Siendo preparado

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

El cual nos consuela en todas nuestras tribulaciones, para que podamos también nosotros consolar a los que están en cualquier tribulación, por medio de la consolación con que nosotros somos consolados por Dios. (2 Corintios 1:4)

Como se dice: se necesita una mano firme para sostener una taza llena. Dios había planeado dar al apóstol Pablo una copa llena. Entonces lo separó y lo llevó por un tiempo a la oscuridad, en el desierto de Arabia. No se sabe qué pasó allí, pero se puede suponer que se acercó al Señor en amistad y compañerismo. Fue allí donde Pablo refinó su teología, presentada en las epístolas que Dios le inspiró a escribir en el Nuevo Testamento.

Esto fue típico en la forma en que Dios trató con las personas que preparó para asumir mayores asignaciones en el ministerio. Cuando Elías entregó obedientemente el mensaje de Dios al rey Ajab y a la reina Jezabel en su corte, fue llevado al arroyo Querit durante algunos años para esperar en Dios. Moisés tuvo 40 años de entrenamiento que lo prepararon para sacar a los hijos de Israel de Egipto. Incluso después de que el joven adolescente David fuera ungido rey de Israel, tuvo que esperar hasta los 30 años para subir al trono. José se empleó mucho en la casa de Potifar, pero aún así fue llevado a prisión durante dos largos años. Dios estaba preparando a estos hombres para lo que les esperaba y estaba haciendo lo mismo con Pablo.

Cuando pasas por dificultades, Dios te está preparando para la obra que él quiere que acomentas en el futuro. ¿Te encuentras hoy en una «experiencia de desierto»? Tal vez Dios te está entrenando. Recuerda: nunca eres demasiado pequeño para ser utilizado por Dios, sólo demasiado grande.

Oración: Señor, abre mi mente y mi corazón y fortalece mi fe para ver las pruebas de mi vida, como el medio para crecer en fe y ser preparado para las grandes tareas que quieres que realice, siempre para Tu honra y gloria.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Juan 6:

En 2 Corintios 1, después de saludar a la iglesia, Pablo presenta al Dios de toda consolación. Lo hace para animar la fe de los corintios, contándoles las adversidades que les han sobrevenido.

Destaca la grandeza y el cuidado de Dios en su camino. Él, es decir, Pablo, ha vivido situaciones desesperadas, pero su fe ha permanecido guardada en el consuelo de Jesucristo.

Este consuelo, dice Pablo, es un don para los cristianos. Porque nuestro consuelo se derrama hacia los demás.

El apóstol termina hablando de las promesas de Dios. Hay infinitas promesas de Dios en Cristo y es necesario que estemos dispuestos a recibirlas.

Esbozo de 2 Corintios 1:

1.1 – 7: El Dios de todo consuelo

1.8 – 14: Tribulación en Asia

1.15 – 20: Las promesas de Dios en Jesucristo

1.21 – 24: Dios nos hace permanecer firmes en Jesucristo

Referencias cruzadas por término – 2 Corintios 1:4:
El cual nos consuela:

Pero si somos atribulados, es para vuestra consolación y salvación; o si somos consolados, es para vuestra consolación y salvación, la cual se opera en el sufrir las mismas aflicciones que nosotros también padecemos. (2 Corintios 1:6)

Así que, al contrario, vosotros más bien debéis perdonarle y consolarle, para que no sea consumido de demasiada tristeza. (2 Corintios 2:7)

En todas nuestras tribulaciones:

Porque hermanos, no queremos que ignoréis acerca de nuestra tribulación que nos sobrevino en Asia; pues fuimos abrumados sobremanera más allá de nuestras fuerzas, de tal modo que aun perdimos la esperanza de conservar la vida. (2 Corintios 1:8)

Porque por la mucha tribulación y angustia del corazón os escribí con muchas lágrimas, no para que fueseis contristados, sino para que supieseis cuán grande es el amor que os tengo. (2 Corintios 2:4)

Entonces os entregarán a tribulación, y os matarán, y seréis aborrecidos de todas las gentes por causa de mi nombre. (Mateo 24:9)

Consolar a los que están en cualquier tribulación:

Por lo cual, por amor a Cristo me gozo en las debilidades, en afrentas, en necesidades, en persecuciones, en angustias; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte. (2 Corintios 12:10)

Oh Jehová, ten misericordia de nosotros, a ti hemos esperado; tú, brazo de ellos en la mañana, sé también nuestra salvación en tiempo de la tribulación. (Isaías 33:2)

Consolados por Dios:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, Padre de misericordias y Dios de toda consolación. (2 Corintios 1:3)

Como aquel a quien consuela su madre, así os consolaré yo a vosotros, y en Jerusalén tomaréis consuelo. (Isaías 66:13)

Y llevaron al joven vivo, y fueron grandemente consolados. (Hechos 20:12)

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *