Honrar con Nuestros Sentimientos

Publicado por

“Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, y les habló al corazón” (Génesis 50:18-21)

Mi madre tenía una frase que me quedó grabada para la vida: «Prefiero no ocupar mi corazón con espacios para el rencor, porque de esa forma, tendré más espacios vacíos para llenarlos con amor». Ella me llevó a pensar que al final sentir rencor, o perdonar y dejar ese espacio para un nuevo amor, es siempre nuestra propia elección.

Las escrituras de hoy nos muestran una gran lección en ese sentido. José era odiado por sus hermanos por considerar que este era el favorito de sus padres. Producto de ese odio José es vendido por ellos como esclavo (Génesis 37:50) y empieza para él un largo periodo de sufrimiento, soledad y angustia.

Años más tarde, José fortalecido de fe en el Señor, supera ese duro transitar al que fue sometido y es nombrado gobernador de Egipto. La hambruna que invade la región lo pone nuevamente frente a sus hermanos y ante esa situación su respuesta fue:  Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. José se se llenó de perdón y amor, y en vez de la ira y resentimiento optó por la reconciliación, ayuda y consuelo para sus hermanos.

Cuando caminamos en junto a Dios y como José, lo honramos con los sentimientos de nuestro corazón, Él es capaz de transformar todo ese dolor, ese daño que nos hicieron, en una obra de bien para nuestras vidas.

Tomemos la decisión hoy y dejemos en nuestro corazón, espacios libres para los sentimientos que verdaderamente honren al Señor.

Palabra diaria: Señor, Concédeme la determinación para sanar en Ti, los sentimientos de ira y rencor que me alejan de Tu presencia. Dame la fortaleza para perdonar y reconciliarme con aquellos que me han dañado, sabiendo que Tu cuidado transformará el dolor, en obra de bien para mi vida.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:

Pasaje:

Génesis 50:18-21

Tema del Capítulo – Génesis 50:

Génesis 50 es el capítulo que cierra el libro del Génesis, muestra cómo fue el duelo por Jacob y la posterior muerte de José. Sin embargo, antes de eso, el capítulo también registra cómo José mismo trató a sus hermanos con amabilidad después de la muerte de su padre.

Génesis 50 también ofrece un vínculo con los acontecimientos relatados en el libro del Éxodo. Antes de morir, José habló de la promesa de Dios a Abraham de que sus descendientes no se quedarían en Egipto, sino que saldrían de allí hacia la Tierra Prometida. Cuando eso ocurrió, José quiso que sus huesos fueran llevados también en el éxodo (Génesis 50:24,25).

Un esquema de Génesis 50 puede organizarse como sigue:

El duelo por Jacob (Génesis 50:1-14).
La benevolencia de José hacia sus hermanos (Génesis 50:15-21).
La muerte de José (Génesis 50:22-26).

Comentario Bíblico – Génesis 50:18-21:

Diversos son los motivos que pudieron hacer que los hijos de Jacob siguieran en Egipto, a pesar de la visión profética que Abraham tuvo de su esclavitud allá. Juzgando a José con el temperamento general de la naturaleza humana, pensaron que ahora él se vengaría de los que lo habían odiado y dañado sin causa. No siendo capaces de resistir ni de huir, intentaron ablandarlo humillándose. Le suplicaron como siervos del Dios de Jacob. José se sintió muy afectado al ver el cumplimiento total de sus sueños. Les manda que no le teman a él sino a Dios; que se humillen ante el Señor y busquen el perdón divino. Les garantiza su propia bondad para con ellos. Véase que espíritu excelente era José y aprendamos de él a devolver bien por mal. Él los consoló y, para disipar todos sus temores, les habló amablemente. Los espíritu quebrantados deben ser curados y animados. No sólo debemos hacer el bien a quienes amamos y perdonamos; también debemos hablarles bondadosamente.

Referencias Cruzadas:

Génesis 47:12
12 Y alimentaba José a su padre y a sus hermanos, y a toda la casa de su padre, con pan, según el número de los hijos.

Mateo 5:44
44 Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen;

Mateo 6:14
14 Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial;

Romanos 12:20-21
20 Así que, si tu enemigo tuviere hambre, dale de comer; si tuviere sed, dale de beber; pues haciendo esto, ascuas de fuego amontonarás sobre su cabeza. 21 No seas vencido de lo malo, sino vence con el bien el mal.

1 Tesalonicenses 5:15
15 Mirad que ninguno pague a otro mal por mal; antes seguid siempre lo bueno unos para con otros, y para con todos.

1 Pedro 3:9
9 no devolviendo mal por mal, ni maldición por maldición, sino por el contrario, bendiciendo, sabiendo que fuisteis llamados para que heredaseis bendición.

Tema Principal:

Aprender a perdonar

Versículos Temáticos:

Mateo 6:14
El perdón trae perdón
“Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas,
os perdonará también a vosotros vuestro Padre Celestial”

Efesios 4:32
El perdón es misericordia
“Antes sed benignos los unos para con otros,
misericordiosos, perdonándoos unos a otros,
como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo”

Colosenses 1:14
Dios perdona nuestros pecados por su muerte en la Cruz
“En quien tenemos redención por su sangre,
el perdón de pecados”

1 Juan 1:9
El hombre se libera del pecado al confesarlo
“Si confesamos nuestros pecados,
Él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados,
y limpiarnos de toda maldad”

Marcos 11:25
Perdonar para recibir contestación a las oraciones
“Y cuando estéis orando, perdonad,
si tenéis algo contra alguno, para que también
vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros
vuestras ofensas”.

Hechos 8:22
El arrepentimiento es esencial para el perdón de pecados
“Arrepiéntete, pues, de esta tu maldad, y ruega a Dios,
si quizá te sea perdonado el pensamiento de tu corazón”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *