Victoria en las tribulaciones

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Bienaventurado el varón que soporta la tentación; porque cuando haya resistido la prueba, recibirá la corona de vida, que Dios ha prometido a los que le aman. (Santiago 1:12)

Durante dos inviernos consecutivos en Florida, las heladas han golpeado con fuerza la zona donde vivo. El primer invierno, heló tres noches seguidas; y el segundo invierno, heló 11 noches sin parar. Cubrir las plantas para protegerlas del frío ayudó el primer invierno, pero no el segundo. Un color marrón dominó el paisaje durante muchas semanas como prueba de que el follaje había sucumbido al frío, y los expertos aconsejaron no hacer nada con las plantas afectadas hasta la primavera, cuando fuera posible ver si había indicios de nueva vida. En algunos casos, fue necesario examinar cerca de la raíz, pero casi todas las plantas mostraron un nuevo crecimiento.

A veces la vida transcurre sin problemas, prácticamente sin problemas irresolubles, o sólo con unos pocos desafíos. Otras veces, las dificultades, como las heladas, son frecuentes e incesantes. El repaso de los mismos parece interminable. Nuestras reservas emocionales, físicas y psicológicas parecen llegar a su límite. A veces nos preguntamos por qué Dios permite estos desafíos. Tal vez incluso cuestionemos su amor.

En esos momentos, es fácil albergar resentimiento, echar la culpa a los demás e ignorar lo que podría ayudarnos. Pero recuerda que la Palabra de Dios dice que «todas las cosas cooperan para el bien de los que aman a Dios» (Romanos 8:28). Es importante mirar nuestras dificultades con objetividad, a la luz de este versículo. No, los juicios no son agradables. De hecho, son absolutamente terribles. Pero cuando dejamos de lado la actitud de «pobre de mí» y observamos el panorama completo, a menudo descubrimos que hay influencias que actúan para bien. Las pruebas ofrecen oportunidades para aprender y crecer como ninguna otra.

Recordar que Dios nos ama más de lo que podemos imaginar nos ayuda a saber que Él puede convertir incluso las cosas malas que nos suceden en algo bueno. Es en momentos como éste cuando necesitamos aferrarnos a Dios mediante la oración. Hablar con Él como nuestro mejor amigo y estudiar su Palabra.

¡Que cada uno de nosotros persevere cuando las pruebas nos sobrevengan! Que todos podamos soportarlas y recibir la corona de la vida que se nos ha prometido.

Oración diaria: Señor, cuando las pruebas me encuentren en el camino de la vida, sosténme y aumenta mi confianza y fe en Ti, para no olvidar que has prometido estar conmigo y darme la fuerza que requiero para sobreponerme a toda circunstancia conforme a Tu perfecta voluntad.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Santiago 1:12
Tema del Capítulo – Santiago 1:

Santiago 1 comienza con una serie de consejos útiles para la vida cristiana. Su propósito es fortalecer a los cristianos para que soporten las dificultades que resultan de la fe y la vida.

Esto queda claro en su mención a la sabiduría. Santiago entiende que muchos de nuestros problemas pueden resolverse con una buena gestión de las decisiones. Por eso, cuando falte la sabiduría, pídela a Dios.

Para los asuntos que requieren la acción sobrenatural de Dios, entonces emplea la fe, pero sin dudar. Uno de los rasgos más llamativos de esta carta es su franqueza y practicidad. Santiago deja claro que la fe sólo funcionará si es real, auténtica. De lo contrario, no tendrá ningún efecto.

Uno de los problemas más antiguos de la Iglesia es la relación entre los ricos y los pobres. Así que, una vez más, ofrece una gran visión sobre el tema. Concluye Santiago 1 enseñando sobre la importancia de practicar la Palabra de Dios, no sólo de escucharla, y sobre la verdadera religión.

Comentario Bíblico:
Santiago 1:12

Dios no se complace en la muerte de los hombres, como que no tiene mano en el pecado de ellos, pero el pecado y la miseria, se deben a ellos mismos. Así como el sol es el mismo en la naturaleza e influye, aunque a menudo se interpongan la tierra y las nubes, haciendo lo que a nosotros nos parece variable, así Dios es inmutable y nuestros cambios y sombras no son cambios ni alteraciones en Él. Lo que el sol es en la naturaleza es Dios en gracia, providencia y gloria, e infinitamente más. Como toda buena dádiva es de Dios, así, en particular, es que hayamos nacido de nuevo, y todas sus consecuencias santas y felices vienen de Él. Un cristiano verdadero llega a ser una persona tan diferente de la que era antes de las influencias renovadoras de la gracia divina, que es como si fuera formado de nuevo. Debemos dedicar todas nuestras facultades al servicio de Dios, para que podamos ser una especie de primicias de sus criaturas.

Referencias Cruzadas:

Deuteronomio 13:3 – no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

Proverbios 3:11-12 – No menosprecies, hijo mío, el castigo de Jehová, Ni te fatigues de su corrección; Porque Jehová al que ama castiga, Como el padre al hijo a quien quiere.

Apocalipsis 3:19 – Yo reprendo y castigo a todos los que amo; sé, pues, celoso, y arrepiéntete.

Hebreos 10:32 – Pero traed a la memoria los días pasados, en los cuales, después de haber sido iluminados, sostuvisteis gran combate de padecimientos;

Salmos 119:71 – Bueno me es haber sido humillado, Para que aprenda tus estatutos.

Tema Principal:

Soportar la tentación anclado en las grandiosas promesas del Señor.

Versículos Temáticos:

Hebreos 12:5 – y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige, diciendo: Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor, Ni desmayes cuando eres reprendido por él;

Mateo 19:28-29 – Y Jesús les dijo: De cierto os digo que en la regeneración, cuando el Hijo del Hombre se siente en el trono de su gloria, vosotros que me habéis seguido también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las doce tribus de Israel. Y cualquiera que haya dejado casas, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por mi nombre, recibirá cien veces más, y heredará la vida eterna.

Isaías 64:4 – Ni nunca oyeron, ni oídos percibieron, ni ojo ha visto a Dios fuera de ti, que hiciese por el que en él espera.

Salmos 119:75 – Conozco, oh Jehová, que tus juicios son justos, Y que conforme a tu fidelidad me afligiste.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *