26 de Marzo: Renovar el entendimiento

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta. (Romanos 12:2)

¿Cómo veremos las cosas cuando la sabiduría de Dios haya llegado a ser parte de nuestro propio pensamiento? ¿Cómo se verá esa mente renovada y transformada del creyente? Hay tres reorientaciones radicales por las que debemos pasar. Comenzaremos a entender nuestro tiempo, nuestros tesoros y nuestros talentos de manera distinta. Estaremos en un lugar dramáticamente distinto al que estuvimos alguna vez y nuestra perspectiva reflejará el cambio. Nuestros ojos escudriñarán nuevas alturas y nuestros deseos se inclinarán en nuevas direcciones. Somos una creación nueva; aprenderemos a vivir como tal.

¿Cómo llegamos allí? ¿Cambiamos repentinamente o poco a poco? ¿Es por la diligencia de nuestro esfuerzo o por el don misericordioso de Dios? ¿Es un asunto de mucho estudio o de desarrollo de nuestro espíritu? La respuesta es «todo lo anterior».

Dios nos dará su mente; podemos estar seguros de eso. Él nos la da por las misericordias de su buena voluntad y porque es generoso con todos sus hijos. No obstante, también requiere de una diligencia que investigue su Palabra, que busque su guía, que coopere con su plan, que reciba su corrección y que espere pacientemente su providencia. Debemos perseverar audazmente en nuestro ambicioso ímpetu de recibir el regalo totalmente gratuito de la sabiduría de Dios.

Si alguna vez conociste el poder de la transformación de Dios, pero desde entonces te dejaste caer en una vida híbrida de lo nuevo y de lo viejo, quizás hayas perdido de vista el llamado constante de la creación nueva.

En cualquier caso, deja que tu mente sea transformada y que tu vida sea renovada una y otra vez. Es un proceso de toda la vida para el creyente, una obra de la que solo Dios conoce el día de su conclusión. Nunca te conformes con el statu quo. Nunca llegues a estar satisfecho contigo mismo, ni te quedes estancado. Nunca pierdas de vista el llamado de Dios de ascender de los caminos de este mundo hacia el corazón de su voluntad.

La diferencia entre la mundanalidad y la vida de Dios, es una mente renovada.

Oración:

Señor, renueva cada día mi mente, moldea mi corazón y entrena mi Espíritu, siempre anclado en las verdades de Tu Palabra, de forma que pueda renovar mi entendimiento de aquello que quieres de mi y de la obra que quieres que acometa, para glorificarte y servir a Tu plan. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Romanos 12:12
Tema del Capítulo – Romanos 12:

En Romanos 12, Pablo comienza enseñándonos sobre la voluntad de Dios. Nos muestra que para vivir lo mejor de Dios necesitamos romper con el pecado y presentar nuestras vidas como un sacrificio agradable a Dios.

En el cristianismo no hay estrellas, todos formamos parte del cuerpo de Jesucristo. Esto significa que cada uno de nosotros tiene una función específica dentro del Reino de Dios.

Nuestros dones espirituales deben ser utilizados para el crecimiento de la iglesia y para fortalecer la comunión entre los hermanos, y esto es muy agradable a Dios.

Esbozo de Romanos 12:

12.1 – 3: La voluntad de Dios

12:4-9 El cuerpo de Cristo y los dones.

12:10-18: Trabajar la comunión entre los hermanos

12:19 – 21: La venganza pertenece a Dios

Comentario Bíblico Romanos 12:12

Habiendo terminado el apóstol la parte de su carta en que argumenta y prueba diversas doctrinas que son aplicadas prácticamente, aquí plantea deberes importantes a partir de los principios del evangelio. Él ruega a los romanos, como hermanos en Cristo, que por las misericordias de Dios presenten sus cuerpos en sacrificio vivo a Él. Este es un poderoso llamado. Recibimos diariamente del Señor los frutos de su misericordia. Presentémonos; todo lo que somos, todo lo que tenemos, todo lo que hacemos, porque después de todo, ¿qué tanto es en comparación con las grandes riquezas que recibimos? Es aceptable a Dios: un culto racional, por el cual somos capaces y estamos preparados para dar razón, y lo entendemos. La conversión y la santificación son la renovación de la mente; cambio, no de la sustancia, sino de las cualidades del alma. El progreso en la santificación, morir más y más al pecado, y vivir más y más para la justicia, es llevar a cabo esta obra renovadora, hasta que es perfeccionada en la gloria. El gran enemigo de esta renovación es conformarse a este mundo. Cuidaos de formaros planes para la felicidad, como si estuviera en las cosas de este mundo, que pronto pasan. No caigáis en las costumbres de los que andan en las lujurias de la carne, y se preocupan de las cosas terrenales. La obra del Espíritu Santo empieza, primero, en el entendimiento y se efectúa en la voluntad, los afectos y la conversación, hasta que hay un cambio de todo el hombre a la semejanza de Dios, en el conocimiento, la justicia y la santidad de la verdad. Así, pues, ser piadoso es presentarnos a Dios.

Referencias cruzadas:

Romanos 12:1 – Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.

Juan 15:19 – Si fuerais del mundo, el mundo amaría lo suyo; pero porque no sois del mundo, antes yo os elegí del mundo, por eso el mundo os aborrece.

Romanos 13:14 – sino vestíos del Señor Jesucristo, y no proveáis para los deseos de la carne.

Santiago 4:4 – ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.

Proverbios 3:1-4 – Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos; Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Atalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón; Y hallarás gracia y buena opinión Ante los ojos de Dios y de los hombres.

Juan 17:14 – Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo.

Gálatas 5:22-23 – Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Ezequiel 18:31 – Echad de vosotros todas vuestras transgresiones con que habéis pecado, y haceos un corazón nuevo y un espíritu nuevo. ¿Por qué moriréis, casa de Israel?

Salmos 119:174 – He deseado tu salvación, oh Jehová, Y tu ley es mi delicia.

Proverbios 3:13-18 – Bienaventurado el hombre que halla la sabiduría, Y que obtiene la inteligencia; Porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, Y sus frutos más que el oro fino. Más preciosa es que las piedras preciosas; Y todo lo que puedes desear, no se puede comparar a ella. Largura de días está en su mano derecha; En su izquierda, riquezas y honra. Sus caminos son caminos deleitosos, Y todas sus veredas paz. Ella es árbol de vida a los que de ella echan mano, Y bienaventurados son los que la retienen.

Efesios 5:9-10 – (porque el fruto del Espíritu es en toda bondad, justicia y verdad), comprobando lo que es agradable al Señor.

Salmos 119:47-48 – Y me regocijaré en tus mandamientos, Los cuales he amado. Alzaré asimismo mis manos a tus mandamientos que amé, Y meditaré en tus estatutos.

Salmos 119:72 – Mejor me es la ley de tu boca Que millares de oro y plata.

Efesios 1:18 – alumbrando los ojos de vuestro entendimiento, para que sepáis cuál es la esperanza a que él os ha llamado, y cuáles las riquezas de la gloria de su herencia en los santos,

Juan 7:7 – No puede el mundo aborreceros a vosotros; mas a mí me aborrece, porque yo testifico de él, que sus obras son malas.

Romanos 7:12 – De manera que la ley a la verdad es santa, y el mandamiento santo, justo y bueno.

Deuteronomio 18:9-14 – Cuando entres a la tierra que Jehová tu Dios te da, no aprenderás a hacer según las abominaciones de aquellas naciones. No sea hallado en ti quien haga pasar a su hijo o a su hija por el fuego, ni quien practique adivinación, ni agorero, ni sortílego, ni hechicero, ni encantador, ni adivino, ni mago, ni quien consulte a los muertos. Porque es abominación para con Jehová cualquiera que hace estas cosas, y por estas abominaciones Jehová tu Dios echa estas naciones de delante de ti. Perfecto serás delante de Jehová tu Dios. Porque estas naciones que vas a heredar, a agoreros y a adivinos oyen; mas a ti no te ha permitido esto Jehová tu Dios.

Romanos 7:22 – Porque según el hombre interior, me deleito en la ley de Dios;

Juan 14:30 – No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

Salmos 119:103 – ¡Cuán dulces son a mi paladar tus palabras! Más que la miel a mi boca.