Seguir el llamado

Publicado por

«Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela, y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostrar Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás bendición. Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra.» (Génesis 12:1-3)

El versículo de hoy fue el llamado del Señor a Abram, en una prueba de fe. Cuando le encomendó: Deja todo y sígueme. Abraham tomó su decisión, la decisión correcta y acertada; se mantuvo firme y aceptó el compromiso, siguió a Dios, no librado de dificultades pero confiado de su compañía y fue bendecido cuando de Él se formó una gran nación.

Dios puede acometer aquello que el hombre juzga imposible, puede abrir puertas que pensábamos cerradas y crear caminos donde no los hay, siendo sólo indispensable un requisito: que nos atrevamos, como Abram, a tener fe.

Dejemos que El Señor nos lleve de su mano, porque aunque el camino parezca desconocido y equivocado en algunos momentos, Él sabe bien por donde llevarnos; Él conoce aquello que es lo mejor para nosotros.

Palabra diaria: Señor, en los momentos en los que me encuentro sin rumbo, sin saber qué camino seguir, recuérdame que a todos tus hijos, das un llamado, apuntas un sendero, diseñas un plan. Ayúdame a encontrar ese camino, y a oir ese llamado que me haces, abre mi corazón y mis oídos a esa verdad, de forma que pueda hallarte Padre. Quiero tener una fe fuerte en Ti; no en mí mismo, en mis capacidades ni en otros; porque se que sólo por Tus sendas encontraré las verdaderas bendiciones para mi vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *