Guerrero de Dios: El Perdón Es Esencial

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Y cuando estéis orando, perdonad, si tenéis algo contra alguno, para que también vuestro Padre que está en los cielos os perdone a vosotros vuestras ofensas. (Marcos 11:25)

Si queremos escuchar a Dios, simplemente debemos tener corazones limpios cuando nos acercamos a Él, y una forma segura de estar limpios ante Él es asegurarnos de que hemos perdonado a todos los que nos han lastimado u ofendido. El perdón no es fácil, pero es un requisito previo para la oración efectiva, como lo leemos en el versículo de hoy.

Aunque los discípulos de Jesús estaban familiarizados con Sus enseñanzas sobre el perdón, todavía lo encontraban un desafío. Pedro le preguntó un día: “Señor, ¿cuántas veces tengo que perdonar a mi hermano que peca contra mí? ¿Hasta siete veces?” (Mateo 18:21). Jesús esencialmente dijo: «No. ¿Qué tal setenta veces siete? El número «siete» representa la finalización o la perfección, por lo que todo lo que Jesús realmente estaba diciendo era: «No pongas ningún límite al perdón; solo sigue haciéndolo.» Cuando perdonamos, estamos siendo como Cristo; estamos actuando como Dios actúa: porque Él es un Dios que perdona. El perdón es la misericordia manifestada; es amor en acción, no amor basado en un sentimiento, sino amor basado en una decisión, una elección intencional de obedecer a Dios. De hecho, creo que el perdón es la forma más elevada del amor. El perdón y el amor van de la mano y expresarlos honra y glorifica a Dios, nos pone de acuerdo con Él y nos hace obedecer su Palabra, lo que nos ayuda a escuchar Su voz.

Palabra Diaria: Señor, enséñame a no guardar rencor, ni resentimiento, enséñame a perdonar de corazón, para no cargar ese peso en mi vida y obedecer a Tus mandamientos.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Marcos 11:25
Tema del Capítulo – Marcos 11:

Llegamos ahora a la Semana de la Pasión, la semana en la que murió Jesús, y a los grandes acontecimientos de la misma. I. La entrada triunfal de Cristo en Jerusalén (vv. 1-11). II. La maldición sobre la higuera infructuosa (vv. 12-14). En los versículos 12-14, Jesús maldice la higuera. Esto ocurre la mañana siguiente a la llegada de Jesús a Jerusalén. Jesús tenía hambre, pero la higuera no le proporcionaba frutos para alimentarse. Entonces maldice el árbol para que nadie pueda comer un fruto de él. Más tarde, Jesús entra en el templo y echa a toda la gente que estaba haciendo negocios allí. Derribó todas las mesas que se utilizaban para intercambiar dinero y dijo que las escrituras eran claras en cuanto a que la Casa de Dios es un lugar de culto y no una cueva de ladrones. Poco después, los discípulos pasan por la noche junto a la higuera y comprueban que se ha secado debido a la maldición.

En los últimos seis versos de este capítulo, la autoridad de Jesús es desafiada. Los maestros de la ley y los jefes de los sacerdotes del templo se acercan a él y le exigen una explicación sobre la autoridad con la que hacía los milagros. Cristo les reta a que expliquen quién dio autoridad a Juan o a otros profetas antes que él, pero Jesús nunca explica quién le dio autoridad para hacer lo que estaba haciendo. III. La expulsión, del templo, de quienes lo habían convertido en un lugar de comercio (vv. 15-19). IV El diálogo del Señor con sus discípulos sobre el poder de la fe y la eficacia de la oración, con motivo de la marchitez de la higuera que Él maldijo (vv. 20-26). V. Su respuesta a los que cuestionaban su autoridad (vv. 27-33).

Comentario Bíblico Marcos 11:25:

Los discípulos no podían pensar por qué la higuera se marchitó tan pronto, pero todos los que rechazan a Cristo se marchitan: eso representa el estado de la iglesia judía. No debemos descansar en ninguna religión que no nos haga fértiles en buenas obras. A partir de eso, Cristo les enseñó a orar con fe. Puede aplicarse a la fe poderosa con que son dotados todos los cristianos verdaderos y que hace maravillas en las cosas espirituales. Nos justifica, y así elimina montañas de culpa, que nunca se volverán a levantar en juicio contra nosotros. Purifica el corazón y, así, elimina montañas de corrupción, y las allana ante la gracia de Dios. Una diligencia grande ante el trono de la gracia es orar por el perdón de nuestros pecados; y preocuparse por esto debiera ser nuestro afán diario.

Referencias cruzadas:

Efesios 4:32 – Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.

Lucas 6:37 – No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.

Zacarías 3:1 – Me mostró al sumo sacerdote Josué, el cual estaba delante del ángel de Jehová, y Satanás estaba a su mano derecha para acusarle.

Mateo 6:14-15 – Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial; mas si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará vuestras ofensas.

Apocalipsis 11:4 – Estos testigos son los dos olivos, y los dos candeleros que están en pie delante del Dios de la tierra.

Versículos temáticos – El Perdón al prójimo:

El que cubre la falta busca amistad;
Mas el que la divulga, aparta al amigo.
Proverbios 17:9

Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
Efesios 4:32

Porque si perdonáis a los hombres sus ofensas, os perdonará también a vosotros vuestro Padre celestial.
Mateo 6:14

Soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
Colosenses 3:13

Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren, y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos; entonces yo oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.
2 Crónicas 7:14

No juzguéis, y no seréis juzgados; no condenéis, y no seréis condenados; perdonad, y seréis perdonados.
Lucas 6:37

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.
Mateo 18:21-22

El que encubre sus pecados no prosperará;
Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia.
Proverbios 28:13

Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador,
Y grande en misericordia para con todos los que te invocan.
Salmo 86:5

¿Qué Dios como tú,
que perdona la maldad,
y olvida el pecado del remanente de su heredad?
No retuvo para siempre su enojo,
porque se deleita en misericordia.
Miqueas 7:18