Más allá de nuestro yo

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor, unánimes, sintiendo una misma cosa. Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad, estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo. (Filipenses 2:2-3)

Jesucristo fue obediente hasta la muerte (Fil 2.8). Aunque algunos cristianos hoy pueden ser llamados a dar su vida para la gloria de Dios, la mayoría de nosotros no enfrentamos ese martirio. Sin embargo, la muerte que se nos pide no es menos real. Morimos al yo personal.

Los seres humanos queremos que las cosas se hagan a nuestra manera, en nuestro momento, y en nuestros términos. Pero Jesús dijo que cualquiera que quiera seguirlo debe negarse a sí mismo (Mt 16.24a). Eso cubre, por supuesto, cuestiones obvias como los hábitos pecaminosos y los malos pensamientos. Pero también significa que a veces rechazamos cosas buenas porque llegan en el momento equivocado o no encajan en el plan de Dios.

Para un no creyente, el compromiso de los cristianos de obedecer debe parecer extraño, especialmente cuando las manos vacías escogen llevar una cruz (v. 24b). A veces, seguir al Señor implica sufrimiento. Lo que los no creyentes no pueden ver ni experimentar, es la profunda satisfacción que tenemos los cristianos cuando hacemos lo correcto. Jesús dijo una vez: “Mi comida es que haga la voluntad del que me envió, y que acabe su obra” (Jn 4.34). Lo que el alimento es para el cuerpo, lo es la obediencia para el alma y el espíritu. Trabajar para Dios nutre, vigoriza, fortalece e ilumina, dándonos más satisfacción que los placeres.

Aunque la autonegación duele, obedecer a Dios produce gozo. Los creyentes que escogen la sumisión a Él entienden lo que quiero decir. El contentamiento se encuentra en la cercanía al Señor, sentir su aprobación, y esperar escuchar: “¡Hiciste bien, siervo bueno y fiel! (Mt 25.21 NVI).

Oración diaria: Señor, Ayúdame, para que en humildad, y temor mi caminar contigo sea de completo agrado a ti, de forma que pueda ser testimonio para aquellos que no te conocen.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Filipenses 2:

Filipenses 1 se centra en la importancia de la perspectiva. La vida de un cristiano, vivida para Cristo, puede ser dura o fácil, pero todo puede dar gloria a Dios. El capítulo 2 enmarca este concepto a través de la humildad mostrada por Jesucristo. Su disposición a obedecer a Dios Padre, incluso siendo crucificado, es el máximo ejemplo de servicio humilde. A cambio, Su nombre será honrado más que ningún otro. Las instrucciones de Pablo con respecto a Timoteo y Epafrodito también forman un puente hacia el capítulo 3, donde Pablo contrastará a estos buenos hombres con los peligros de los falsos maestros.

Referencias cruzadas por término – Filipenses 2:3:
Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga:

Filipenses 1:15-17 – Algunos, a la verdad, predican a Cristo por envidia y contienda; pero otros de buena voluntad. Los unos anuncian a Cristo por contención, no sinceramente, pensando añadir aflicción a mis prisiones; pero los otros por amor, sabiendo que estoy puesto para la defensa del evangelio.

Gálatas 5:20-21 – idolatría, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

Efesios 5:21 – Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Santiago 3:14-16 – Pero si tenéis celos amargos y contención en vuestro corazón, no os jactéis, ni mintáis contra la verdad; porque esta sabiduría no es la que desciende de lo alto, sino terrenal, animal, diabólica. Porque donde hay celos y contención, allí hay perturbación y toda obra perversa.

Filipenses 2:14 – Haced todo sin murmuraciones y contiendas.

Pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir,sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar:

Mateo 18:6 – Y cualquiera que haga tropezar a alguno de estos pequeños que creen en mí, mejor le fuera que se le colgase al cuello una piedra de molino de asno, y que se le hundiese en lo profundo del mar.

Santiago 2:8 – Si en verdad cumplís la ley real, conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis;

Romanos 12:15 – Gozaos con los que se gozan; llorad con los que lloran.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *