Tareas de gloria

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís» (Colosenses 3:22-24)

Cuando intentaba aprender inglés, la profesora nos invitaba a realizar todos los días una traducción de un texto o entrevista y memorizarlo para aumentar el vocabulario. Nos parecía una tarea tediosa y más tomando en cuenta que había que repetirla a diario. Ante nuestras quejas ella comentaba: “La repetición es la madre de todo aprendizaje”

Al reflexionar sobre ello, me di cuenta que en muchos momentos, la vida también es un proceso de repeticiones. Requerimos de actividades rutinarias que hacemos una y otra vez y que sustentan nuestro día a día y al igual que como con la clase de inglés, llegamos en ciertos momentos a saturarnos en alguna medida de realizar siempre lo mismo.

No obstante, a pesar de ser normal, que en algún momento sintamos cierto cansancio por la rutina, estamos obviando una verdad que nos ofrecen las escrituras de hoy: «Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís».

En otras palabras se trata de enfrentar cada obligación (sin importar cuán rutinaria, humilde o trivial sea) y pedirle a Dios que la bendiga y la utilice para sus propósitos. De este modo, cada actividad se transformará en una labor sagrada con consecuencias invisibles y eternas.

Tus manos elevadas en oración glorificarán grandemente a Dios, pero también las acciones que emprendas, siempre hechas desde el corazón y apoyado en su palabra. Si lo que hacemos es pensado como un fruto que rendiremos para El Señor, hasta las tareas que consideramos rutinarias, serán significativas y nos darán gozo.

¡Que tus acciones sean siempre reflejo del amor de Dios en Tu Corazón!

Palabra diaria: Señor, Que todo lo que lleve a cabo en mi día a día, rinda fruto al propósito que tienes para mí. Permíteme contar con Tu presencia para glorificarte y servirte desde cualquier lugar y situación en la que me encuentre, sabiendo que cada tarea realizada para Ti es una bendición.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Colosenses 3:22-24
Tema del Capítulo – Colosenses 3:

En Colosenses 3, Pablo exhorta a los colosenses sobre cómo ganar la batalla librada en el campo de batalla de la mente. Debemos ocupar nuestra mente en las cosas de arriba. Abandonando las prácticas del pecado, debemos revestirnos del comportamiento de Jesucristo como pueblo elegido y amado por Dios.

Al igual que en la instrucción a Tito, Pablo exhorta en Colosenses 3 a que practiquen el perdón constantemente, y a que el amor ocupe un espacio importante en la convivencia.

Pablo enseña sobre la importancia de la Palabra de Dios en la vida privada y en la vida de la congregación. Las reuniones de la Iglesia deben estar completamente dirigidas por ella. Termina dando varios consejos que los cristianos pueden aplicar en su vida cotidiana.

Esquema de Colosenses 3:

3.1 – 7: Mantenga sus pensamientos en las cosas «altas»

3:8-13: Debemos revestirnos de Jesucristo

3:13-15: La práctica del perdón y la importancia del amor para la paz

3:16 – Mantener la Palabra de Dios y los consejos de la sabiduría

Comentario Bíblico:
Colosenses 3:22-24

Los siervos tienen que cumplir su deber y obedecer las órdenes de sus amos en todas las cosas que corresponden al deber con Dios, su Amo celestial. Deben ser justos y diligentes, sin intenciones egoístas, hipocresías ni disfraces. Los que temen a Dios serán justos y fieles cuando estén fuera de la vista de sus amos, porque saben que están bajo el ojo de Dios. Hagan todo con diligencia, no con ocio ni pereza; alegremente, no descontentos con la providencia de Dios que los puso en esa relación. Y para estímulo de los siervos, sepan que sirven a Cristo cuando sirven a sus amos conforme al mandamiento de Cristo, y que al final, Él les dará una recompensa gloriosa. Por otro lado, el que hace el mal recibirá el mal que haya hecho. Dios castigará al siervo injusto y premiará al siervo justo; lo mismo si los amos hacen el mal a sus siervos. Porque el Juez justo de la tierra tratará con justicia a amo y siervo. Ambos estarán al mismo nivel en su tribunal. ¡Qué feliz haría al mundo la religión verdadera si prevaleciera por doquier influyendo en todo estado de cosas y toda relación de vida! Pero la profesión de las personas que descuidan los deberes, y que dan causa justa de quejas a quienes se relacionan con ellas, se engañan a sí mismas y también acarrea reproches para el evangelio.

Referencias Cruzadas:

Colosenses 3:17 – Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él.

Jeremías 3:10 – Con todo esto, su hermana la rebelde Judá no se volvió a mí de todo corazón, sino fingidamente, dice Jehová.

Eclesiastés 9:10 – Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

Salmos 119:145 – Clamé con todo mi corazón; respóndeme, Jehová, Y guardaré tus estatutos.

Salmos 119:34 – Dame entendimiento, y guardaré tu ley, Y la cumpliré de todo corazón.

Salmos 47:6-7 – Cantad a Dios, cantad; Cantad a nuestro Rey, cantad; Porque Dios es el Rey de toda la tierra; Cantad con inteligencia.

Mateo 6:16 – Cuando ayunéis, no seáis austeros, como los hipócritas; porque ellos demudan sus rostros para mostrar a los hombres que ayunan; de cierto os digo que ya tienen su recompensa.

Tema Principal:

Servir a Dios

Versículos Temáticos:

Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará.
Juan 12:26

Entonces él se sentó y llamó a los doce, y les dijo: Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos.
Marcos 9:35

Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
Marcos 10:45

Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor.
Mateo 25:21

Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra.
2 Timoteo 3:16-17

En pos de Jehová vuestro Dios andaréis; a él temeréis, guardaréis sus mandamientos y escucharéis su voz, a él serviréis, y a él seguiréis.
Deuteronomio 13:4

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *