Biblia Devocional en 1 Año: Josué 6

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 6. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

El significado de Josué 6 trata de las conquistas de las tierras de Canaán. Los siguientes capítulos muestran que tal conquista por parte de los israelitas estaba bien planificada. En primer lugar, obtuvieron el control de la región central (capítulos 6-9). Esto creó una división entre las regiones del norte y del sur e impidió así que las tribus cananeas de todo el país se unieran. Israel tuvo entonces la tarea mucho más fácil de conquistar el resto de Canaán, primero el sur (capítulo 10) y luego el norte (capítulo 11).

Comentario por versículos

6.1-8.29 – La conquista de las dos primeras ciudades se describe con todo lujo de detalles, lo que contrasta con el resto de las victorias, que se relatan de forma breve y sistemática en los capítulos 10 y 11. Jericó era la puerta de entrada a Canaán por el este, siendo una ciudad fuerte y poderosa cerca del cruce del Jordán. El derrumbe de Jericó, por una intervención milagrosa de Dios, consistió en el dramático primer paso de la toma de la tierra (cap. 6). Una parte crucial de la conquista de Jericó se produjo cuando los israelitas recibieron instrucciones de destruir todo lo que había en la ciudad, excepto a Rahab y su familia. Sin embargo, un hombre, Acán, fue desobediente y por ello toda la nación sufrió una derrota en el siguiente encuentro en Hai. Los líderes de Israel se vieron obligados a descubrir y tratar este pecado (cap. 7). A continuación, los israelitas tomaron con éxito Hai (cap. 8).

6.1,2 – La expresión he dado comunica que algo ya había sucedido, enfatizando el papel de Dios en las victorias de Israel (Jos. 2:24).

6.3 – Jericó medía menos de 800 m de circunferencia, unas 3 hectáreas [1 hectárea equivale aproximadamente a un campo de fútbol], por lo que la marcha que rodeaba la ciudad se completó rápidamente. La expresión hombres de guerra (que también se encuentra en Jos 5,4.6 y 10,24) es esencialmente un sinónimo de valientes y poderosos (v. 2). Se utiliza varias veces en el Pentateuco para aludir a los hombres adultos que salieron de Egipto pero a los que no se les permitió entrar en la Tierra Prometida (Núm. 31:28,49; Dt. 2:14,16). Ahora, una nueva generación de guerreros, lista para luchar en las batallas del Señor, fue designada con ese término.

6.4 – El número siete ocupa un lugar destacado en este pasaje: siete sacerdotes, siete cuernos, siete días y siete asedios a lo largo de la ciudad. El siete es un número importante en las Escrituras, empezando por los siete días de la creación. Es un número que indica integridad. Su uso en este pasaje ayuda a demostrar que la conquista de Jericó fue parte de un ejercicio espiritual más amplio que santificó al pueblo y a la tierra para Dios. Otro recordatorio del significado espiritual del acontecimiento es la presencia del arca con el pueblo (véase el capítulo 3, para la importancia del arca en el cruce del río Jordán). Jericó era una de las ciudades más antiguas de Palestina, situada en la orilla occidental del río Jordán, a casi 16 kilómetros al norte del Mar Muerto. Lugar de eterna primavera, Jericó atrajo a muchos pueblos desde la prehistoria y fue la primera ciudad cananea tomada por los israelitas tras cruzar el Jordán (Jos 6.1-21). Quedó prácticamente abandonada hasta la época del rey Ajab, cuando Hiel el betelita reconstruyó la ciudad a costa de sus dos hijos, cumpliendo la maldición de Josué (Jos 6,26; 1 Re 16,34).

6.5 – Los términos cuerno de carnero y cuerno se refieren al mismo tipo de instrumento. Estas expresiones aluden a una trompa que sólo es capaz de producir unas pocas notas. El objeto se utilizaba principalmente como señal. Aquí, señalaba la presencia de Dios y anunciaba la inminente perdición de Jericó. El cuerno es el instrumento más mencionado en el Antiguo Testamento.

6:6,7 – Las instrucciones de Josué en este pasaje reproducen las órdenes que Dios le transmitió en los versículos 2 a 5. La repetición subraya la importancia de la ceremonia solemne de la marcha que rodea la ciudad.

6.8,9 – Los hombres armados es otra expresión militar y significa hombres equipados para la guerra, enfatizando la fuerza mientras se preparan para la batalla. La palabra retaguardia es rara, sólo se encuentra en los versículos 9 y 13 de este capítulo, en Números 10:25 y, hablando en sentido figurado de Dios, en Isaías 52:12. El contingente de guerreros asignado al arca es realmente impresionante: primero hombres armados (v. 7,9), luego sacerdotes que tocan las trompetas, después el arca misma llevada por sacerdotes (v. 8), y finalmente la retaguardia (v. 9).

6.10,11 – El arca del Señor recorrió la ciudad. Vemos en este pasaje que la narración sigue colocando el arca en un lugar destacado. La gente también rodeó la ciudad, sin embargo, la atención se centró en el arca.

6:12 – La expresión se levantó temprano por la mañana se encuentra en Josué 3:1; 6:15; 7:16; 8:10,14, así como en varios versículos de Jueces. Levantarse temprano por la mañana (hb. shakam) está relacionado con la palabra hombro (hb. shekem). El pensamiento aquí alude al hecho de que un individuo debe levantarse temprano, ponerse al hombro su carga y luego salir. Esto indica un buen comienzo del día. En este caso, la tarea en cuestión no consumiría mucho tiempo, pero poseía tal importancia espiritual que Josué, en su afán, quería asegurar un pronto comienzo.

6.13-16 – El séptimo día, los israelitas marcharon alrededor de la ciudad siete veces, lo que simbolizaba la finalización de la tarea.

6.17,18 – La importante palabra hebrea traducida como anatema aparece en estos dos versículos tres veces. Esta palabra indica que la ciudad de Jericó, junto con sus habitantes y todo lo que había allí, debía ser destruida como ofrenda al Señor. Esta idea aparece especialmente en el libro de Josué. Este concepto está relacionado con la guerra; las cosas se ofrecían al Señor siendo totalmente destruidas. Sin embargo, esto no se limitaba a Jericó; podía ocurrir en cualquier lugar, en relación con objetos opulentos (Jos. 7:1,11), personas (Jos. 10:28,35,39,40; 11:11,20) y ciudades enteras (Jos. 8:26; 10:1,37; 11:12,21). Esta práctica, aunque se cita ampliamente en el Antiguo Testamento, no era común en otras culturas. Dios deseaba que Israel permaneciera impoluto para que pudiera reflejar su santidad. En esta circunstancia particular, era de vital importancia que los israelitas no se vieran tentados por las prácticas de culto paganas de los cananeos. El mandato de Dios a los israelitas de dedicarle la ciudad de Jericó fue similar a su mandato de ofrecer los primeros frutos de la cosecha. Si Israel desobedeciera este mandato, los efectos serían desastrosos (cap. 7).

La palabra turveis presagia los problemas que Acán ocasionaría a la comunidad 0s. 7:16-24).

6.19 – La palabra traducida como consagrado significa santo. Para ello, los materiales valiosos no debían ser destruidos, sino apartados para el Señor. La palabra tesoro también se utiliza para las riquezas del templo de Salomón (1 Re 7,51). Sin embargo, no se menciona ningún templo en la época de Josué. Por lo tanto, se desconoce la naturaleza y la ubicación exacta de este tesoro. El tesoro de la casa del Señor sólo se menciona en el versículo 24. Es posible que se asocie con la casa de Dios en Gilgal mencionada en Josué 9:23.

6.20 – Con el gran toque de las trompetas y el fuerte grito del pueblo, Dios entregó milagrosamente Jericó en manos de los israelitas: la muralla cayó (se desmoronó). El pasaje de la toma de Jericó en los versículos 8 a 20 está relacionado con un estilo que se construye lentamente hasta llegar a un clímax. Este primer gran obstáculo para la posesión de la tierra por parte de Israel cayó sólo con el grito del pueblo. El hecho de que fuera completamente destruido en un solo momento ilustra la total superioridad, sin necesidad de esfuerzo, de Dios sobre los adversarios de su pueblo.

6:21-23 – Los dos espías que visitaron a Rahab fueron a su casa y rescataron a la prostituta y a toda su familia. Estos dos hombres hicieron tal trabajo para que no hubiera ningún error sobre a quién debían redimir. Sorprendentemente, Rahab, que se salvó de la destrucción total, se convirtió en un miembro de la línea familiar de Jesús (Rt. 4.18-22; Mat. 1.5).

6.24,25 – Él habitó en medio de Israel hasta el día de hoy. Estas palabras pueden indicar que esta parte del libro de Josué, si no todo el libro, se escribió durante la vida de Rahab. La razón por la que el autor incluyó esa expresión fue para autentificar su relato. La gente podía ir a ver a Rahab viviendo allí si no se creía la historia. Esto también representa una verdad en el caso del altar de piedra en Josué 4-9, y en el paso de las piedras que cubrían la cueva donde fueron enterrados los reyes cananeos (Jos. 10:27). Eran pruebas tangibles que permitían confirmar lo ocurrido. Tales acontecimientos no consistieron en historias inventadas por la imaginación para dar a Israel un pasado glorioso (pero ficticio). Todos eran hechos reales, y los testigos de los acontecimientos seguían vivos.

6.26 – La expresión Josué los echó literalmente significa que los hizo jurar. La palabra maldito, por otra parte, es una de las expresiones comunes correspondientes a maldición. Lo contrario es bendecir. Josué maldijo cualquier intento de reconstruir Jericó. La ciudad fue ocupada esporádicamente después (Jos 18:21; Jue 3:13; 2 Sam 10:5), pero nunca más como antes. La maldición de Josué se cumplió de forma dramática muchos siglos después, cuando Hiel de Bethei puso sus cimientos e instaló sus puertas con un gran coste personal (1 Re 16,34). El lenguaje utilizado en el pasaje de 1 Reyes se hace eco constantemente de este pasaje.

6.27 – Como resultado de la primera y drástica conquista de Canaán, era evidente que el Señor estaba de parte de Josué, y las noticias sobre este hecho se extendieron por todas partes.

Devocional:

Mas Jehová dijo a Josué: Mira, yo he entregado en tu mano a Jericó y a su rey, con sus varones de guerra. (Josué 6:2)

Cuando las puertas y ventanas estén cerradas, confía y espera en el Dios verdadero, Él derribará el muro para abrirte el paso.

A punto de entrar en la Tierra Prometida, comenzando a ver cómo se hacen realidad las promesas y, tras santificarse, consagrarse y orientarse con Dios, Israel está a la cabeza de la primera ciudad del plan divino, para ser conquistada. En el capítulo que se estudia, se observa que DIOS

1. …enseña sobre la toma de la ciudad (vs. 1-7);
2. …Esboza la «batalla» contra Jericó (vs. 8-21);
…Prescribe cómo actuar después de la «batalla» (vs. 22-27).

Las instrucciones dirigidas a la conquista de Jericó no tenían ninguna lógica humana: rodear la ciudad amurallada durante seis días sin que pasara nada. Una semana haciendo lo mismo. Todo esto en silencio, excepto la séptima ronda.

En la última vuelta, las trompetas debían sonar con fuerza y todo el pueblo debía gritar a pleno pulmón. Entonces las murallas de Jericó se derrumbarían como una delgada y frágil pared de cristal, aunque fueran dobles, nuevas, anchas y fuertes. Cualquier estratega humano declararía imposible cualquier victoria siguiendo tal estrategia.

– Seguir las indicaciones de Dios parece absurdo; las personas cercanas a ti pueden afirmar que te has vuelto loco por seguirlas. Sin embargo, no te preocupes por hablar; preocúpate por depender de Dios. Entonces se abrirán las puertas, o se derrumbarán los muros, o se eliminará cualquier obstáculo para que puedas avanzar.

Rahab fue la única residente de Jericó que decidió salvarse; ciertamente encontró una seria oposición al abandonar la fe de sus antepasados para unirse a la fe de los enemigos de Jericó. Sola entre tantos paganos idólatras, su casa fue la única que quedó intacta cuando cayeron los muros; también se salvaron los familiares y amigos que estaban en su casa.

Rahab figura en la genealogía de Cristo (Mateo 1:5), junto a los héroes de la fe (Hebreos 11:31), equiparada a Abraham (Santiago 2:25).

MEDITAR:

– Nada obstaculizará al que en todo depende de Dios.
– Cuando los ángeles toquen sus trompetas anunciando el regreso del Mesías, habrá gente salvada de lugares y ciudades que nunca imaginamos. Dios cuida, protege y salva a los que le entregan su vida.
– Aunque estés solo en tu fe en el Dios verdadero, serás recordado en el día del regreso de Cristo y recogido por los ángeles.
– La salvación requiere fe, confianza, dependencia de Dios y paciencia.

Oración:

Señor, hazme perseverante como Rahab. Dame fe y valor para no recaer. En el nombre de Jesús. Amén.