Cuenta tu historia

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

«Al entrar él en la barca, el que había estado endemoniado le rogaba que le dejase estar con él. Mas Jesús no se lo permitió, sino que le dijo: Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti. Y se fue, y comenzó a publicar en Decápolis cuán grandes cosas había hecho Jesús con él; y todos se maravillaban» (Marcos 5:18-20)

Estoy seguro de que Dios nos ha dado a todos por lo menos un testimonio de cómo ha tocado nuestras vidas, como nos ha cambiado y como trabaja día a día en nosotros, transformándonos, fortaleciéndonos, obrando en su propósito de bien. En ese proceso El Señor nos pide a cambio una pequeña pero poderosa contribución: compartir esa historia de bendiciones en Él, con aquellos que nos rodean.

Marcos 5 nos muestra una grandiosa evidencia de ese llamado. Mientras Jesús arribaba con sus discípulos en la región de los gadarenos, se encontró con un hombre poseído por demonios, por cuya condición había sido forzado a vivir en un retirado cementerio. Allí daba muestras del terror al que era sometido por tales demonios: no tenía control sobre sí mismo y su fuerza extrema podía romper los grillos y cadenas con los que había sido atado para mantenerlo en calma. Pasaba día y noche entre llanto y gritos hiriéndose a sí mismo en busca de liberarse de aquel tormento.

En el momento en que Jesús tuvo contacto con él, todo ese cuadro cambió radicalmente: los demonios reconociendo la autoridad de Jesús se arrodillaron ante Él y fueron expulsados de aquel hombre. Finalmente su alma había sido sanada y su espíritu era nuevamente libre. Como agradecimiento, pidió acompañar a Jesús y viajar con Él, pero este a cambio le solicitó sólo una cosa: «Vete a tu casa, a los tuyos, y cuéntales cuán grandes cosas el Señor ha hecho contigo, y cómo ha tenido misericordia de ti».

Jesús no esperaba nada a cambio, no quería una retribución material, no quería ser exaltado, no quería reconocimiento de hombre. En ese momento la más grande acción que honraría la tarea de Dios en Él para ese hombre, sería ordenarle dar a los suyos, testimonio fiel de aquella obra de liberación que El Señor había realizado sobre su alma y espíritu.

De esa misma forma, Dios quiere usar nuestra historia, nuestras experiencias, las maneras en que nos ha hablado, las transformaciones que en Él han ocurrido en nuestras vidas, como herramienta para transmitir a otros la grandeza de su presencia, cuidado y misericordia. Con todo lo que Él nos ha dado, esa es una mínima tarea, pero que lo honrará grandemente.

Aprovecha cada oportunidad de brindar a los que te rodean lo maravilloso de contar con la presencia de Dios. Será una de las más bellas formas de agradecerle las infinitas bendiciones que nos brinda cada día de nuestras vidas.

Señor, Dame la sabiduría para transmitir con mis palabras y acciones, el maravilloso testimonio de Tu presencia en mi vida: como has calmado mi alma en la abundancia, como me has levantado en la angustia y el dolor, como has fortalecido mi caracter y mi fe en cada prueba superada. Guíame a ser instrumento de Tu propósito a través de esos testimonios.  En Ti confío Señor. Amén.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Marcos 5:18-20
Tema del Capítulo – Marcos 5:

Expulsar a los demonios

Junto con sus discípulos, Jesús llega a la región de Gadarenes donde se encuentran con un hombre poseído por demonios. A lo largo de los años nadie había podido controlar a este hombre y por eso vivía solo en las tumbas. Cuando el hombre vio a Jesús cayó de rodillas y Jesús le exigió saber su nombre. El respondió que su nombre era Legión debido a todos los demonios que estaban dentro de él.

Jesús ordenó a los demonios que salieran de su cuerpo y los espíritus malignos entraron en una piara de cerdos que estaba cerca. Los cerdos se precipitan por una pendiente y se ahogan en las aguas.

Los cuidadores de los cerdos acuden a Jesús para informarle del incidente. Pero cuando ven al hombre antes poseído sentado junto a Jesús, vestido y limpio, se asustan. Se corrió la voz de cómo Jesús había curado al hombre y de lo que había sucedido con los cerdos. El hombre le rogó a Jesús que se fuera con él, pero le ordenó que se fuera con su gente y contara a los suyos como había sido salvado.El hombre le rogó a Jesús que se fuera con él, pero le ordenó que se fuera con su gente.

Comentario Bíblico:
Marcos 5:18-20

Algunos seguidores de Cristo francamente intencionados son como el endemoniado del pasaje de hoy. Los mandamientos de la ley son como cadenas y grillos para frenar a los pecadores en sus malos rumbos; pero ellos rompen esos frenos, y eso es prueba del poder del diablo en ellos. Una legión de soldados estaba compuesta por seis mil hombres o más. ¡Cuántas multitudes de espíritus caídos debe de haber, y todos enemigos de Dios y del hombre, cuando aquí había una legión en un solo pobre infeliz! Muchos hay que se levantan contra nosotros. No somos adversarios que podamos enfrentar a los enemigos espirituales con nuestra propia fuerza, pero en el Señor, y con el poder de su fuerza, seremos capaces de resistirlos aunque haya legiones de ellos. Cuando el transgresor más vil es liberado de la esclavitud de Satanás por el poder de Jesús, se sienta contento a los pies de su Libertador y oye su palabra, que libera a los desdichados esclavos de Satanás, y los cuenta entre sus santos y siervos.

Referencias Cruzadas:

Daniel 4:1-3 – Nabucodonosor rey, a todos los pueblos, naciones y lenguas que moran en toda la tierra: Paz os sea multiplicada. Conviene que yo declare las señales y milagros que el Dios Altísimo ha hecho conmigo. ¡Cuán grandes son sus señales, y cuán potentes sus maravillas! Su reino, reino sempiterno, y su señorío de generación en generación.

Daniel 4:37 – Ahora yo Nabucodonosor alabo, engrandezco y glorifico al Rey del cielo, porque todas sus obras son verdaderas, y sus caminos justos; y él puede humillar a los que andan con soberbia.

Isaías 38:9-20 – Escritura de Ezequías rey de Judá, de cuando enfermó y sanó de su enfermedad: Yo dije: A la mitad de mis días iré a las puertas del Seol; privado soy del resto de mis años. Dije: No veré a JAH, a JAH en la tierra de los vivientes; ya no veré más hombre con los moradores del mundo. Mi morada ha sido movida y traspasada de mí, como tienda de pastor. Como tejedor corté mi vida; me cortará con la enfermedad; me consumirás entre el día y la noche. Contaba yo hasta la mañana. Como un león molió todos mis huesos; de la mañana a la noche me acabarás. Como la grulla y como la golondrina me quejaba; gemía como la paloma; alzaba en alto mis ojos. Jehová, violencia padezco; fortaléceme. ¿Qué diré? El que me lo dijo, él mismo lo ha hecho. Andaré humildemente todos mis años, a causa de aquella amargura de mi alma. Oh Señor, por todas estas cosas los hombres vivirán, y en todas ellas está la vida de mi espíritu; pues tú me restablecerás, y harás que viva. He aquí, amargura grande me sobrevino en la paz, mas a ti agradó librar mi vida del hoyo de corrupción; porque echaste tras tus espaldas todos mis pecados. Porque el Seol no te exaltará, ni te alabará la muerte; ni los que descienden al sepulcro esperarán tu verdad. El que vive, el que vive, éste te dará alabanza, como yo hoy; el padre hará notoria tu verdad a los hijos. Jehová me salvará; por tanto cantaremos nuestros cánticos en la casa de Jehová todos los días de nuestra vida.

Tema Principal:

Alabar a Dios con nuestro testimonio

Versículos Temáticos:

«Alabanza y magnificencia delante de él; 

    Poder y gloria en su santuario.» Salmos 96:6

-«Te ofreceré sacrificio de alabanza, 
    E invocaré el nombre de Jehová.» Salmos 116:17

-«Grande es Jehová, y digno de suprema alabanza; 
    Y su grandeza es inescrutable.» Salmos 145:3

-«Cantad a Jehová con alabanza, 
    Cantad con arpa a nuestro Dios.» Salmos 147:7

-«Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios; 
    Pagaré lo que prometí. 
    La salvación es de Jehová.» Jonas 2:9

-«Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre.» Hebreos 13:15

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *