Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 17

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 17. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 17 trata del lugar donde se ofrecerán los sacrificios. El ritual de sangre del Día de la Expiación muestra la importancia de la sangre animal a los ojos de Dios.

La sangre del animal significaba la muerte del mismo. Por lo tanto, cuando los israelitas querían matar animales de sus rebaños o manadas para comer, no debían sacrificar los animales sin pensar. Pero llévalos al altar del tabernáculo y mátalos como ofrenda de paz.

Comentario por versículos

17.1-26.46 – Esta sección, que consiste principalmente en leyes que rigen la vida ética y moral del israelita, se denomina generalmente código de santidad. La primera mitad del libro del Levítico describe todos los sacrificios, subraya la importancia de la pureza ritual y los procedimientos necesarios para obtenerla, y muestra el significado y las ceremonias del Día de la Expiación (cómo llegar a ser y permanecer puro y perdonado). La segunda parte, que veremos en este punto, da instrucciones sobre cómo deben vivir las personas que son puras y han sido expiadas de sus pecados.

17:1-7 – Debido a la forma en que comienzan estas reglas, algunas personas han entendido que todo animal muerto debía ser llevado al tabernáculo, incluso si la intención de su dueño era utilizarlo como alimento y no como sacrificio. Sin embargo, el lenguaje utilizado y las razones expuestas indican que estas normas sólo incluyen a los animales destinados o utilizados para el sacrificio. Tenían que ser llevados a la puerta del tabernáculo de acuerdo con la instrucción de sacrificio anterior. Este procedimiento pretendía evitar dos abusos: (1) matar un animal para uso propio, decir palabras sagradas e imaginar que se había ofrecido un sacrificio legítimo a Yahvé y (2) ofrecer un sacrificio a una deidad pagana, un demonio.

17.3 – La expresión cualquier hombre de la casa de Israel muestra que no había excepciones: todos los que sacrificaban ciertos animales debían llevarlos a la tienda de reunión como sacrificio. Sólo los bueyes, los corderos y las cabras figuran como animales de sacrificio. Los que eran defectuosos y no amenazaban la salud humana eran sacrificados por su carne, pero no podían ser aceptados para los sacrificios.

17.4 – A ese hombre se le imputará la sangre. Esta expresión suele referirse al asesino de un ser humano. Sin embargo, la sangre del sacrificio era el único medio de expiar el pecado; profanar esta disposición de Dios significaba una grave ofensa.

17.5 – La expresión y ofrecerles significa que pueden ofrecer. El sacrificio en campo abierto estaba prohibido.

17.6,7 – Los demonios eran las deidades paganas en forma de cabras, como los sátiros. Se creía que esos ídolos habitaban el desierto. Israel probablemente entró en contacto con el culto a los sátiros cuando el pueblo se estableció en Gosén (Gn. 47:1-6). La expresión tras los cuales se prostituyeron indica esta adoración de Israel a otros dioses y la posición del Señor en relación con esta adoración. El adulterio era un pecado muy grave; renunciar a la fe en el Señor era aún más grave. La apostasía hiere profundamente a Dios. Otra pista que indica que las instrucciones no hablaban del sacrificio del animal para el consumo, sino de los animales de sacrificio es el estatus perpetuo. Cuando el culto de Israel estaba centralizado en Jerusalén, algunas familias vivían a más de 100 millas del templo. Era prácticamente imposible que esos individuos recorrieran toda esa distancia cada vez que mataban un animal para el consumo. Sin embargo, la gente podía viajar a Jerusalén para ofrecer una ofrenda de sacrificio.

17.8,9 – Estas instrucciones se extendían a los extranjeros que residían en el pueblo de Israel.

17.10 – Comer la sangre estaba prohibido, y el término alguna sangre indica que la prohibición se extendía a la sangre en cualquier forma, incluyendo la que no se drenaba del animal cuando era sacrificado.

17.11,12 – El verso 11 explica el principio fundamental del uso de la sangre para la expiación: el alma de los seres humanos y de los animales está en la sangre. Si la criatura pierde su sangre, también pierde su alma (o vida). Sin embargo, la declaración que habéis dado subraya que la sangre en sí no tiene ningún poder intrínseco para hacer propiciación por el pecado; esa propiedad la da el Señor. Dios designó la sangre como el elemento que posee tal poder porque representa la vida en un ser vivo. La vida de uno sólo puede recibir expiación con el sacrificio de otra vida. El autor de Hebreos subrayó el carácter temporal de los sacrificios y el uso de la sangre de los animales. Requerían una renovación constante. Sin embargo, el único sacrificio de Jesús tiene efecto eterno (Heb. 9:12-14,25-28).

17.13-14 – Los animales salvajes y la mayoría de las aves no eran aptos para el sacrificio, aunque fueran puros. Su sangre drenada y cubierta de tierra confirmó el principio divino de que ésta era el sustento de la vida y el instrumento que efectuaba la expiación. La sangre debía ser tratada con reverencia.

17.13 – La expresión que se come se refiere a los animales puros, según las normas del capítulo 11, y la cobertura con polvo indica un entierro simbólico.

17.14.15 – La razón de la impureza en este contexto era el contacto con el cadáver que todavía tenía sangre que no podía ser drenada. La Ley prohibía el consumo de cualquier animal que hubiera muerto por causas naturales (Deut. 14-21). En este caso, la persona quedaba ritualmente impura hasta la noche, que era el nivel más leve de impureza.

17:16 – El nivel más leve de impureza se convertiría en iniquidad si no se realiza la limpieza requerida.

Devocional:

Habló Jehová a Moisés, diciendo: Habla a Aarón y a sus hijos, y a todos los hijos de Israel, y diles: Esto es lo que ha mandado Jehová. (Levítico 17:1-2)

El capítulo 17 del Levítico introduce el tema de las leyes rituales que debían seguir los israelitas. Algunos estudiosos consideran que se trata de un manual o código de santidad dentro del libro, pero este punto de vista parece empobrecer la lectura del texto en su conjunto, en el que Dios establece su trono sobre Israel, llevándoles a aceptar su gobierno y guía como único medio de vivir en su presencia. Este capítulo en particular se refiere a la posibilidad de que un israelita ofrezca un sacrificio fuera de las normas establecidas por Dios. Esta seriedad llevaría a la nación a dos posturas extremadamente saludables: (1) el sacrificio de animales se haría bajo supervisión, cumpliendo las exigencias del santuario (Lev. 3.1-17), del sacerdocio (Lev. 7.11-18) y de la propia familia, que también comería parte del sacrificio. Además (2) liberaría a Israel de cualquier acercamiento a la idolatría, ya que sabemos que tenían una fuerte tendencia a alejarse del Señor (Ex 32,1-6).

En estos términos, observe hasta qué punto la obediencia a la palabra revelada nos da seguridad y hasta qué punto la relativización de las ordenanzas bíblicas puede exponernos a doctrinas y prácticas diabólicas. Hoy en día, nos horroriza ver a las comunidades cristianas presentar tales doctrinas y prácticas sincretistas. El texto del Levítico refuerza la necesidad de respetar lo que Dios ha revelado, de no ir más allá de lo que está escrito y de cuestionar siempre con sabiduría y prudencia si lo que estamos haciendo ha sido efectivamente revelado e instituido por el Señor en la Sagrada Escritura.

Oración:

Señor, danos la gracia de seguir Tus mandatos con humildad y veradera obediencia haciendo todo aquello que realmente nos has mandado a cumplir según Tu Palabra.