Aceptando el pasado

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?» (Hechos 9:21)

Uno de los maravillosos poderes de Dios, del que he sido testigo y destinatario es la transformación. En El Señor, sin importar como haya sido nuestro carácter o las acciones que hayamos llevado a cabo, siempre podremos encontrar en su amor, la paz y el regocijo para borrar aquellas huellas que marcaron nuestra vida con la decepción y la angustia.

Prueba de ello es la conversión del apóstol Pablo, quien antes de dedicar su vida a Dios, fue uno de los más férreos perseguidores de cristianos. De allí cuando empezó a predicar que Jesús era el hijo de Dios, fue recibido con escepticismo y temor por aquellos que comentaban: «¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes?»

Ante aquel ambiente de desconfianza generalizada y poca credulidad, Pablo pudo haberse derrumbado en su voluntad de cambio. No obstante, la gran consciencia que tenía sobre sus errores en el pasado, le permitieron reconocer que todo aquello había sido una prueba superada en la misericordia de Dios: «habiendo yo sido antes blasfemo, perseguidor e injuriador; mas fui recibido a misericordia porque lo hice por ignorancia, en incredulidad. Pero la gracia de nuestro Señor fue más abundante con la fe y el amor que es en Cristo Jesús» (1 Timoteo 1:13)

De la misma manera en que el apóstol Pablo asumió el peso de su pasado y lo convirtió en motivación para unirse al llamado del Señor; así debemos nosotros percibir nuestras caídas o fracasos.

La transformación de la mano de Dios llegará siempre que asumamos el compromiso. Ese compromiso de aceptar el pasado pero pregonando con nuestras acciones y palabras que servimos de forma pura al Señor. Ese compromiso para invertir nuestros dones y tiempo en favor de los que están a nuestro alrededor. Ese compromiso de transformar nuestros errores en aciertos que hagan de la realidad nuestra y de los que nos rodean una realidad mejor.

En El Señor, podemos lograrlo.

Señor, estoy preparado para aceptar tu llamado y transformar mi carácter en aquel que te honre y rinda gloria. Dame la fortaleza para enmendar los errores del pasado, asumiendo con convicción y fe el compromiso de caminar junto a ti, reflejando tu presencia en mi vida, a aquellos que me rodean.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:

Pasaje:

Hechos 9:20

Tema del Capítulo – Hechos 9 :

En el capítulo 9 de los Hechos, la historia de la conversión de Saulo es el tema principal. Se nos dice que mientras viajaba cerca de Damasco, el Señor le habló. Una luz brillante vino de los cielos y los que acompañaban a Saulo se sintieron abrumados porque podían oír una voz, pero no podían ver quién hablaba. El Señor le preguntó a Saulo por qué le perseguía a él y a sus discípulos. Luego le dijo que fuera a la ciudad y que sabría lo que debía hacer una vez que llegara allí. Saulo hizo lo que se le dijo y permaneció sin vista durante tres días como resultado de esa luz brillante. Tampoco comió ni bebió durante ese tiempo.

Esbozo del Capítulo:

Saulo pide cartas para los sinagogas de Damasco (1 a 2)
Saulo se encuentra con Jesús (3 a 9)
El Señor se encuentra con Ananías (10 a 16)
Saulo recobra la visión (17 a 19)
Saulo predica la Palabra en Las Sinagogas (20 a 22)
Saulo es amenazado de muerte (23 a 31)
Pedro cura a Eneias (32 a 35)
Tabita resucita (33 a 43)

Comentario Bíblico:

Todo el mundo estaba asombrado por la conversión de Pablo «y decían» y comentaban confundidos sobre que había acontecido con «este» que asolaba para capturar y entregar cristianos en Jerusalén. Esto se añade para que sepamos que el poder de Dios fue reconocido. Como vieron que el celo de Pablo contra el evangelio era abiertamente conocido, no vieron otra causa de este cambio repentino que la mano de Dios. Y también esto es un fruto del milagro: todos se preguntan si se ha convertido en un hombre nuevo tan repentinamente, para que su doctrina conmueva más sus mentes. Aunque dicen que se ensañó con gran crueldad y que llegó tarde a Damasco para seguir su propósito, estas circunstancias sirven para aumentar el milagro.

Referencias Cruzadas:

Hechos 8:3
3 Y Saulo asolaba la iglesia, y entrando casa por casa, arrastraba a hombres y a mujeres, y los entregaba en la cárcel.

Hechos 9:13-14
13 Entonces Ananías respondió: Señor, he oído de muchos acerca de este hombre, cuántos males ha hecho a tus santos en Jerusalén; 14 y aun aquí tiene autoridad de los principales sacerdotes para prender a todos los que invocan tu nombre.

Números 23:23
23 Porque contra Jacob no hay agüero,
Ni adivinación contra Israel.
Como ahora, será dicho de Jacob y de Israel:
¡Lo que ha hecho Dios!

Salmos 71:7
7 Como prodigio he sido a muchos, Y tú mi refugio fuerte.

Isaías 8:18
18 He aquí, yo y los hijos que me dio Jehová somos por señales y presagios en Israel, de parte de Jehová de los ejércitos, que mora en el monte de Sion.

Zacarías 3:8
8 Escucha pues, ahora, Josué sumo sacerdote, tú y tus amigos que se sientan delante de ti, porque son varones simbólicos. He aquí, yo traigo a mi siervo el Renuevo.

Tema Principal:

Conversión y predicación en El Nombre de Cristo

Versículos Temáticos:

Romanos 10:13
13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

1 Corintios 1:2
2 a la iglesia de Dios que está en Corinto, a los santificados en Cristo Jesús, llamados a ser santos con todos los que en cualquier lugar invocan el nombre de nuestro Señor Jesucristo, Señor de ellos y nuestro:

Hechos 22:16
16 Ahora, pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate, y lava tus pecados, invocando su nombre.

Juan 14:13
13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *