Es vivir el hoy

Publicado por

Así que, no os afanéis por el día de mañana, porque el día de mañana traerá su afán. Basta a cada día su propio mal. (Mateo 6:34)

Hay dos días preciosos en la semana en los cuales y por los cuales nunca me preocupo, dos días despreocupados que permanecen inviolables, libres de temor y aprensión.

Uno de esos días es Ayer; ayer, con sus cuidados e inquietudes, con sus penas y dolores, con todas sus faltas, errores y desaciertos, ha pasado para siempre de manera irrevocable. No puedo deshacer nada de lo que hice, ni anular una sola palabra que pronuncié. Todo lo errado, lamentable y triste de mi vida que en él hay está en las manos del Amor Poderoso que saca miel de la roca y aguas dulces del desierto amargo.

A excepción de los recuerdos hermosos, dulces y tiernos, que perduran como el perfume de las rosas en el corazón del día que se fue, no tengo nada que ver con Ayer. ¡Fue mío! ¡Es de Dios!

Y el otro día por el que no me preocupo es Mañana; mañana, con todas sus posibles adversidades, sus cargas, sus peligros, su gran promesa y su comportamiento deficiente, sus fracasos y errores, está tan fuera de mi dominio como su hermana muerta, Ayer. Es un día que pertenece a Dios. Su sol saldrá con rosado esplendor, o tras una máscara de nubes llorosas, pero saldrá.

Hasta entonces, el mismo Amor y la misma Paciencia que sostuvieron Ayer, sostienen Mañana. A excepción de la estrella de esperanza que fulgura siempre sobre la cumbre de Mañana, y que ilumina con tierna promesa el corazón de Hoy, no tengo ninguna posesión en ese día de gracia que no ha nacido. Todo lo demás está bajo el cuidado seguro del Amor Infinito que es más alto que las estrellas, más vasto que los cielos, más profundo que los mares. ¡Mañana es el día de Dios! ¡Será mío!

Lo que me queda a mi entonces es nada más que un día en la semana, Hoy.

¡Cualquier hombre puede pelear las batallas de Hoy! ¡Cualquier mujer puede llevar las cargas de un solo día! ¡Cualquier hombre puede resistir las tentaciones de Hoy! Oh, amigos, cuando nosotros obstinadamente añadimos las cargas de esas dos eternidades horribles, Ayer y Mañana, cargas que sólo el Dios Todopoderoso puede sostener, es entonces que nos debilitamos. No es la experiencia de Hoy la que enloquece a los hombres. Es el remordimiento por algo que sucedió Ayer, el terror de lo que Mañana puede revelar.

¡Esos días pertenecen a Dios! ¡Déjelos con Él!

Por consiguiente, ¡pienso y obro y me muevo nada más que un día a la vez! Es la manera fácil. Es el día que pertenece al hombre. Con diligencia avanzo en mi carrera y realizo mi tarea designada para ese Día que es el nuestro. El Dios que es  todo poder y todo amor se hace cargo de Ayer y de Mañana.

“Mañana es el secreto de Dios, pero hoy le pertenece para que lo viva.” Todos los mañanas de nuestra vida tienen que pasar delante de Él antes que  puedan llegar a nosotros.

Palabra diaria: Señor, pon mis pensamientos, mi concentración y mi determinación en vivir a plenitud, guiado por Ti, el día de hoy. Que pueda cada día abrir mi corazón a la verdad grandiosa de que puedes borrar mi pasado y darme la seguridad de un hermoso futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *