28 de Febrero: Con corazón de niño

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

«Nuestra boca se ha abierto a vosotros, oh corintios; nuestro corazón se ha ensanchado. No estáis estrechos en nosotros, pero sí sois estrechos en vuestro propio corazón. Pues, para corresponder del mismo modo (como a hijos hablo), ensanchaos también vosotros» (2 Corintios 6:11-13)

Recuerda cuando eras niño y como de niños vivíamos a corazón abierto. En esas edades descubríamos el mundo, con un maravilloso sentido de curiosidad, de preguntarnos cómo funcionaba hasta el más mínimo detalle. Cada nueva persona, nueva experiencia era una oportunidad de gran regocijo. Tomábamos con la mayor alegría las cosas simples pero más importantes: hacer un nuevo amigo, jugar con nuestra mascota, mojarnos en la lluvia.

Incluso en esa época, no temíamos a la diferencia y uno de los valores más preciosos que teníamos como niños era el de la aceptación con todo y todos a nuestro alrededor. Parecíamos entender sin saberlo un principio fundamental que todo creyente debe contemplar en su relación con Dios: fuimos creados en amor y por amor al Señor, no solo para amarnos a nosotros mismos, sino para amar a otros. De niños abríamos nuestro corazón, estoy seguro, impulsados por Dios, para amar en nuestro espíritu de infantes su creación, sin restricciones, sin prejuicios.

Creo que al crecer el mundo nos impulsa a perder este grandioso sentido de aceptación y en general si no estamos atentos empezamos a buscar prejuicios para separarnos y distinguirnos de otros. Esos prejuicios significan solo miedo injustificado, temor infundado y un error que en nuestra condición de cristianos debemos evitar.

No perdamos ante el paso de la vida, nuestro espíritu de niños. Como niños sin ser conscientes, aceptábamos el amor de Dios y lo practicábamos con gracia, haciendo que ese amor disipara todos los miedos. Ya más maduros, continuemos esa lección y vivamos con la alegría y esperanza de un niño, el amor que día a día el Señor nos regala.

Recuerda, Dios nos está hablando siempre. Queda de nosotros, escuchar con atención.

Oración:

Señor, me has aceptado como tu hijo. Enséñame a vivir nuevamente con la esperanza de un niño; a mirar con ojos de curiosidad y admiración, a sentir con alegría y regocijo, y a amar a otros con aceptación y a corazón abierto, como Tú día a día lo haces. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
2 Corintios 6
Tema del Capítulo – 2 Corintios 6:

En 2 Corintios 6, Pablo nos presenta como colaboradores de Dios. Es decir, trabajamos junto a Dios. Trabajamos con él.

Por eso, el apóstol presenta las adversidades que ha soportado por amor a Jesucristo. Pero deja claro que, aunque se enfrenta a muchas cosas, recomienda a los hermanos que las soporten por su valor incalculable.

Por último, aconseja a los corintios que se mantengan puros. Debemos abandonar el juicio desigual con los incrédulos. Debemos abandonar las prácticas mundanas, los ambientes mundanos y, a menudo, las personas mundanas.

Esquema de 2 Corintios 6:

6.1 – 3: Los colaboradores de Dios

6:4-11: Las adversidades de la vida cristiana

6:12 – 18: Juicio desigual

Comentario Bíblico:
2 Corintios 6:11-13

Es que los creyentes se junten con los malos y profanos. La palabra incrédulo se aplica a todos los desposeídos de la fe verdadera. Los pastores verdaderos advertirán a sus amados hijos del evangelio a no unirse en yugo desigual. Los efectos fatales de rechazar los preceptos de las Escrituras acerca de los matrimonios se notan claramente. En lugar de ayuda idónea, la unión trae una trampa. Los que tienen la cruz de estar unidos desigualmente, sin que sea su falta voluntaria, pueden esperar consuelo bajo ella, pero cuando los creyentes establecen estas uniones, contrarias a las expresas advertencias de la palabra de Dios, deben esperar mucha angustia. La cautela se extiende también a la conversación corriente. No debemos entablar amistad ni familiaridad con hombres malos e incrédulos. Aunque no podemos evitar por completo ver y oír, y estar con los tales, nunca debemos, no obstante, elegirlos como amigos. No debemos corrompernos juntándonos con quienes se contaminan a sí mismos con pecado. Salid de en medio de los hacedores de iniquidad, y apartaos de sus placeres y empresas vanas y pecaminosas; de toda conformidad a las corrupciones de este mundo presente. Si es un privilegio envidiado ser hijo o hija de un príncipe terrenal, ¿quién puede expresar la dignidad y la felicidad de ser hijos e hijas del Todopoderoso?

Referencias Cruzadas:

Salmos 119:32 – Por el camino de tus mandamientos correré, Cuando ensanches mi corazón.

Job 33:2-3 – He aquí yo abriré ahora mi boca, Y mi lengua hablará en mi garganta. Mis razones declararán la rectitud de mi corazón, Y lo que saben mis labios, lo hablarán con sinceridad.

Gálatas 3:1 – ¡Oh gálatas insensatos! ¿quién os fascinó para no obedecer a la verdad, a vosotros ante cuyos ojos Jesucristo fue ya presentado claramente entre vosotros como crucificado?

Salmos 51:15 – Señor, abre mis labios, Y publicará mi boca tu alabanza.

Apocalipsis 22:12 – He aquí yo vengo pronto, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra.

Tema Principal:

Mantener fortalecida nuestra esperanza en El Señor con la inocencia de un niño.

Versículos Temáticos:

-«Del consejo del pobre se han burlado,
Pero Jehová es su esperanza.» Salmos 14:6

-«Y ahora, Señor, ¿qué esperaré?
Mi esperanza está en ti.» Salmos 39:7

-«Alma mía, en Dios solamente reposa,
Porque de él es mi esperanza.» Salmos 62:5

-«Porque tú, oh Señor Jehová, eres mi esperanza,
Seguridad mía desde mi juventud.» Salmos 71:5

-«Diré yo a Jehová: Esperanza mía, y castillo mío;
Mi Dios, en quien confiaré.» Salmos 91:2

-«Clamé a ti, oh Jehová; dije: Tú eres mi esperanza, y mi porción en la tierra de los vivientes.» Salmos 142:5

-«En el temor de Jehová está la fuerte confianza;
Y esperanza tendrán sus hijos.» Proverbios 14:26

-«Oh esperanza de Israel, Guardador suyo en el tiempo de la aflicción…» Jeremias 14:8

-«Y Jehová rugirá desde Sion, y dará su voz desde Jerusalén, y temblarán los cielos y la tierra; pero Jehová será la esperanza de su pueblo, y la fortaleza de los hijos de Israel.» Joel 3:16

-«Por lo cual mi corazón se alegró, y se gozó mi lengua, y aun mi carne descansará en esperanza…» Hechos 2:26