abraham

17:10 – 14: Institución de la circuncisión

17:15-16: Dios cambia el nombre de Sarai

17.17 – 22: Dios anuncia el nacimiento de Isaac

17:23 – 27: Todos se circuncidan

Comentario Bíblico Génesis 17:1-4:

Aquí se hace a Abraham la promesa de un hijo con Sarai, en el cual se cumpliría la promesa hecha. La prenda de esta promesa fue el cambio del nombre de Sarai a Sara. Sarai significa mi princesa , como si su honor estuviera limitado a una sola familia; Sara significa una princesa. Mientras más favores Dios nos otorgue, más debemos rebajarnos a nuestros propios ojos. Abraham demostró gran gozo; se rió, era una risa de alegría, no de desconfianza. Ahora era que Abraham se gozó de que habría de ver el día de Cristo; ahora lo vio y se gozó, Juan viii, 56. Temiendo que Ismael fuera abandonado y dejado de Dios, Abraham hizo una petición a su favor. Dios nos da permiso para que cuando oramos seamos específicos en nuestras peticiones. Cualesquiera sean nuestras preocupaciones y temores, deben ser expuestos ante Dios en oración. Los padres tienen el deber de orar por sus hijos, y lo más grande que debiéramos desear es que ellos sean guardados en su pacto, y que puedan tener la gracia de andar con él en justicia. A Ismael se le garantizan las bendiciones comunes . Los hijos de padres piadosos nacidos en la carne suelen recibir buenas cosas exteriores, por amor a sus padres. Las bendiciones del pacto están reservadas para Isaac y él toma posesión de ellas.

Referencias Cruzadas:

Mateo 5:48 – Sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto.

Hechos 23:1 – Entonces Pablo, mirando fijamente al concilio, dijo: Varones hermanos, yo con toda buena conciencia he vivido delante de Dios hasta el día de hoy.

Hebreos 12:28 – Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia;

Hechos 24:16 – Y por esto procuro tener siempre una conciencia sin ofensa ante Dios y ante los hombres.

Génesis 5:24 – Caminó, pues, Enoc con Dios, y desapareció, porque le llevó Dios.

Deuteronomio 10:17 – Porque Jehová vuestro Dios es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, poderoso y temible, que no hace acepción de personas, ni toma cohecho;

Génesis 48:15 – Y bendijo a José, diciendo: El Dios en cuya presencia anduvieron mis padres Abraham e Isaac, el Dios que me mantiene desde que yo soy hasta este día,

Jeremías 32:17 – ¡Oh Señor Jehová! he aquí que tú hiciste el cielo y la tierra con tu gran poder, y con tu brazo extendido, ni hay nada que sea difícil para ti;

Génesis 18:14 – ¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo.

Tema Principal:

Dios es perfecto y todopoderoso y cumple sus promesas.

Versículos Temáticos:

Génesis 12:7 – Y apareció Jehová a Abram, y le dijo: A tu descendencia daré esta tierra. Y edificó allí un altar a Jehová, quien le había aparecido.

Job 11:7 – ¿Descubrirás tú los secretos de Dios? ¿Llegarás tú a la perfección del Todopoderoso?

Génesis 16:16 – Era Abram de edad de ochenta y seis años, cuando Agar dio a luz a Ismael.

Filipenses 4:13 – Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Lucas 1:6 – Ambos eran justos delante de Dios, y andaban irreprensibles en todos los mandamientos y ordenanzas del Señor.

Salmos 116:9 – Andaré delante de Jehová En la tierra de los vivientes.

Job 1:1 – Hubo en tierra de Uz un varón llamado Job; y era este hombre perfecto y recto, temeroso de Dios y apartado del mal.

Génesis 5:22 – Y caminó Enoc con Dios, después que engendró a Matusalén, trescientos años, y engendró hijos e hijas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *