Puertas abiertas

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional y las referencias cruzadas por términos. Esperamos sea de bendición)

Orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso. (Colosenses 4:3)

Muchas veces vemos puertas cerradas en nuestro camino. Quisiéramos avanzar y parece que no podemos o no vemos. Qué hacer en ese momento? El mejor recurso que tenemos es la oración. Cuando nos doblegamos de corazón ante el Dios Todopoderoso, podremos ver como él majestuosamente puede abrir puertas cerradas.

La cuestión principal es creer que tu petición te será concedida debido a lo que él te invita a hacer: elegir cualquier cosa del menú. Y puedes comenzar a anticipar lo bueno que estará el entremés, incluso antes de que el mesero lo traiga a tu mesa. En la vida cotidiana, presentamos un pedido en un restaurante y los esperamos por fe.

Aunque es importante verbalizar tus peticiones y hablar con fe, algunos cristianos ponen demasiado énfasis en tener la posibilidad de llamar las cosas a existencia, independientemente de haber escuchado una invitación previa de parte del Señor para hacerlo.

Porque por fe andamos, no por vista. — 2 Corintios 5:7

Ahora bien, la fe es la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve. — Hebreos 11:1

Vuestro Padre celestial sabe que necesitáis todas estas cosas. — Mateo 6:32

Si permanecéis en mí, y mis palabras permanecen en vosotros, pedid lo que queráis y os será hecho. — Juan 15:7

Todos estos versos de la Biblia nos muestran que Dios está listo a operar en bien de sus hijos. Las puertas que parecen cerradas podrán recibir el golpe de gracia que las hará sacudirse para entonces abrirse de par en par. Qué puerta cerrada vemos hoy ante nosotros? La puerta de la oportunidad de un nuevo trabajo? La Puerta de oportunidades para nuestros hijos? La puerta de ver la vida realizada en la formación de un hogar estable?, La Puerta de la economía?

No hay puerta que no ceda ante el poder de Dios. Hoy creo que veré puertas que se abren.

Oración diaria: Señor, yo no puedo abrir esas puertas cerrada, pero llego en oración ante ti y en tu tiempo tu las abrirás.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de capítulo Colosenses 4:

Tras concluir el tema del capítulo anterior, con una palabra hacia los maestros cristianos (Colosenses 4:1), el capítulo 4 se centra en dos temas principales.

En primer lugar, Pablo da algunas instrucciones diversas (Colosenses 4:2-6). Pide que se ore (Colosenses 4:2), incluyendo una puerta abierta para compartir el evangelio (Colosenses 4:3) y presentarlo con claridad (Colosenses 4:4). Pablo aconseja a los creyentes que sean prudentes con los incrédulos y que aprovechen al máximo cada oportunidad (Colosenses 4:5). Las palabras de un creyente deben ser de gracia, ofreciendo ayuda como el condimento de la sal, con el objetivo de ayudar a los demás (Colosenses 4:6).

En segundo lugar, Pablo saluda y anima a varios amigos (Colosenses 4:7-18). Entre ellos está Tíquico, que entregó esta carta (Colosenses 4:7-8) y Onésimo (Colosenses 4:9), que es una figura importante en la breve carta de Filemón. A continuación, Pablo menciona a varios creyentes que estaban con él en Roma cuando escribió su carta, entre ellos Aristarco, Marcos, Jesús llamado Justo, Epafras, Lucas y Demas (Colosenses 4:10-14).

Pablo termina la carta con noticias y comentarios relacionados con varios creyentes cristianos. Esto sigue el patrón general de las cartas de Pablo: introducción, teoría, aplicación, noticias personales y despedida.

Referencias cruzadas por término – Colosenses 4:3:
Orando también al mismo tiempo por nosotros.

Orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos. (Efesios 6:18)

Orad sin cesar. (1 Tesalonicenses 5:17)

Asimismo en la oración de ellos por vosotros, a quienes aman a causa de la superabundante gracia de Dios en vosotros. (2 Corintios 9:14)

Para que el Señor nos abra puerta para la palabra.

Volvió, pues, Jesús a decirles: De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas. (Juan 10:7)

Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. (Mateo 24:33)

Y habiendo llegado, y reunido a la iglesia, refirieron cuán grandes cosas había hecho Dios con ellos, y cómo había abierto la puerta de la fe a los gentiles. (Hechos 14:27)

Cuando llegué a Troas para predicar el evangelio de Cristo, aunque se me abrió puerta en el Señor. (2 Corintios 2:12)

A fin de dar a conocer el misterio de Cristo.

Leyendo lo cual podéis entender cuál sea mi conocimiento en el misterio de Cristo. (Efesios 3:4)

A quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria de este misterio entre los gentiles; que es Cristo en vosotros, la esperanza de gloria. (Colosenses 1:27)

Mas hablamos sabiduría de Dios en misterio, la sabiduría oculta, la cual Dios predestinó antes de los siglos para nuestra gloria. (1 Corintios 2:7)