Fructíferos en cualquier terreno

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Y llamó el nombre del segundo, Efraín;[a] porque dijo: Dios me hizo fructificar en la tierra de mi aflicción. (Génesis 41:52)

Señor, que en mis aflicciones, mis miedos, mis angustias, en todas las pruebas que hoy estoy atravesando, vea yo tierra fértil para fructificar los frutos de Tu Espíritu y glorificarte, creciendo en fe, en carácter y en mi voluntad de servirte cada día con mayor fidelidad, amor y compromiso.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje: Génesis 41:52
Tema del Capítulo – Génesis 42

Génesis 42 inicia su relato con dos sueños que tuvo el faraón de Egipto y que Dios utilizó para concederle el conocimiento de algo que estaba lejos de él. Sin embargo nadie había podido interpretar tales sueños y revelar su significado. Fue entonces cuando el copero que había estado con José en la cárcel lo mencionó, contando lo que había hecho. Rápidamente, José fue convocado a comparecer ante el tribunal. Interpretó los sueños con tal autoridad que la certeza de su interpretación fue inmediatamente evidente para todos. Lo importante en esta parte es la confesión de José. «Dios le dará al Faraón una respuesta favorable». La lealtad de José al Señor nunca se había visto afectada. Incluso ofreció sugerencias al rey sobre cómo proceder en la situación existente. Con gran asombro, el rey admite la utilidad de la sugerencia dada y, tras una breve consideración, nombra a José administrador nacional de alimentos.

Inmediatamente se lanza a su nueva carrera con celo y energía. Inicia la política de reserva de grano, que se atesorará durante los inminentes siete años de abundancia. En todo el torbellino de actividades, el hogar y los antepasados no se olvidan (vv. 50-52). Los siete años de abundancia pasaron rápidamente, sólo unos pocos versos del texto están dedicados a este tema. Sobre este amplio telón de fondo de la historia, se desarrollan los acontecimientos de la historia de ese pequeño grupo, en Palestina, que constituye la familia de José.

Comentario Bíblico:
Génesis 41:52

José se apropió de la divina providencia en los nombres de sus dos hijos, Manasés y Efraín. 1. Se le hizo olvidar su desgracia. -2. Se le hizo fructífero en la tierra de su aflicción. Llegaron los siete años de abundancia y se terminaron. Tenemos que esperar el fin de los días tanto de nuestra prosperidad como de nuestra oportunidad. No debemos sentirnos seguros de la prosperidad ni ser perezosos para hacer buen uso de la oportunidad. Los años de abundancia se acabarán; haz todo lo que te viniere a la mano para hacer; y siega en el tiempo de la cosecha. Llegó la escasez y el hambre se hizo sentir no sólo en Egipto sino también en otras tierras. José fue diligente para almacenar mientras duró la abundancia. Cuando llegó el hambre fue prudente y cuidadoso para dar. José estuvo dedicado a labores útiles e importantes. Pero en medio de esta actividad suya fue que su padre Jacob dijo: ¡José no parece! ¡Cuán grande sería la parte de nuestros problemas que se eliminaría si supiéramos toda la verdad! -Que estos sucesos nos conduzcan a Jesús. Hay hambre del pan de vida en toda la tierra. Id a Jesús y haced lo que Él os pida. Escuchad Su voz, pedidle; Él abrirá sus tesoros y satisfará con bondad al alma hambrienta de toda época y nación, sin dinero y sin precio. Pero quienes no dan la debida atención a esta provisión, deben pasar hambre, y los enemigos de ella serán destruidos.