Comentario Diario #67: Salmos 40:6-7

Posted by

Versículo:

Sacrificio y ofrenda no te agrada; Has abierto mis oídos; Holocausto y expiación no has demandado. Entonces dije: He aquí, vengo; En el rollo del libro está escrito de mí. (Salmos 40:6-7)

Comentario:

Sabemos que en el contexto del Antiguo Testamento, las ofrendas designadas en el templo eran una de las formas en que los siervos de Dios le expresaban su gratitud y amor. Sin embargo, para Dios no eran más grandes que la devoción personal establecida en el corazón.

Incluso hoy en día, la gente sigue confundida y perdida en cuanto a si dedican sus bienes u ofrendas materiales a Dios para complacerlo; esto se debe en gran parte a una mala interpretación y a veces a una intención maliciosa que lleva a los hombres a creer que Dios «mide» el tamaño, el valor y el sacrificio de sus ofrendas. ¡No actúa así!

A lo largo del Salmo 40, nos damos cuenta de que lo más importante para Dios es un corazón que confíe en Él; también nos muestra que sólo Dios puede cambiar nuestros labios, dándonos nuevas clamores de alabanza a Dios.

Los oídos de David se abrieron para que pudiera escuchar a Dios.

Cuando abrimos los oídos y nos preparamos para oír la voz de Dios y seguir su voluntad, no hay ninguna ofrenda o sacrificio que supere tal convicción.

Oración:

¡Señor, mi ofrenda es mi corazón y mi oído listo para entenderte!