Biblia Devocional en 1 Año: Levítico 12

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Levítico 12. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Levítico 12 trata de la Purificación de la mujer después del parto. Una consecuencia del pecado de Eva que afectó a las mujeres en general fue la molestia y el dolor del parto (Génesis 3:16).

Así que el proceso de concebir y dar a luz se vio afectado por el pecado desde el principio (Salmos 51:5), que es probablemente la razón por la que la ley israelita exigía que la madre se limpiara ceremonialmente después del parto.

Comentario por versículos

12:1,2 – El niño no hizo impura a la madre. Dios ordenó y bendijo el embarazo desde el principio, incluso antes del pecado en el jardín del Edén (Gn. 1:28). Sin embargo, la sangre y los fluidos del parto hacían a la madre ritualmente impura durante un cierto período, al igual que otras sustancias corporales contaminaban a las personas (cap. 15). Tal estado no era necesariamente un juicio o un castigo a la moral de la que daba a luz. Los siete días de impureza relativos al nacimiento de un hijo varón correspondían al mismo intervalo de tiempo que la impureza del período menstrual de la mujer (Lev. 15:19-24).

12.3 – Investigaciones médicas recientes han concluido que el octavo día de nacimiento es el mejor día para realizar la circuncisión. Antes de esta fecha la sangre del recién nacido no coagula tan bien, y después la sensibilidad al dolor es mucho mayor. La circuncisión también era practicada por pueblos como los amonitas, moabitas y edomitas. Para el pueblo de Israel, sin embargo, simbolizaba la alianza de Dios con Abraham (Gn. 17:9-14). El hecho de que este símbolo incluyera el órgano reproductor masculino era un recordatorio de que Dios prometió a Abraham muchos descendientes.

12.4 – El octavo día también marcaba el fin de la impureza materna con respecto a las actividades diarias y los objetos comunes. La mujer ya no los profanaría tocándolos. Pero la impureza personal continuaría durante otros treinta y tres días. Este periodo corresponde al periodo de protección. Después de siete días, la mayoría de las secreciones han cesado, pero algunos signos sutiles pueden persistir hasta seis semanas. La expresión en la sangre de su purificación nos lo recuerda. La sangre es el conducto de la vida en el cuerpo y el agente de limpieza del pecado, tanto en el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento como en el sacrificio de Jesucristo. Al mismo tiempo, la sangre puede ser una fuente de contaminación y muerte en algunas situaciones, y también si no se utiliza adecuadamente.

12.5 – El nacimiento de una niña duplicó el período de impureza ritual. Sin embargo, no se da ninguna razón para ello.

12.6 – Los sacrificios requeridos eran los mismos para un hijo o una hija, mostrando que Dios puso a ambos sexos en igualdad de condiciones, y pretendía que su pueblo hiciera lo mismo. El holocausto (cap. 1) y la ofrenda por el pecado (cap. 4) eran dos de las cinco ofrendas regulares que los israelitas habían sido instruidos para llevar ante Dios. Tras el nacimiento de un niño, estos sacrificios se dejaban en manos de la madre, aunque el padre solía acompañarla (Lc. 2.22-24). El hecho de que la madre tuviera que ofrecer ella misma los sacrificios nos muestra que las mujeres eran bastante participativas en el culto de Israel. Conviene recordar que los animales tomados para la expiación del pecado, una tórtola o una tórtola, eran las ofrendas de menor coste. Los pobres podían tomar estas aves cuando no podían permitirse ofrecer un cordero (Lev. 5:7).

12.7 – En este verso, la repetición de la expresión masculino o femenino enfatiza el mismo grado de importancia de ambos sexos.

12.8 – La frase si su mano no alcanza para un cordero significa literalmente si no tiene suficiente en su mano para ofrecer un cordero. Comprar un animal para ofrecerlo en sacrificio era probablemente tan común como criar uno con el mismo fin. Dos puntos destacados por este pasaje son que (1) los pobres no estaban excluidos de la participación en los sacrificios del pueblo por su falta de recursos, y (2) los indigentes no estaban excusados de participar activamente por su pobreza. María, después del nacimiento de Jesús y de los días para su purificación, fue al templo de Jerusalén siguiendo estas normas (Lc 2,22-24) Su ofrenda fueron dos aves. José y María eran muy pobres, y los Reyes Magos aún no los habían visitado, llevando los valiosos regalos para el Rey que acababa de nacer.

Devocional:

Habla a los hijos de Israel y diles: La mujer cuando conciba y dé a luz varón, será inmunda siete días; conforme a los días de su menstruación será inmunda. (Levítico 12:2)

El capítulo 12 del Levítico trata de la purificación de la mujer después del parto. Algunas expresiones de este texto pueden sonarnos muy extrañas, porque consideramos que el nacimiento de un niño es un gran milagro del Señor. Pero esto se debe a las barreras culturales y lingüísticas que encontramos al vivir miles de años después de estas instrucciones. Para la comprensión de este texto, hay que tener cuidado en definir el significado de la expresión «impuro». Impuro, en el uso del Levítico, no significa pecaminoso o impuro. La palabra tiene el significado de inadecuación ceremonial.

El parto representa la consumación del propósito de Dios de que la humanidad dé fruto y llene la tierra (Gn. 1:28), y los hijos se consideran una herencia del Señor (Sal. 127:3). Pero las secreciones corporales del nacimiento de un niño hacían a la madre ceremonialmente impura. Durante el período señalado, no podía aparecer en el santuario para el culto. Este rito, que puede parecer cruel en un momento de extrema felicidad familiar, en realidad protegía a la madre y al recién nacido en el periodo en que ambos serían más susceptibles a las enfermedades e infecciones en el periodo postnatal. Nótese aquí, entre líneas, que las restricciones de la fe no deben considerarse como algo malo, sino como el extraordinario cuidado que Dios tiene por el pueblo que ha elegido para sí.

Oración:

Señor, gracias por el cuidado que has tenido por Tu creación desde el inicio de los tiempos. Que seamos dignos para corresponder con justicia a ese perfecto amor.