Biblia Devocional en 1 Año: Josué 7

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 7. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Josué 7 trata de la derrota de los israelitas a causa del pecado de Acán. Dios estaba enojado porque Israel no le había sido totalmente obediente en la conquista de Jericó. Uno de ellos, Acán, guardó en secreto para sí lo que debería haber destruido (Josué 7:1).

Por eso, cuando los israelitas salieron a atacar la ciudad de Hai, mucho más pequeña, Dios permitió que fueran expulsados y sufrieran pérdidas (Josué 7:2-5). Josué estaba angustiado, no sólo porque Israel había sido derrotado, sino porque su derrota animaría a los cananeos. Si todos los cananeos unían sus fuerzas, Israel podría ser destruido (Josué 7:6-9).

Comentario por versículos

7.1 – Este verso es una transición entre el relato de la conquista de Jericó y la derrota en Hai. Esta narración se establece en el capítulo siguiente (especialmente en los vv. 20,21). La expresión prevaricaron los hijos de Israel en el anatema significa que cometieron una violación desleal.

Los nombres de Acán y sus antepasados que se encuentran en este versículo pueden verse de nuevo en 1 Crónicas 2:6,7. Normalmente, cada vez que la ira del Señor se encendía contra Israel, Él levantaba un adversario contra la nación para amenazarla y derrotarla. Aquí, Dios utilizó el pequeño ejército de Hai. La ira del Señor no disminuyó hasta que Acán y su familia fueron castigados (7.26).

7.2,3 – Ai, que está al lado de Bet-Àven, en el lado oriental de Bethei. Es decir, Ai era una pequeña ciudad al oeste de Jericó. Su nombre significa ruina y algunos se preguntan si es posible que el nombre aquí tenga alguna relación con la interpretación real del texto.

La palabra hebrea para espías (Jos 2.1) y espía (en el verso 2 como espiai) está relacionada con el término correspondiente para pies. Los espías examinaron la zona yendo a pie.

7.4 – La fuerza de Israel de tres mil hombres era un contingente pequeño comparado con el total que tenían disponible. Según Josué 4.13, el número de guerreros sólo en el lado oriental del Jordán era de 40.000 hombres.

7,5 – Israel sufrió treinta y seis bajas antes de batirse en retirada. Aunque de menor envergadura, esta fue la primera derrota del pueblo en la tierra, y también fue una gran sorpresa, especialmente después de los inspiradores acontecimientos del sitio de Jericó. En el descenso. Este término sirve para subrayar la topografía de la parte al oeste de Jericó, que se eleva bruscamente fuera del valle del Jordán. Parece que los hombres de Hai persiguieron a los israelitas en dirección este, bajando por las escarpadas colinas hacia Jericó, de donde habían salido.

Los corazones de la gente se derritieron. En un giro irónico, las mismas palabras que Rahab había utilizado para describir el miedo de los habitantes de Jericó frente a los israelitas (Josué 2.11) se utilizan ahora para su miedo a los pequeños hombres de Hai. Los efectos del pecado suelen ser muy desmoralizadores.

7.6 – Se rasgó las vestiduras y se postró en el suelo […] le echaron polvo en la cabeza. Las acciones de duelo demostradas en este pasaje son mucho más drásticas que las de la típica costumbre de duelo del mundo moderno. Sin embargo, eran reacciones normales en Israel y en el antiguo Oriente Medio. Otros hábitos luctuosos en Israel incluían el llanto (Sal. 6:6), golpearse el pecho (Isa. 32:12), levantar las manos (Ed. 9:5; Sal. 141-2), acostarse o sentarse en silencio (Jue. 20:26; 2 Sam. 3:35), vestirse de saco (Gn. 37:34), rociar el cuerpo con cenizas, polvo o tierra (2 Sam. 15:32). Sin embargo, los israelitas tenían estrictamente prohibido practicar ritos paganos de luto, como cortar el cuerpo o afeitar la barba (Lv 19.28; Dt 14.1; Jer 16.6).

7.7,8 – Las amargas palabras de Josué se hicieron eco de varias quejas de los israelitas en el desierto (Ex 16.3; 17.3; Num 11.4-6; 14.2,3; 20.3-5). Siempre se prefiere la certeza del pasado a las dificultades del presente y a la incertidumbre del futuro. El deseo de Josué de permanecer más allá (al este) del Jordán demostró su memoria selectiva, ya que tal condición presentaba sus propios problemas. De hecho, hubo momentos en los que los israelitas desearon volver a la esclavitud egipcia (Núm. 11:4-6).

7.9 – A pesar de la «miopía» de Josué en el versículo 7, aquí mostró que era consciente de la cuestión más amplia que estaba en juego: la reputación del gran nombre de Dios.

7.10-15 – La respuesta de Dios a Josué y el duelo de los líderes reforzaron la importancia de la santidad. Israel -y no sólo Acán- había pecado, y Dios no toleraría ese tipo de cosas. Este pasaje también muestra que el Señor tenía normas coherentes para Israel y los cananeos. Ordenó a Israel que exterminara a los cananeos a causa de su pecado. Por lo tanto, no podía permitir que el pueblo se adaptara a la corrupción, aunque viniera de un solo hombre, especialmente cuando las instrucciones sobre la ofensa eran tan claras (Deut. 7.26).

7.11 – Este versículo destaca la gravedad de la ofensa de Acán, atribuida en este pasaje a la nación de Israel, refiriéndose al pecado de varias maneras: (1) Israel pecó, (2) transgredió el pacto del Señor, (3) tomó del anatema, (4) robó, (5) mintió y (6) puso cosas bajo su equipaje. La acumulación rápida e ininterrumpida de estos verbos acentúa la gravedad de la acción, teniendo en cuenta que su pecado consistió, esencialmente, en un solo acto. El hebreo tiene varias palabras para designar el pecado. Entre ellos, destaco el pecado, que en este versículo significa no alcanzar el objetivo de una norma establecida por Dios. Transgredir significa ir más allá de los límites instituidos por el Señor.

La palabra pacto alude a los diversos tratos del Señor con su pueblo en diferentes momentos. En este versículo, las referencias específicas parecen referirse a la parte del pacto que se refiere a la aniquilación de los cananeos (Dt. 20:10-20).

7.12 – El hecho de que Dios declarara a los israelitas merecedores de su destrucción[nvi] , como lo fue Jericó a causa de su pecado, era una declaración muy seria. Significaba que el Señor ya no estaría con la nación hasta que el pecado fuera eliminado del campamento. Dios había prometido específicamente que estaría con su pueblo (Jos 1.5,9). Esta amenaza de retirarse de su presencia enfatiza una vez más las normas absolutas de Dios y su exigencia de santidad.

7.13,14 – La relación entre la obediencia y la bendición, y la desobediencia y la maldición, está bien ilustrada aquí. Israel no tendría más éxitos futuros hasta que se descubriera el pecado.

7:15,16 – La palabra hebrea traducida como anatema denota un desprecio flagrante y sin sentido de la voluntad de Dios. El texto no dice qué razón llevó a la sospecha de que el culpable estaba en la tribu de Judá.

7.17-19 – Gloria al Señor, confesadme y declaradme. Estas tres acciones ordenadas por Josué son características de un evento. Al afirmar su pecado ante Josué, Acán lo estaba confesando a Dios, y a través de su confesión estaba glorificando a Dios. También deshonramos al Señor cuando le ocultamos nuestras ofensas, pero le honramos cuando las confesamos.

7.20,21 – Un buen manto babilónico significa literalmente una hermosa prenda de Sinear, la tierra mencionada en Génesis 11.2 como el lugar donde los hombres construyeron la torre de Babel. Doscientos siclos de plata. El siclo era la unidad básica de medida de la plata, y correspondía aproximadamente a 12 gramos. Por lo tanto, 200 siclos de plata equivalían a 2,4 kilogramos. El oro que tomó Acán pesaba 50 siclos, es decir, casi 600 gramos. Las acciones de Acán, además de violar las instrucciones de Dios, fueron también una violación del décimo mandamiento (Ex. 20:17). Acán trató infructuosamente de ocultar su pecado a Dios, a quien no se le puede ocultar absolutamente nada (Sal. 139:7-12).

7.22-24 – Acán fue llevado para ser apedreado, no sólo con los objetos que había robado, sino también con todo lo que poseía y toda su familia. Este fue un castigo severo, pero ilustra la firme insistencia de Dios en la santidad. El pecado de Acán contagió a todo el pueblo de Israel (Josué 7:1). Librar a la nación de la mancha de su ofensa requería la aniquilación de todo aquello con lo que Acán había tenido contacto íntimo. Irónicamente para Acán, Dios permitió a los israelitas tomar el botín en su siguiente victoria, en la segunda batalla contra Hai (Josué 8.2). La codicia de Acán fue su perdición.

7:25,26 – La palabra Acor significa literalmente problemas.

Devocional:

Y Jehová dijo a Josué: Levántate; ¿por qué te postras así sobre tu rostro? (Josué 7:10)

¡Dios es misericordia! Nos ofrece oportunidades de arrepentimiento y confesión. Y nos apela a nosotros hoy: «Y no os conforméis a este mundo, sino transformaos mediante la renovación de vuestra mente, para que comprobéis cuál es la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta» (Rom.12:2). El Señor nos dice como a Josué: «¡Levántate! ¿Por qué te postras así sobre tu rostro?» (v. 10). Israel había pecado y roto el pacto del Señor (v.11). De nada sirve llorar y lamentarse cuando se sabe lo que hay que hacer y no se hace.

Tomemos ahora la firme decisión que tomó Josué: «Yo y mi casa serviremos al Señor» (Jos. 24:15). Porque por un solo hombre entró el pecado en el mundo, pero gracias a Dios por nuestro Señor Jesucristo, porque por su obediencia «muchos llegarán a ser justos» (Rom.5:19). «Por lo tanto, el que piensa que está en pie, tenga cuidado de no caer» (1Cor.10:12). Porque su caída puede significar la caída de su familia. ¡Vigilemos y oremos!

Oración:

Señor, que las pruebas de la vida no hagan decrecer mi fe sino que por el contrario como Josué me anime yo a servirte más y mejor. Te lo pido Señor, En el nombre de Jesús. Amén.