Biblia Devocional en 1 Año: Josué 16

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 16. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

Este capítulo y el siguiente no deben separarse. Dan las asignaciones de Efraín y Manasés, los hijos de José, quienes, junto a Judá, debían tener el rango de honor, y por lo tanto tenían la primera y mejor porción en la parte norte de Canaán, como Judá en la parte sur. El pueblo de Dios ahora, como antaño, permite que sus enemigos permanezcan. Bendito Señor, ¿cuándo serán sometidos todos nuestros enemigos? 1 Cor 15:26. Expúlsalos a todos; sólo tú puedes hacerlo. Estos límites establecidos pueden recordarnos que nuestra situación y provisión en esta vida, así como nuestra futura herencia, son designadas por el único Dios sabio y justo, y debemos estar contentos con nuestra porción, ya que él sabe lo que es mejor para nosotros y todo lo que tenemos es más de lo que merecemos.

Este capítulo trata principalmente de la tierra que se entrega a los josefinos, o más concretamente, a los efraínos (16:1-9). José, si no lo recuerdas, era el hijo favorito de Jacob, que fue vendido como esclavo por sus hermanos. El último verso del capítulo nos dice que los efraimitas no lograron expulsar a los cananeos que vivían en su tierra, por lo que obligaron a los cananeos a convertirse en siervos (16:10). Se trata de un extraño contraste, teniendo en cuenta que los primeros doce capítulos de Josué hacen pensar al lector que los israelitas no tuvieron problemas para conquistar la Tierra Prometida.

Comentario por versículos

16.1-4 – Una sola suerte determinaría la herencia de las tribus de José: Efraín y Manasés. El hecho de que estas dos tribus recibieran juntas una sola porción hizo que la reclamaran más tarde (Jos 17.14-18).

16.5-9 – Las ciudades que fueron apartadas para las tribus de Efraín estaban en medio de la herencia de los hijos de Manasés. Esta información se ratifica en Josué 17.9. La razón de este acontecimiento no está clara, pero puede ser que su fundamento se encuentre en la gran bendición extendida a Efraín por Jacob (Génesis 48). Manasés también heredó ciudades de los territorios de otras tribus: Isacar y Aser (Jos 17.11).

16.10 – Y no expulsaron a los cananeos. Esta expresión es un anticipo de las numerosas afirmaciones sobre las conquistas incompletas en Jueces 1. Les sirvieron. Esta expresión revela que la condición de los cananeos en Gezer era en cierto modo similar a la de los gabaonitas (Qs 9.27), salvo que aquí no había ningún asentamiento. Así, la posición de estos cananeos era inferior.

Devocional:

Tocó en suerte a los hijos de José desde el Jordán de Jericó hasta las aguas de Jericó hacia el oriente, hacia el desierto que sube de Jericó por las montañas de Bet-el. (Josué 16:1)

Muchas veces los intereses personales nos llevan a cambiar de opinión, cuando los intereses y las ideas deberían regirse por la Palabra de Dios.

– La Biblia debe ser la regla de fe para que nuestras inclinaciones no den lugar a complicaciones en el futuro.

– Nuestras debilidades deben ser sofocadas por el poder de la voluntad de Dios en nuestras vidas, generando actitudes que nos lleven a victorias plenas.

Bajo la regencia del líder instituido por Dios, los hijos de José, Manasés y Efraín, lograron su herencia en la Tierra de Canaán; sin embargo, hay un detalle que no debería existir.

Observa los siguientes temas:

1. Relato general de las fronteras de los hijos de José en la Tierra Prometida (vs. 1-4);

2. Descripción de la herencia de Efraín: territorio y ciudades (vs. 5-9);

3. Exposición del «pequeño» defecto de la tribu de Efraín (vs. 10).

Hay cosas que hacemos que parecen buenas aunque difieran un poco de la guía divina. Las decisiones tomadas adaptando las directrices de Dios, pensando en mejorar lo que Dios pidió, traen consecuencias.

No podemos dar al enemigo ninguna oportunidad. Aprovecha cualquier hueco. Incluso en la misión de Dios, viviendo sus promesas, si nos descuidamos, dejaremos un pequeño rincón, suficiente para que el enemigo haga una fiesta.

El capítulo 16 de Josué termina de la misma manera que el capítulo 15. Ni Judá ni Efraín expulsaron completamente a sus enemigos de sus territorios. «Según Deuteronomio 7:1-5 el no erradicar la población original de Canaán tendría graves consecuencias para el pueblo de Dios. Pero Efraín no expulsó a los cananeos que habitaban en Gezer» (Marten H. Woudstra).

Atención…

– Practicar sólo un poco de lo que decimos creer puede resultar en tristeza, frustración y angustia.

– Contentarse con un éxito parcial puede generar un fracaso total.

– Permitir que los enemigos -aunque estén subyugados, humillados y esclavizados- vivan cuando Dios ha pedido que todos sean eliminados, es una garantía de grandes peligros.

Es imposible servir a Dios plenamente dando cabida a los enemigos de Dios en nuestras vidas. Hay cosas que usamos como justificación para calmar nuestra conciencia, sin embargo, por más que haya una explicación lógica, diferir del plan divino implica un daño propio.

A veces lo que sentimos, deseamos y apreciamos afecta a nuestras creencias. Y, las creencias deterioradas dan lugar a actitudes erróneas que provocan situaciones no deseadas.

Dios dio a Jesús para que te diera la victoria total sobre el pecado, ¡no te conformes con un éxito parcial!

Oración:

Señor, fortalece mis creencias para que pueda yo servirte de la forma que esperas: sin dudas ni miedos, más con la fidelidad total que sólo Tú mereces.