Biblia Devocional en 1 Año: Josué 9

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 9. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

A medida que la fama de Israel se extendía, algunas tribus cananeas unieron sus fuerzas para resistir cualquier avance (9:1-2). Sin embargo, los habitantes de Gabaón y de otras tres ciudades del altiplano central pensaron en una forma diferente de protegerse. Sabiendo que Israel destruiría a todos los habitantes de Canaán, engañaron a los líderes de Israel para que accedieran a no matarlos. Lo hicieron fingiendo que no eran de Canaán, sino de un país lejano (9:3-15). Los israelitas se enfadaron cuando descubrieron la verdad, pero los líderes no rompieron su promesa. Permitieron que los gabaonitas vivieran, pero los pusieron a trabajar para Israel (9:16-21). Los gabaonitas estaban agradecidos por estar vivos y se sometieron de buen grado al dominio de Israel (9:22-27).

Comentario por versículos

9:1,2 – Los reyes cananeos se unieron para oponerse a Israel. Sin embargo, el texto no dice si dicha coalición luchó realmente contra el pueblo de Dios, ya que desaparece de la escena después del versículo 2. Aquí se enumeran seis grupos étnicos de Canaán, que a menudo se mencionan juntos (Jos 3,10). Por otro lado, Dios le dijo a Israel que destruyera a esas naciones. No quería que su pueblo se aliara con esa gente bajo ninguna circunstancia (Ex 23.28-33; Dt 7.1-5; 20.16-18).

9.3 – Gabaón estaba relativamente cerca de Hai y a unos 10 km al noroeste de Jerusalén. El lugar es conocido principalmente por la astucia de sus habitantes descrita en este capítulo.

9.4-6 – Los gabaonitas simularon que habían viajado una gran distancia, como si hubieran venido de una tierra lejana. Sabían que Israel podía hacer tratados con ciudades que estaban muy lejos de él (Ex. 34:11,12; Deut. 20:10-18). Así, si la declaración de los individuos de Gabaón en el versículo 6 fuera cierta, el pacto que los israelitas hicieron con ellos estaría autorizado. Un pacto era un acuerdo legal. La expresión literal en hebreo significa cortar un pacto, lo que puede aludir a la antigua costumbre de sacrificar un animal para ratificar el acuerdo (Gn 15,10).

9.7 – El pueblo de Gabaón se llamaba heveo y estaba entre los pueblos que debían ser destruidos (Ex. 34.11; Dt. 20.17). Israel no debería haber hecho un trato con ellos. Este versículo muestra que inicialmente los hijos de Israel desconfiaban de los gabaonitas.

9.8 – En otras palabras, la expresión ¿quién eres y de dónde vienes? significa literalmente ¿de dónde vienes? Una interpretación detallada de las palabras de los gabaonitas en el versículo 6 y las de Josué en el versículo 8 revela las diferencias en su percepción de la situación. Los gabaonitas declararon que habían venido de una tierra lejana, y la forma en que lo expresaron dejó claro que, en su mente, ya habían llegado a su destino, es decir, habían llegado de una tierra lejana. Cuando Josué los interroga, la forma en que se expresa deja ver que cree que los viajeros estaban simplemente de paso. Podemos parafrasear sus palabras como: «¿De dónde vienes que has pasado por aquí?». La astucia de los gabaonitas funcionaba: su único (y secreto) destino era el campamento israelita, pero Josué creía que simplemente estaban de paso dirigiéndose a otro lugar.

9.9,10 – La fama de las victorias de los israelitas había llegado a los oídos de los gabaonitas, como también había circulado anteriormente entre los habitantes de Jericó (Jos 2.9,10).

9.11-14 – Los israelitas tomaron de la provisión de los gabaonitas para examinarla y confirmar las palabras de los individuos de Gabaón. Es significativo que los israelitas no buscaran consejo en la boca del Señor, en contra de las instrucciones divinas explícitas a Josué (Núm. 27.21). La confirmación de la demanda de los gabaonitas fue puramente por cuenta e iniciativa de los israelitas. El error por parte de Israel no fue tan grave porque los israelitas se engañaron, pero el hecho es que no consultaron al Señor. Del mismo modo, muchos cristianos se encuentran en dificultades o circunstancias desastrosas porque se apresuran a tomar una decisión sin consultar adecuadamente al Señor, a sus Escrituras y a su pueblo en busca de orientación.

9.15 – Y Josué hizo la paz con ellos [gabaonitas] e hizo un pacto con ellos. El ajuste realizado que se menciona en este versículo tiene mucho en común con los antiguos tratados típicos de Oriente Medio. El grupo subordinado llega a un acuerdo con la parte que tiene más poder para obtener protección. Su carácter vinculante (v. 18) constituye la base de las acciones emprendidas en Números 10.1,2, cuando los gabaonitas se vieron amenazados por una coalición cananea y pidieron ayuda a los israelitas.

9.16-21 – Se descubre el engaño y se enfrenta a los gabaonitas. A pesar de las artimañas de los individuos de Gabaón, Israel estaba obligado a cumplir el juramento. La gravedad del asunto se enfatiza en los versículos 18-21. Sin embargo, la congregación estaba furiosa con sus líderes por haber hecho tal cosa, pero estos tenían las manos atadas debido a la palabra en el acuerdo hecho con los gabaonitas. Todo esto se expone explícitamente y con un detalle que se repite.

9:17-19 – Quefira, Beerot y Quiriat-jearim son ciudades cercanas a Gabaón. Los dos primeros estaban en la tierra de la tribu de Benjamín (Jos 18.25,26), y el tercero estaba situado en su frontera (Jos 18.14,15).

9.20-23 – El acto de jurar o hacer una promesa era un asunto solemne (las palabras hebreas correspondientes a promesa y jurar se originan en la misma raíz, shaba’). Por lo tanto, los príncipes prometieron dar vida a los gabaonitas por el juramento que ya les hemos hecho. Prestar un juramento consistía en ser fiel a la palabra dada, no romper la promesa hecha, para que se cumpliera lo prometido. De vez en cuando, incluso Dios jura por sí mismo y por su santidad (Gn 22,16-18; Sal 89,35; Jer 44-26). Jurar en falso era un pecado grave (Hz 17-16-21; Zac 5:3,4; Mal 3:5). Debido a la naturaleza sagrada e inquebrantable de un juramento, este pacto que los israelitas hicieron con los gabaonitas no podía ser revocado, incluso si se hizo sobre bases falsas.

9:24-26 – Las noticias que llegaron a los gabaonitas sobre los israelitas (v. 3) los asustaron tanto que tramaron toda la farsa. Las palabras que utilizan – fue anunciado a tus siervos – dan testimonio de los grandes acontecimientos del Éxodo, que no han sido olvidados ni siquiera después de 40 años de los hechos (Deut. 1-3).

9.27 – La expresión en el lugar de su elección es particularmente importante en este verso. Indica que los gabaonitas debían servir sólo en los lugares de culto israelita sancionados y no en los cananeos. Hasta que se construyó el templo de Jerusalén, estos centros incluían Silo (Josué 18:1V y Gabaón (1 Crón 16:39).

La expresión hasta el día de hoy (que también se encuentra en Jos 4,9; 5,9; 7,26; 8,29) muestra que los gabaonitas continuaron con ese servicio durante algún tiempo, aunque el hecho no se vuelve a mencionar específicamente en el Antiguo Testamento. Podemos observar que, debido al engaño de este pacto, la gente se alejó del verdadero culto al Dios vivo, que es capaz de transformar las peores situaciones en algo bueno. Sin duda, muchos gabaonitas que experimentaron esto llegaron a tener fe en Dios y se convirtieron en sus adoradores.

Devocional:

Y los hombres de Israel tomaron de las provisiones de ellos, y no consultaron a Jehová. (Josué 9:14)

Tras las conquistas contra Jericó y Hai, Israel se había convertido en una prueba evidente de que los rumores sobre ellos eran ciertos y de que sólo era cuestión de tiempo que conquistaran todo Canaán. Sabiendo esto, los reyes de las naciones de aquel lugar se unieron para luchar contra los israelitas (v.2). Sin embargo, hubo un pueblo que utilizó una «estratagema» (v.4) para engañar a Israel y evitar la destrucción. La estrategia de los gabaonitas era aliarse con Israel, haciéndose pasar por un pueblo de una tierra muy lejana (v. 9). Y esta alianza, una vez hecha, no podía ser revocada. Y así se hizo. Josué y los príncipes de Israel no consultaron a Dios para firmar el juramento, y cuando descubrieron la verdad, ya era demasiado tarde. No porque se trate de un acuerdo entre hombres, sino de un juramento que involucra el nombre del Señor.

Cuando leemos este capítulo, se insinúa que el pueblo de Canaán no sólo era conocedor de los milagros de Dios, sino también de sus leyes. Podemos notar que los gabaonitas sabían muy bien lo que estaban haciendo y que, aunque fueran desenmascarados, estarían bajo un juramento solemne e inmutable. Así es como sus vidas fueron preservadas y comenzaron a asumir la condición de siervos en Israel (v.27). El poco conocimiento que tenían sobre Israel y sus leyes les preservó la vida. «Porque el pueblo que no tiene entendimiento corre hacia su destrucción» (Os.4:14). Así dice el Señor: «Mi pueblo está siendo destruido, porque le falta conocimiento» (Os.4:6).

El conocimiento según la Biblia se llama verdad. Cristo dijo: «Yo soy el camino, la verdad y la vida» (Juan 14:6). También está escrito: «y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres» (Juan 8:32). Es decir, a través del conocimiento de las Escrituras conocemos a Jesús y este conocimiento (que es la verdad) nos libera del pecado. Es una secuencia lógica y salvadora. Luchar con nuestras propias fuerzas sólo nos llevará al mismo final que Jericó y Hai: la perdición. El deseo del Señor para Israel es el mismo que su deseo para nosotros hoy. Que no busquemos nuestra propia voluntad, sino «la buena, agradable y perfecta voluntad de Dios» (Rom.12:2). Entonces nos dirá: «Porque este es el pacto que haré con vosotros… dice el Señor: imprimiré mis leyes en sus mentes, las escribiré también en sus corazones, seré su Dios, y ellos serán mi pueblo… porque todos me conocerán» (Jer.31:33,34).

La mayoría de las veces, Jesús introducía sus enseñanzas con la expresión «En verdad, en verdad te digo»; demostrando con sus palabras la esencia de su carácter. Cristo es la verdad misma, y desea revelarse a nosotros. Por eso nos ha dejado su Palabra. Hemos visto que es por falta de conocimiento que muchos perecen. Y «no es la voluntad de vuestro Padre celestial que uno de estos pequeños perezca» (Mt.18:14). Por lo tanto, sigamos estudiando la Palabra de Dios, pidiendo que el Espíritu Santo nos siga guiando «a toda la verdad» (Juan 16:13). ¡Vigilemos y recemos!

¡Buenos días, los que conocen a Dios!

Oración:

Señor, dame la disciplina y perseverancia para cada día estudiar con dedicación Tu Palabra y fortalecer en mi corazón las promesas y verdades eternas que en ella nos legaste.