03 de Julio: Vendrá y nos salvará

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles. Decid a los de corazón apocado: Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago; Dios mismo vendrá, y os salvará. (Isaías 35:3-4)

Oración:

Gracias Señor, porque en medio de las batallas de la vida no nos abandonas, sino mas bien nos fortaleces para estar aptos para obtener, en tus tiempos, la victoria. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Isaías 35

En Isaías 35, el Señor muestra al profeta que habrá restauración de la alegría y la fuerza para los que confían en el Señor. También habrá prosperidad y crecimiento. Incluso el desierto florecerá. En otras palabras, la muerte y la improductividad serán sustituidas por la vida.

Con este mensaje, las manos cansadas y las rodillas vacilantes serán fortalecidas. Este mensaje debería fortalecer a cada uno de nosotros incluso hoy, porque es una promesa real.

Finalmente, revela la existencia de un camino: el Camino de la Santidad. Sólo los justos pasarán por ella. Sólo los redimidos. Los que han sido justificados por el Señor.

Es decir, aquellos que recibieron a Jesucristo como Señor y Salvador de sus vidas. Estos pasarán por aquí. El camino de la salvación.

Referencias cruzadas por término – Isaías 35:3-4
Fortaleced las manos cansadas, afirmad las rodillas endebles.

Te amo, oh Jehová, fortaleza mía. Jehová, roca mía y castillo mío, y mi libertador; Dios mío, fortaleza mía, en él confiaré; Mi escudo, y la fuerza de mi salvación, mi alto refugio. (Salmo 18:1-2)

Buscad a Jehová y su poder; Buscad su rostro continuamente. (1 Crónicas 16:11)

Pero fiel es el Señor, que os afirmará y guardará del mal. (2 Tesalonicenses 3:3)

Velad, estad firmes en la fe; portaos varonilmente, y esforzaos. (1 Corintios 16:13)

Esforzaos, no temáis; he aquí que vuestro Dios viene con retribución, con pago.

Vosotros también, poniendo toda diligencia por esto mismo, añadid a vuestra fe virtud; a la virtud, conocimiento. (2 Pedro 1:5)

Por lo cual, hermanos, tanto más procurad hacer firme vuestra vocación y elección; porque haciendo estas cosas, no caeréis jamás. (2 Pedro 1:10)

Por lo cual, oh amados, estando en espera de estas cosas, procurad con diligencia ser hallados por él sin mancha e irreprensibles, en paz. (2 Pedro 3:14)

Procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia. (Hebreos 4:11)

Dios mismo vendrá, y os salvará.

Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos. (Hechos 4:12)

Ellos dijeron: Cree en el Señor Jesucristo, y serás salvo, tú y tu casa. (Hechos 16:31)

Quien nos salvó y llamó con llamamiento santo, no conforme a nuestras obras, sino según el propósito suyo y la gracia que nos fue dada en Cristo Jesús antes de los tiempos de los siglos. (2 Timoteo 1:9)

En Dios solamente está acallada mi alma; De él viene mi salvación. (Salmo 62:1)