Biblia Devocional en 1 Año: Josué 15

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 15. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

A Judá se le asignó el sur de Palestina, entre el Mar Muerto y el Mar Mediterráneo, hasta el sur del desierto de Zin y el arroyo de Egipto (15:1-12). Dentro de este territorio, Caleb conquistó al pueblo de Anak. Su valor y su fe ayudaron a desarrollar la audacia de otros, especialmente de Othniel, que recibió la hija de Caleb como recompensa por su valentía. Caleb también dio a la joven pareja un pedazo de tierra como regalo de bodas, pero como la región estaba muy seca, les dio un pedazo de tierra adicional que contenía dos manantiales de agua (15:13-19; Judg 1:11-15; 3:9).

Las ciudades de Judá estaban agrupadas en varias regiones: la región seca del sur, conocida como el Negueb (15:20-32); la región de las estribaciones bajas, conocida como el Sefela (15:33-44); el territorio de la llanura costera de los filisteos (15:45-47); el país de las tierras altas centrales (15:48-60); y la región semidesértica cerca del Mar Muerto (15:61-62). Sin embargo, la preciada ciudad de Jerusalén siguió sin ser conquistada (15:63).

Comentario por versículos

15:1-12 – Ahora se describen en detalle los límites de Judá al sur de Canaán. Esto consolida la importancia de la herencia y la ubicación exacta que recibió cada tribu.

15.13-19 – Este segundo pasaje sobre la herencia de Caleb (Jos. 14.6-15) explica cómo tomó también Debir, otra ciudad conquistada originalmente por Josué (Jos. 10.38,39), pero que evidentemente había vuelto a manos cananeas. Este pasaje bíblico establece un paralelismo muy estrecho con Jueces 1.12-15.

15:20-63 – Las ciudades que heredó Judá eran más de 100 e incluían las ciudades anexas. La lista tiene cuatro partes: (1) ciudades en el sur (vv. 21-32); (2) ciudades en las tierras bajas (vv. 33-47); (3) ciudades en la región montañosa (vv. 48-60); y (4) ciudades en el desierto cerca del Mar Muerto (vv. 61,62).

15:63 – Los jebuseos, que habitaban Jerusalén antes de la llegada de los israelitas, se obstinaron en permanecer en su tierra porque la tribu de Judá no cumplió con su obligación de destruirlos completamente. Dios no quería que Israel instituyera la paz con los habitantes de esa tierra, pues deseaba que los israelitas los expulsaran y los destruyeran (Núm. 33.52-55; Dt. 7.1-5; 20.16-18). Jueces 1.21 repite este versículo casi textualmente, salvo que establece que fue Benjamín (y no Judá) quien no logró expulsar a los jebuseos. Esto se debía a que Jerusalén estaba en medio de la frontera entre Benjamín y Judá. Al principio, Jerusalén no pertenecía estrictamente a ninguna de las dos tribus.

La tribu de Judá conquistó posteriormente Jerusalén (Jue. 1.8), pero Benjamín no expulsó a los jebuseos de su parte conquistada (Jue. 1.21). Parece que Judá tomó las colinas no fortificadas del suroeste, mientras que Benjamín no logró tomar la ciudad amurallada de la montaña oriental. Los detalles no están del todo claros, pero se afirma que los jebuseos y los israelitas convivían Hos 15.63; Judg 1.21). La ciudad perteneció efectivamente a los jebuseos hasta la época de David (2 Sam. 5:5-10). De hecho, en Jueces 19.11,12, el levita de la región montañosa de Efraín llamó a Jebus (Jerusalén) ciudad extraña.

Devocional:

La parte que tocó en suerte a la tribu de los hijos de Judá, conforme a sus familias, llegaba hasta la frontera de Edom, teniendo el desierto de Zin al sur como extremo meridional. (Josué 15:1)

JOSUÉ 15 – No sólo los que se casan quieren un hogar. Todo ser humano, casado o no, anhela un lugar al que llamar hogar. Sabiendo esto, Dios trabaja para que este sueño se haga realidad para su pueblo.

El capítulo en cuestión nos presenta varias lecciones, una de ellas es que Dios cuida de su pueblo incluso en la limitación del territorio para que la vida sea en paz entre los hermanos: Un conjunto de casas: ¡Ciudades!

Los 63 versículos de este capítulo que describen los límites de los territorios de Judá, destacan los siguientes puntos tomados de Harold L. Willmington:

1. tierra entregada al pueblo:

– Su territorio (vs. 1-12);
– Sus ciudades (vs. 20-63).

2. Tierra entregada a la persona (Caleb): Según lo prometido, Josué le da a Caleb la parte montañosa de Hebrón.

– Caleb el luchador (vs. 13-15): Consigue expulsar a los gigantes de su tierra.
– El padre Caleb (vs. 16-19): Como recompensa por la captura de Debir (o Kiriath-Sefer), Caleb da a su hija Acsa como esposa a su primo, Othniel, y le da algunos manantiales de agua.

Caleb se quedó más tiempo del que debía en el desierto por la incredulidad de los demás; sin embargo, no se quejó ni criticó a nadie por ello. Si hubieran sido fieles y hubieran creído en las promesas de Dios como lo hizo él, unos 40 años antes, todos estarían estableciendo sus hogares en la tierra que mana leche y miel. Sin embargo, esto no lo convirtió en arrogante, orgulloso o vanidoso, ni en crítico, amargado o gruñón.

Caleb es un ejemplo de creyente fiel, perseverante y humilde. Es un modelo de éxito, determinación y audacia. Es la inspiración de un padre que se preocupa por el futuro de su descendencia: creó estrategias para beneficiar a sus hijas.

«Aunque [Caleb] apenas se menciona [en la Biblia] en comparación con Josué, lo que está escrito refleja a un hombre que igualó a Josué en términos espirituales. De hecho, en algunos aspectos, le superó en términos de liderazgo. Sin embargo, una vez que Dios nombró a Josué como sucesor de Moisés, Caleb permaneció silenciosamente a su lado, a menudo entre bastidores, haciendo la voluntad de Dios y apoyando al líder elegido» (Gene Getz).

Necesitamos líderes como Caleb que….

– No cuestiona a los líderes llamados/instituidos por Dios;
– Hace un gran trabajo sin depender de los cargos/títulos/nombre.
– Sé humilde pero gigante en la fe y la espiritualidad.
– ¡Confía siempre en Dios!

¡Reanimémonos!

Oración:

Señor, danos la perseverancia, fidelidad y humildad de Caleb para servirte todos los días con amor y compromiso, como sólo Tu lo mereces.