Valles de bendición

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Si mal viniere sobre nosotros, […] clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás» (2 Crónicas 20:9)

El artista francés Henri Matisse sentía que su labor de los últimos años de su vida lo representaba mejor. En ese tiempo, ensayó un nuevo estilo, creando pinturas coloridas y de gran tamaño hechas con papel en vez de pintura. Luego, decoró las paredes de su habitación con esas imágenes relucientes. Para él, fue importante porque le habían diagnosticado cáncer y solía estar confinado en su cama.

Enfermarse, perder el empleo o atravesar situaciones angustiosas son ejemplos de lo que algunos denominan «estar en el valle», donde los temores empañan todo lo demás. El pueblo de Judá experimentó algo así cuando supo que se acercaba un ejército (2 Crónicas 20:2-3). Su rey oró: «Si mal viniere sobre nosotros, […] clamaremos a ti, y tú nos oirás y salvarás» (v. 9). Y Dios respondió: «salid mañana contra ellos, porque el Señor estará con vosotros» (v. 17).

Cuando el ejército de Judá llegó al campo de batalla, sus enemigos ya se habían matado entre ellos. El pueblo de Dios pasó tres días recogiendo las armas, la ropa y las cosas de valor abandonadas. Antes de marcharse, se reunieron para alabar a Dios y llamaron aquel lugar el valle de «Beraca», que significa «bendición».

El Señor puede convertir los pozos de nuestra vida en bendiciones.

Palabra diaria: Señor, ayúdame a confiar en ti en las dificultades, sabiendo que donde acaban mis fuerzas, empiezan las tuyas. Dame un corazón firme y determinado para no rendirme y dejarme caer, cuando las circunstancias no jueguen a mi favor. Permíteme confiar en Tu plan de bien, de forma que pueda continuar caminando en dirección al maravilloso propósito que me guardas. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – 2 Crónicas 20

Una vez más, Josafat se dirigió al Señor en tiempos de guerra, pero el énfasis se puso en Dios como guerrero de Israel (véanse especialmente las palabras inspiradas por el Espíritu de Jaakiel en 20:14-17). La gran oración de Josafat repetía la confianza del creyente en el Dios de la conquista inicial de Israel (20:7-8), la dedicación del templo (20:9; cf. 6:22-39), y las victorias en el templo, y el viaje de Egipto a Canaán (20:10). La victoria trajo el descanso a todos los lados, un concepto basado en el pacto davídico, y notable para David (1Cr 17:9-10; 18:1; 19:19; 22:8; 23:25), Salomón (1Crónicas 22:9, 2Crónicas 1:1) y Asa (14:7; 15:15).

En algunos textos hebreos se lee «Aram» en lugar de «Edom» (20:2), pero Edom armoniza mejor con 20:22-23, que menciona el monte Seir (Edom). La invasión vino del este. En Gedi estaba situada a lo largo de la orilla occidental del Mar Muerto, a unas treinta millas al sur de Jericó. Sin duda, el autor incluyó 20:4 para ser un estímulo y un reto para la comunidad de la restauración. El desierto de Tecoa (20:20) estaba situado al este de Tecoa, a unos ocho kilómetros al sureste de Belén. El nombre hebreo del Valle de la Bendición (20:26) es Berachah, que significa «bendición». La ubicación exacta de Tarsis, mencionada en 20:36 (NASB y KJV) es incierta. Es posible que se encuentre en el sur de España o quizás en la isla de Cerdeña. Para Ezion-geber (20:36), véase la nota sobre 8:17.

Comentario Bíblico 2 Crónicas 20:9

En todos los peligros, públicos o personales, nuestra primera tarea debe ser buscar la ayuda de Dios. De ahí la ventaja de tener días de ayuno y oración nacionales. De principio a fin la búsqueda del Señor debemos acercarnos a Él humillados por nuestros pecados, confiando solamente en su misericordia y poder. Josafat reconoce el dominio soberano de la Divina Providencia. Señor ejércela por cuenta nuestra. A quién buscaremos, én quién confiaremos para tener auxilio, sino en el Dios que hemos elegido y servido. Quienes usan para Dios lo que tienen, pueden esperar, consoladoramente, que Él se los restituirá.

Más Palabra Edificada / Bendición del Señor:

-«Y sucedió, después de muerto Abraham, que Dios bendijo a Isaac su hijo; y habitó Isaac junto al pozo del Viviente-que-me-ve.» Genesis 25:11

-«Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.» Genesis 32:26

-«Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.» Exodo 23:25

-«Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.» Deuteronomio 28:2

-«Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.» 2 Sameul 6:11

-«y ahora has querido bendecir la casa de tu siervo, para que permanezca perpetuamente delante de ti; porque tú, Jehová, la has bendecido, y será bendita para siempre.» 1 Cronicas 17:27

-«Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán.» Ezquiel 34:26

-«Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.» Malaquias 3:10

-«La salvación es de Jehová;
Sobre tu pueblo sea tu bendición.» Salmos 3:8

-«Y bendijo Jehová el postrer estado de Job más que el primero…» Job 42:12

-«Bendecirá a los que temen a Jehová,
A pequeños y a grandes.» Salmos 115:13

-«Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.» Marcos 10:16