Biblia Devocional en 1 Año: Josué 4

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 4. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

Los israelitas eligen a un hombre de cada tribu para que seleccione una piedra en medio del río Jordán (donde estaban los sacerdotes) para construir un monumento. Cuando sus hijos les preguntaban qué significaba, les contaban cómo Dios dividió las aguas del Jordán y permitió a los israelitas cruzar a la Tierra Prometida (1-8). Las piedras se apilan en medio del río para que, cuando el agua no esté crecida, sirvan de recordatorio del poder de Dios. Ahora los israelitas cruzan el río Jordán mientras los sacerdotes sostienen el Arca, manteniendo el agua bajo control. A través de este flashback aprendemos que la tribu hizo lo que Moisés y luego Josué ordenaron (1:14; Deuteronomio 3:18). También aprendemos que el Señor está tan complacido con Josué como lo estuvo con Moisés. El punto principal es que hay algunos paralelos muy significativos entre Josué y Moisés.

Comentario por versículos

4.1-9 – Este pasaje bíblico está delimitado por las referencias a los sacerdotes que llevaban el arca y que se quedaron en medio del Jordán hasta que se completó el cruce (Jos 3.17; 4.10). Introduce la importante idea de hacer y observar los memoriales de lo que Dios había hecho.

4.1-3 – Las doce piedras (una piedra por tribu) marcarían el lugar donde Dios realizó su maravilloso milagro de detener las aguas del río Jordán para que los israelitas pudieran cruzarlo. Las piedras recordarían a los israelitas el gran acontecimiento y servirían para iniciar una conversación cuando sus hijos les preguntaran qué simbolizaban (vv. 6, 21).

4:4-6 – El término hebreo correspondiente a signo (‘ôt) puede significar milagro (Ex. 7:3), pero aquí indica un punto de referencia, un monumento. La misma idea se encuentra en Éxodo 12.13,14 y 13.8,9, donde hay instrucciones para la celebración de la Pascua y la Fiesta de los Panes sin Levadura. Estas fiestas eran señales para los israelitas y sus hijos de que Dios los había liberado milagrosamente de Egipto. Cuando tus hijos pregunten en el futuro, diciendo: «¿Qué significan estas piedras para ti? Este pasaje bíblico muestra que las piedras inevitablemente harían que los más jóvenes preguntaran sobre los memoriales, tal como sucedería con las celebraciones de la Pascua y los Panes sin Levadura. Este interrogatorio daría lugar a la instrucción (Ex 12.26,27; 13.8). Aquí se revela un principio importante. Además del recuerdo de las obras divinas benévolas de Dios en nuestra vida, es necesario que este conocimiento se transmita a nuestros hijos (Deut. 6.20-24).

4.7 – Memorial. La misma palabra (hb. zikkarôn), junto con el término signo, se encuentra en relación con la Pascua y la Fiesta de los Panes sin Levadura (Ex. 12.14; 13.9).

4.8 – Así lo hicieron los hijos de Israel. Esta frase demuestra que una característica habitual de las narraciones hebreas es la repetición. Este verso repite casi textualmente las instrucciones dadas en el verso 5. Lejos de ser un rasgo prosaico del estilo narrativo primitivo, tales repeticiones representan un sofisticado recurso literario. Con frecuencia, este rasgo muestra que las instrucciones, normalmente las de Dios o sus representantes, se llevaron a cabo de forma quirúrgica, es decir, literalmente.

La pauta es que un personaje de la historia da las instrucciones y el narrador las confirma, utilizando las mismas palabras que las órdenes ejecutadas. La frase como el Señor le había dicho a Josué sanciona aún más profundamente la obediencia de los israelitas. Este recurso literario se utiliza para subrayar la importancia de la sumisión a las palabras de Dios.

4.9 – Es posible que hubiera dos pilas de piedras conmemorativas, una erigida por el pueblo en las orillas del río Jordán (v. 8) y otra erigida por Josué en medio del río (v. 9), que sería visible con el nivel del agua bajo. Sin embargo, el texto hebreo de la primera parte del versículo 9 (Josué también levantó doce piedras) sugiere que la actividad descrita aquí tuvo lugar antes, y podría traducirse mejor como Josué también levantó doce piedras. Así, deducimos que levantó las piedras en el Jordán antes de que el pueblo lo cruzara, y luego, después del cruce, el pueblo habría sacado las piedras del río (vv. 5,8) y las habría levantado al otro lado del Jordán. Por eso el versículo 8 establece que el pueblo tomó las piedras de la mitad del Jordán, pues sugiere que éstas fueron las piedras que Josué erigió allí (v. 9).

4:10-14 – Este pasaje bíblico comienza y termina haciendo referencias a Moisés. Muestra la relación de este profeta con Josué y ratifica el merecido estatus de su sucesor como nuevo líder. El énfasis de los versículos está en la importancia de la obediencia de todos a las palabras de Dios y a los líderes de Israel.

4.10 – La gente se apresuró y pasó. Esta expresión sirve de recordatorio, teniendo en cuenta que las referencias bíblicas de Josué 3.17 y 4-1 ya habían establecido que la travesía estaba terminada. El propósito es mirar atrás y reflexionar sobre la obediencia del pueblo.

4.11 – Los sacerdotes que estaban en tierra seca en medio del río (Jos 3.17) pudieron finalmente cruzarlo con el arca. Esto prefigura el pasaje más detallado sobre los sacerdotes que salen del agua en el versículo 18.

4.12 – Los hombres de las tribus de Transjordania hicieron exactamente lo que Moisés les había dicho, es decir, actuaron en obediencia directa a las instrucciones que Moisés había dado cuando Israel todavía estaba en las llanuras de Moab (Núm. 32.20-22; Dt. 3.18-20).

4.13 – El número total de guerreros de Rubén, Gad y la mitad de Manasés era de 40.000, muy inferior al que figura en Números 26, donde se afirma que sólo los rubenitas sumaban 43.730 personas (Núm. 26.7). Explicación: los 40.000 mencionados en Josué 4.13 probablemente representaban una parte de los guerreros de las tres tribus. En el número 26, se incluyeron las mujeres, los niños y los ancianos.

La referencia a Jericó presagia los dramáticos acontecimientos que siguen en el capítulo 6. Jericó estaba a 9 km al oeste del Jordán y a 16 km al noroeste del extremo norte del Mar Muerto. Estaba cerca de una gran fuente de agua dulce, a unos 250 m por debajo del nivel del mar.

4.14,15 – Aquel día, el Señor engrandeció a Josué. Una vez más, Dios reafirmó el lugar de Josué como sucesor de Moisés (Jos 1,5,17; 3,7). En este contexto, las palabras le temían en el verso 14 indican respeto, reverencia o admiración, no miedo. Los israelitas obedecieron a Josué de la misma manera que a Moisés.

4.16,17 – La palabra hebrea correspondiente a Testimonio también puede significar recordatorio, y se utiliza en Éxodo 31.18 para referirse a las tablas en las que estaban escritos los Diez Mandamientos, las dos tablas del Testimonio. Sin embargo, las tablas de la alianza se mencionan en Deuteronomio 9:11. Esto demuestra que el testimonio y la alianza son ideas estrechamente relacionadas. Por lo tanto, el arca se llama el arca del Testimonio porque contenía las dos tablas de piedra en las que se grabaron los Diez Mandamientos (Ex. 40:20; Dt. 10:1-5).

4:18 – Este versículo es un reflejo de Josué 3:15. Concluye claramente el episodio milagroso y muestra que las fuerzas de la naturaleza vuelven a su curso natural. También nos recuerda el carácter maravilloso del milagro divino del cese de las aguas.

4.19 – El cruce del Jordán tuvo lugar el décimo día del primer mes, es decir, en el mes de Nisán (Abib), que corresponde a marzo/abril. Este era un día importante porque coincidía con el día en que se separaba el cordero (Ex. 12:3). Esto prefigura la observancia de la Pascua en Josué 5.10, en el decimocuarto día del mes, cuando el animal era, de hecho, sacrificado (Ex. 12.6,18).

La ubicación de Gilgal es incierta. El lugar estaba al este de Jericó, en el valle del Jordán. En Gilgal, los israelitas celebraron varias ceremonias religiosas, como la circuncisión y la Pascua (cap. 5). También se erigieron allí un santuario y un altar a Dios (Jos. 9:23,27).

4.20 – Las piedras que los israelitas trajeron del río Jordán fueron erigidas permanentemente en Gilgal.

4.21-24 – Las 12 piedras eran un memorial para el pueblo y sus hijos, como se estableció anteriormente (vv. 6,7). El cruce del Jordán guarda muchas similitudes con el cruce del Mar Rojo. El texto lo deja claro en Josué 4:23.

El milagro se realizó con un propósito mayor que el mero cruce del río Jordán por parte de los israelitas. También era un signo del poder de Dios para todos los pueblos. De ahí la expresión: para que todos los pueblos de la tierra lo sepan. De hecho, los habitantes de Jericó ya habían oído lo grande que era el Dios de Israel (Jos. 2:10,11).

Devocional:

Para que todos los pueblos de la tierra conozcan que la mano de Jehová es poderosa; para que temáis a Jehová vuestro Dios todos los días. (Josué 4:24)

Dios guió milagrosamente a los israelitas a través del río Jordán durante la época de las inundaciones debido a su amor y gracia, y para cumplir sus promesas. Pero también hace una importante declaración sobre sí mismo y su pueblo. Siempre quiso que Israel lo «reverenciara». Además, quería que los enemigos de Israel temblaran de miedo. Y lo hicieron. Dios obtuvo una gran victoria para sí mismo y para su pueblo gracias a su fe.

Oración:

Dios santo y majestuoso, tus vestiduras son la justicia y la gloria. Siempre quiero tratarte con el respeto y la reverencia que te mereces. Por favor, perdóname cuando no he sido tan reverente o respetuoso como te mereces. Eres digno de mi vida, de mi amor y de todo lo que tengo. Quiero alabarte ahora y siempre. En el nombre de Jesús. Amén.