En los pensamientos de Dios

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia; al contrario, ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida, presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia. (Romanos 6:13)

Dios nos creó a cada uno de nosotros con un espíritu, un alma y un cuerpo. Como creyentes, necesitamos entender que el alma contiene nuestra mente, voluntad y emociones. Ya que el alma está llena de “sí misma” y no quiere someterse al Espíritu Santo, debe ser purificada.

Porque tenemos un libre albedrío, nuestras propias mentes nos dice lo que piensa, pero nuestros pensamientos no son necesariamente los pensamientos de Dios.

Nuestra voluntad dicta lo que queremos, incluso si entra en conflicto con lo que Él quiere para nosotros.

Nuestras emociones determinan nuestros sentimientos, pero en Cristo, nuestro corazón solo debería estar sujeto a Dios y Su Palabra.

Dios quiere que reemplacemos nuestros pensamientos, deseos y sentimientos con los Suyos. No podemos vivir en victoria sobre el pecado hasta que lo hagamos.

Comienza diciéndole a Dios que quieres que Él ponga Su camino en tu alma. En Romanos 6, Pablo nos insta a “ofrecernos” a Él. Toma hoy la decisión de no usar tu alma para ti, sino que en cambio ofrece tu “yo” a Dios.

A medida que el alma se purifica, estará entrenada para llevar los pensamientos de Dios, deseos y sentimientos, y luego te convertirás en una salida poderosa para Su gloria.

Oración diaria: Señor: mi mente, voluntad y emociones a veces se rebelan contra Tu Palabra, pero no quiero vivir de esa manera por más tiempo. Padre, te ofrezco mi alma, sabiendo que cuando lo haga, Tú podrás purificarme y usarme para cumplir Tu voluntad.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Romanos 6:

En Romanos 6, Pablo aborda la cuestión de por qué los cristianos no deben seguir pecando una vez que hemos sido declarados justos por Dios a causa de nuestra fe en Cristo. Después de comparar a Adán y a Cristo y lo que sus elecciones trajeron al mundo, Pablo pasa a preguntar si los cristianos deben continuar en el pecado una vez que han sido salvados. Da varias razones por las que no debemos hacerlo: hemos muerto al poder del pecado sobre nosotros; ahora somos siervos de la justicia; y, de todos modos, ¿qué bien te ha traído el pecado? En Romanos 7, Pablo pasará a discutir lo que significa ser liberado de la ley.

Referencias cruzadas por término – Romanos 6:13:
No ofrezcan los miembros de su cuerpo al pecado como instrumentos de injusticia:

Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados, y limpiarnos de toda maldad.
1 Juan 1:9

Por cuanto todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios, siendo justificados gratuitamente por su gracia, mediante la redención que es en Cristo Jesús.
Romanos 3:23-24

Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría.
Colosenses 3:5

¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la gracia? En ninguna manera.
Romanos 6:15

Ofrézcanse más bien a Dios como quienes han vuelto de la muerte a la vida:

Porque yo te mando hoy que ames a Jehová tu Dios, que andes en sus caminos, y guardes sus mandamientos, sus estatutos y sus decretos, para que vivas y seas multiplicado, y Jehová tu Dios te bendiga en la tierra a la cual entras para tomar posesión de ella.
Deuteronomio 30:16

El que cree en mí, como dice la Escritura, de su interior correrán ríos de agua viva.
Juan 7:38

Nunca digas: ¿Cuál es la causa de que los tiempos pasados fueron mejores que estos? Porque nunca de esto preguntarás con sabiduría.
Eclesiastés 7:10

Con Cristo estoy juntamente crucificado, y ya no vivo yo, mas vive Cristo en mí; y lo que ahora vivo en la carne, lo vivo en la fe del Hijo de Dios, el cual me amó y se entregó a sí mismo por mí.
Gálatas 2:20

Presentando los miembros de su cuerpo como instrumentos de justicia.:

Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.
Mateo 6:33

Por lo cual no resbalará jamás;
En memoria eterna será el justo.
Salmo 112:6

Hacer justicia y juicio es a Jehová
Más agradable que sacrificio.
Proverbios 21:3

Los ojos de Jehová están sobre los justos,
Y atentos sus oídos al clamor de ellos.
Salmo 34:15

Mas también si alguna cosa padecéis por causa de la justicia, bienaventurados sois. Por tanto, no os amedrentéis por temor de ellos, ni os conturbéis.
1 Pedro 3:14

Al que no conoció pecado, por nosotros lo hizo pecado, para que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en él.
2 Corintios 5:21

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *