Seguir el llamado

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostrar Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.» (Génesis 12:1-3)

El versículo de hoy fue el llamado del Señor a Abram, en una prueba de fe. Cuando le encomendó: Deja todo y sígueme. Abraham tomó su decisión, la decisión correcta y acertada; se mantuvo firme y aceptó el compromiso, siguió a Dios, no librado de dificultades pero confiado de su compañía y fue bendecido cuando de Él se formó una gran nación.

Dios puede acometer aquello que el hombre juzga imposible, puede abrir puertas que pensábamos cerradas y crear caminos donde no los hay, siendo sólo indispensable un requisito: que nos atrevamos, como Abram, a tener fe.

Dejemos que El Señor nos lleve de su mano, porque aunque el camino parezca desconocido y equivocado en algunos momentos, Él sabe bien por donde llevarnos; Él conoce aquello que es lo mejor para nosotros.

Palabra diaria: Señor, en los momentos en los que me encuentro sin rumbo, sin saber qué camino seguir, recuérdame que a todos tus hijos, das un llamado, apuntas un sendero, diseñas un plan. Ayúdame a encontrar ese camino, y a oir ese llamado que me haces, abre mi corazón y mis oídos a esa verdad, de forma que pueda hallarte Padre. Quiero tener una fe fuerte en Ti; no en mí mismo, en mis capacidades ni en otros; porque se que sólo por Tus sendas encontraré las verdaderas bendiciones para mi vida.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Génesis 12:1-3
Tema del Capítulo – Génesis 12:

En Génesis 12 tenemos el origen de la nación formada por los creyentes. Sí, aquí comienza la historia del «padre de la fe», y todos los que creen en Dios son sus hijos.

En los primeros once capítulos del Génesis, un periodo de tiempo de más de dos mil años, Dios el Creador se relacionó con las naciones de forma generalizada. En Génesis 12 eso cambia.

En Génesis 12 estar realidad cambiay El Señor se relaciona principalmente con cuatro personajes: Abraham, Isaac, Jacob y José. Su objetivo, a través de ellos, es formar una nación de bendición que influya en todo el mundo para servirle.

A partir de ahora, no se registran los grandes acontecimientos mundiales, sino lo que ocurre en sus vidas.

Empezando por Abram, esta segunda etapa del Génesis, que va de los capítulos 12 a 50, nos muestra a Dios obrando en la vida de estos hombres para que sus descendientes bendigan toda la tierra con el conocimiento y la revelación de Dios.

Esbozo de Génesis 12:

12:1 – 3: La llamada de Abram

12:4,5: Abram llega a Canaán

12:6 – 9: La devoción de Abram

12:10 – 13: Abram va a Egipto

12:14 – 20: Dios castiga al Faraón

Comentario Bíblico:
Génesis 12:1-3

He aquí muchas promesas grandes y preciosas. Todos los preceptos de Dios van acompañados de promesas para el obediente. 1. Haré de ti una nación grande. Cuando Dios sacó a Abram de su pueblo, prometió hacerle cabeza de otro pueblo. 2. Te bendeciré. Los creyentes obedientes estarán seguros de heredar la bendición. 3. Engrandeceré tu nombre. El nombre de los creyentes obedientes ciertamente será engrandecido. 4. Serás bendición. Los hombres buenos son bendición para sus países. 5. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré. Dios se ocupará de que nadie sea perdedor por algún servicio hecho en favor de su pueblo. 6. En ti serán benditas todas las familias de la tierra. Jesucristo es la gran bendición del mundo, la más grande que el mundo haya poseído jamás. Toda verdadera bienaventuranza en el mundo ahora o que alguna vez llegue a tener, se debe a Abram y su descendencia. Por medio de ellos tenemos una Biblia, un Salvador y un evangelio.

Referencias Cruzadas:

Hechos 3:25-26 – Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra. A vosotros primeramente, Dios, habiendo levantado a su Hijo, lo envió para que os bendijese, a fin de que cada uno se convierta de su maldad.

Romanos 4:11 – Y recibió la circuncisión como señal, como sello de la justicia de la fe que tuvo estando aún incircunciso; para que fuese padre de todos los creyentes no circuncidados, a fin de que también a ellos la fe les sea contada por justicia;

Mateo 25:45 – Entonces les responderá diciendo: De cierto os digo que en cuanto no lo hicisteis a uno de estos más pequeños, tampoco a mí lo hicisteis.

Apocalipsis 7:9 – Después de esto miré, y he aquí una gran multitud, la cual nadie podía contar, de todas naciones y tribus y pueblos y lenguas, que estaban delante del trono y en la presencia del Cordero, vestidos de ropas blancas, y con palmas en las manos;

Salmos 72:17 – Será su nombre para siempre, Se perpetuará su nombre mientras dure el sol. Benditas serán en él todas las naciones; Lo llamarán bienaventurado.

Mateo 25:40 – Y respondiendo el Rey, les dirá: De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis.

Tema Principal:

Bendición de Dios

Versículos Temáticos:

-«Y dijo: Déjame, porque raya el alba. Y Jacob le respondió: No te dejaré, si no me bendices.» Genesis 32:26

-«Mas a Jehová vuestro Dios serviréis, y él bendecirá tu pan y tus aguas; y yo quitaré toda enfermedad de en medio de ti.» Exodo 23:25

-«Y vendrán sobre ti todas estas bendiciones, y te alcanzarán, si oyeres la voz de Jehová tu Dios.» Deuteronomio 28:2

-«Y estuvo el arca de Jehová en casa de Obed-edom geteo tres meses; y bendijo Jehová a Obed-edom y a toda su casa.» 2 Sameul 6:11

-«y ahora has querido bendecir la casa de tu siervo, para que permanezca perpetuamente delante de ti; porque tú, Jehová, la has bendecido, y será bendita para siempre.» 1 Cronicas 17:27

-«Y daré bendición a ellas y a los alrededores de mi collado, y haré descender la lluvia en su tiempo; lluvias de bendición serán.» Ezquiel 34:26

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *