Mira lo lejos que has llegado

Publicado por

Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro, y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros. (Isaías 64:8)

Es fácil para nosotros quedar atrapados en ver cuánto tenemos que avanzar para alcanzar nuestras metas en lugar de celebrar lo lejos que hemos llegado. Piénsalo. ¿Hasta dónde has llegado desde que te convertiste en cristiano? ¿Cuánto has cambiado? ¿Cuánto más feliz eres? ¿Eres más pacífico de lo que eras antes? ¿Tienes esperanza? Siempre hay mucho que celebrar si lo buscamos.

Un estudio minucioso de la Biblia nos muestra que los hombres y mujeres que Dios usó de manera poderosa siempre tuvieron la actitud de celebrar lo que Dios había hecho. No dieron por sentado Su bondad, sino que mostraron abiertamente aprecio y agradecimiento por las cosas pequeñas, así como por las grandes.

Oración diaria: Padre, hoy elijo estar lleno de acción de gracias por lo lejos que me has traído. Puede que todavía no esté donde quiero estar, pero te agradezco que ya no estoy donde solía estar.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Isaías 64:

La oración iniciada al principo del libro de Isaías continúa, pidiendo la presencia majestuosa de Dios como en el pasado. Hace confesión de sus pecados y se queja de sus aflicciones; intercede por sí mismo y por la nación, diciendo que las justicias humanas son impuras, no pueden librarlos.

En la misma:

I. Oran para que Dios se manifieste de alguna manera notable y sorprendente contra sus enemigos, que también eran enemigos del Señor (vv. 1,2).

II. Alegan lo que Dios había hecho antes y estaba siempre dispuesto a hacer por su pueblo (vv. 3-5).

III. Se confiesan pecadores e indignos del favor de Dios, reiterando que habían merecido los juicios bajo los que se encontraban ahora (vv. 6,7).

IV Se refieren a la misericordia de Dios como a la misericordia de un padre, y se entregan a su soberanía (v. 8).

V Representan la condición tan deplorable en la que se encontraban, y ruegan encarecidamente el perdón de los pecados que habían cometido, pidiendo a Dios que aparte de ellos su ira (vv. 9-12). Y esto no era algo destinado únicamente a los cautivos judíos, sino que podía servir de guía para el pueblo de Dios en otros momentos de angustia en cuanto a qué pedir al Padre, y cómo suplicar al bondadoso y precioso Señor. ¿Está el pueblo de Dios pasando por un tiempo de angustia, de gran aflicción? Entonces deben rezar

Referencias cruzadas por término – Isaías 64:8:
Ahora pues, Jehová, tú eres nuestro padre; nosotros barro:

Salmos 100:3 – Reconoced que Jehová es Dios; El nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.

Jeremías 18:2-6 – Levántate y vete a casa del alfarero, y allí te haré oír mis palabras. Y descendí a casa del alfarero, y he aquí que él trabajaba sobre la rueda. Y la vasija de barro que él hacía se echó a perder en su mano; y volvió y la hizo otra vasija, según le pareció mejor hacerla. Entonces vino a mí palabra de Jehová, diciendo: ¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel.

Isaías 63:16 – Pero tú eres nuestro padre, si bien Abraham nos ignora, e Israel no nos conoce; tú, oh Jehová, eres nuestro padre; nuestro Redentor perpetuo es tu nombre.

Efesios 2:10 – Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.

Salmos 119:73 – Tus manos me hicieron y me formaron; Hazme entender, y aprenderé tus mandamientos.

Y tú el que nos formaste; así que obra de tus manos somos todos nosotros:

Salmos 79:13 – Y nosotros, pueblo tuyo, y ovejas de tu prado, Te alabaremos para siempre; De generación en generación cantaremos tus alabanzas.

Gálatas 3:26 – pues todos sois hijos de Dios por la fe en Cristo Jesús;

Isaías 44:24 – Así dice Jehová, tu Redentor, que te formó desde el vientre: Yo Jehová, que lo hago todo, que extiendo solo los cielos, que extiendo la tierra por mí mismo;

Gálatas 3:29 – Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa.