Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 14

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 14. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El capítulo anterior orientó a los sacerdotes sobre cómo declarar a un leproso ceremonialmente impuro. No se dan instrucciones para curar al leproso. Pero cuando Dios lo había curado, los sacerdotes, en este capítulo, reciben orientación sobre cómo limpiarlo. El remedio aquí sólo se adapta a la parte ceremonial de su enfermedad. Pero la autoridad que Cristo dio a sus ministros fue la de curar a los leprosos, y de esta manera limpiarlos. Aquí tenemos: I. La declaración solemne de que el leproso estaba limpio, acompañada de una importante ceremonia, vv. 1-9. II. Los sacrificios que debía ofrecer a Dios, ocho días después, vv. 10-32. III. Las medidas a tomar con una casa en la que aparecieran signos de lepra, vv. 33-53. Y la conclusión y el resumen de todo el asunto, vv. 54ss.

Comentario por versículos

14.1-32 – Esta sección detalla el rito para la limpieza de un leproso.

14.2 – El sacerdote era el encargado de diagnosticar la impureza. Por lo tanto, también se le pedía que ministrara los sacrificios y otras ceremonias que marcaban, y celebraban, el regreso de la persona proscrita a la sociedad.

14.3 – Aunque la persona estuviera curada, seguía siendo impura y no podía volver al campamento hasta que se cumplieran los ritos necesarios (v. 8). Esto no contradice la instrucción de llevar al enfermo al sacerdote, ya que el sacerdote [salió] fuera del campamento y luego la persona fue llevada a él. La frase si se cura la plaga de lepra del leproso indica que estas ceremonias no tenían el propósito de curar. Eran para la confirmación de la enfermedad y la celebración del restablecimiento de la salud, la purificación del enfermo curado y su readmisión entre el pueblo y en el culto.

14.4 – La madera de cedro se utilizaba probablemente por su durabilidad y resistencia a la descomposición, simbolizando la curación del paciente de la descomposición que amenazaba su vida. El carmesí era un tinte rojo que se obtenía de un insecto. En la ceremonia de purificación, se utilizaba un paño o cuerda de este color para simbolizar la sangre, el agente del sistema de sacrificios que representaba la victoria sobre el pecado y la muerte. En cuanto al hisopo, era una hierba aromática que se utilizaba para condimentar los alimentos, perfumar y con fines medicinales.

14.5 – El término aguas vivas es literalmente agua corriente. Esta agua procedía de un manantial o de un arroyo, a diferencia de la que procedía de una cisterna, una vasija o un estanque. El agua estancada simbolizaba el potencial de la muerte, y el agua corriente, la vida. En el procedimiento en cuestión, la sangre del ave goteaba en el agua que había en la vasija de barro.

14.6,7 – Y probablemente las ramas del hisopo fueron atadas al palo de cedro con el paño carmesí. Con esto en una mano y el pájaro vivo en la otra, el sacerdote lo sumergía todo en la sangre mezclada con el agua que había en la vasija de barro y luego rociaba el contenido sobre la cabeza del que iba a ser purificado. Este procedimiento debe realizarse siete veces. El pájaro muerto representaba la enfermedad que se había curado. La aspersión iniciaba el proceso del rito de limpieza, permitiendo así la readmisión de la persona en la sociedad y el culto. Después de ser sumergido en la sangre del pájaro muerto, el pájaro vivo fue liberado sobre la faz del campo. Esta actitud alejaba simbólicamente del campamento y del tabernáculo la impureza del individuo que volvía a la vida social.

14.8,9 – Dos lavados de la ropa y del cuerpo, dos afeitados del vello corporal y siete días fuera de la tienda completaban el rito de purificación. Sin duda, esto servía para la higiene y eliminaba los residuos que podían transmitir enfermedades contagiosas a otras personas. El afeitado era un procedimiento muy – drástico en el antiguo Israel (2 Sam. 10:4,5). El crecimiento del cabello probablemente aseguró a toda la gente que el paciente estaba, de hecho, curado.

14:10-12 – El octavo día era el día de la circuncisión para los recién nacidos. El simbolismo de un nuevo comienzo, casi como si naciera de nuevo en la comunidad de fe, continuó. En el momento de entregar la ofrenda de comida, el individuo debe traer, entre otros elementos, tres diezmos de harina fina (aproximadamente 6,6 litros en seco) y un tronco de aceite (aproximadamente 300 ml).

14:13 – Estas ofrendas se llevaban a la puerta del tabernáculo (Lev. 1:3; 4:4,14). El lugar donde se mataba el cordero se llamaba el lugar santo. Por lo tanto, esto tuvo lugar después de la entrada, en el patio del tabernáculo, y no fuera.

14:14-18 – Estos ritos son similares a los procedimientos realizados por Moisés en la consagración de Aarón y sus hijos como sacerdotes (Lev. 8:23). Varias partes del cuerpo eran ungidas con sangre y aceite, simbolizando la inversión de la situación del individuo ante Dios: de impuro y desterrado a limpio y reintegrado en la sociedad.

14.19,20 – Con estas tres ofrendas y la ofrenda por la culpa o la transgresión (v. 12), el individuo tomaba los sacrificios requeridos, procedimientos imposibles de realizar durante el tiempo de impureza.

14:21-32 – Las reglas de Dios para Israel mostraban una especial preocupación por los pobres. En cuanto a las ofrendas, el pobre israelita debía traer un cordero para la ofrenda por la culpa. Sin embargo, para la ofrenda por el pecado y para el holocausto, se le permitió ofrecer tórtolas y pichones. Además, la ofrenda de harina se redujo de tres diezmos a uno de la harina más fina. El procedimiento para la reincorporación a la sociedad de un indigente económico consistía básicamente en lo mismo que se exigía a los demás israelitas.

14.33-53 – Aquí encontramos las normas sobre la plaga de la lepra en las casas. Al igual que los seres humanos y las telas, la casa debía ser examinada por los sacerdotes. Si había signos en una residencia, la casa se ponía en cuarentena durante una semana, al igual que las personas y la ropa. Al igual que con los trozos de tela, se intentó reparar la casa reparando sólo la parte infectada. Si la plaga reaparecía, la casa quedaba destruida. Las m o radias de los israelitas se construían con ladrillos de arcilla sobre cimientos de piedra. Las paredes estaban enlucidas con cal. El crecimiento de las plagas sobre o en el yeso era posible, pero no muy común. Cuando se produjo y se extendió rápidamente, causó graves problemas a los habitantes de la casa.

14:34-44 – La declaración en la tierra de Canaán, que te daré en posesión, se refiere a la tierra que Dios prometió dar a los descendientes de Abraham (Gn. 15:18-21; Dt. 6:10,11; 8:7-9). También se vería afectado por la plaga de la lepra. Este término es el mismo que se utiliza en el hebreo en Levítico 13.2, indicando los graves problemas de la piel que pueden afectar al hombre. Todos ellos eran procesos malignos infecciosos y contaminantes, ya sea en la piel humana, en las telas o en las casas.

14.45,46 – Si todos los esfuerzos realizados para salvar la casa fracasaban, ésta se destruía y sus restos se retiraban del lugar para que las demás viviendas no se contaminaran.

14.47 – Acostarse significa dormir durante la noche en la casa.

14.48-53 – El procedimiento para limpiar las impurezas de la casa era el mismo que para una persona.

14.54-57 – La declaración de estos versículos concluye la sección de Levítico 13.1-14.57. Se citan de nuevo las características comunes de las contaminaciones, ya sea en las personas, en las telas o en las paredes de las casas. La profanación requería acciones de limpieza. Si no se podía quitar, todo lo que estaba contaminado debía ser quitado de en medio del pueblo de Dios. Incluso hoy en día, la impureza requiere una acción por parte de las personas. Sin embargo, Dios ha proporcionado un remedio infinitamente fuerte para contrarrestar la falta de pureza humana: la sangre de Cristo, que purifica desde el principio y sigue purificando para siempre.

Devocional:

Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Esta será la ley para el leproso cuando se limpiare: Será traído al sacerdote. (Levítico 14:1-2)

El capítulo 14 del Levítico trata de los rituales de purificación para las personas que se enfrentaban a las enfermedades de la piel del capítulo anterior, así como en los casos en que el moho se extendía en una residencia. Dios se encargó de prescribir tanto el diagnóstico y el tratamiento como el procedimiento que declararía la cura de este mal. El restablecimiento de un leproso era de especial relevancia, pues debía mantenerse en completo aislamiento hasta que se comprobara la curación. La vida civil, familiar y religiosa se vio traumáticamente interrumpida. Obsérvese en el texto de Mateo 8, que narra la curación del leproso, el anhelo de restauración del paciente y cómo el propio Jesús recomendó que se observaran las instrucciones de este capítulo.

La ceremonia de purificación estaba increíblemente llena de simbolismo que apuntaba a la obra de Cristo. Los estudiosos consideran que la lepra es una imagen del pecado y que el rito de limpieza recuerda la obra perfecta de Cristo en la cruz. El leproso fue llevado fuera del campamento para el último examen. El rito se realizaba con dos pájaros, una pila de agua, un paño rojo y un palo de hisopo. El primer pájaro fue inmolado y su sangre se vertió en la pila. El pájaro vivo, el paño y el palo se rociaban con esa mezcla y luego, con el palo de hisopo, se rociaba siete veces el agua con la sangre sobre el leproso. El ave viva fue liberada en el campo abierto.

En estos elementos, hemos visto la obra realizada por el Señor: el ave inmolada como sacrificio que nos purifica. La vara, como el árbol. El paño rojo, el color de la sangre de la redención. El pájaro vivo empapado en agua y sangre, el cristiano lavado en la sangre de Cristo y libre para una nueva vida de paz y libertad. Que siempre estés agradecido porque el Salvador nos ha limpiado de nuestros pecados y nos ha llevado a una nueva vida ante el Señor.

Oración:

Señor, gracias por Tu sacrificio con el que nos has limpiado de toda mancha. Guíame a ser digno de ese inmenso amor.