Biblia Devocional en 1 Año: Josué 1

Publicado por
(Lee al final el estudio un devocional de Josué 1. Esperamos sea de bendición para ti.)

Resúmen

Josué era el hijo del ayudante de Moisés, un hombre llamado Nun. En el capítulo 1 de Josué, Moisés ha muerto y el Señor le dijo a Josué que reuniera a los hijos de Israel y los llevara al otro lado del río Jordán.En este capítulo de estudio de Josué 1 se informa del comienzo de un nuevo ciclo para los israelitas, en el que se cumpliría la promesa hecha a sus antepasados.

Después de que Moisés ungiera a Josué como nuevo líder del pueblo y sus ojos vieran la tierra prometida, es decir, Canaán, el libertador de Israel falleció.

Comentario por versículos

1.1 – Josué comienza donde termina el Deuteronomio, tras la muerte de Moisés. Es la figura central de la narración que comienza en el Éxodo y se extiende hasta el Deuteronomio. Se le llama siervo del Señor, un título que se le había dado por primera vez al final de su vida (Deut. 34:5). En Josué, Moisés es designado de esta manera 15 veces. En las Escrituras hebreas, tal designación es una calificación especial concedida sólo a Moisés, Josué (Josué 24:29; Jueces 2:8), David (Isaías 18:1; 36:1) y el Mesías (Isaías 42:19). Josué, hijo de Nun. Identificar a alguien añadiendo el nombre de su padre era el equivalente hebreo de utilizar un apellido. Josué fue el ayudante de Moisés (Ex. 24-13; Núm. 11:28). La palabra hebrea utilizada para ayudante [nvi] suele referirse al servicio de adoración, pero también puede significar el servicio a un individuo, como es el caso aquí (véase 1 Re 19.21, para el ayudante de Elías). Josué no es identificado como el siervo del Señor en este punto porque probablemente aún no había ejercido plenamente su posición como sustituto de Moisés para guiar al pueblo hacia Canaán. Josué necesitaba aprender más sobre sus deberes, lo que puede comprobarse en Deuteronomio 34.9b: Y Josué hijo de Nun fue lleno de espíritu de sabiduría, porque Moisés había puesto sus manos sobre él; así que los hijos de Israel le escucharon e hicieron lo que el Señor había mandado a Moisés.

1.2-9 – El discurso de Dios alentando a Josué es alentador y tierno, y asegura su cuidado, su protección y su presencia, además de alentar la obediencia a su ley. Esas palabras del Señor a Josué sirvieron de motivación y mostraron la gracia de Dios hacia su siervo, algo que sigue siendo válido hoy en día. Es imposible que alcancemos el verdadero éxito si estamos alejados de la voluntad de Dios.

1.2 – Tierra que doy a los hijos de Israel. Esta expresión se refería a Canaán, una tierra que había sido prometida a Abraham cientos de años antes (Gn. 12:7; 13:14, 15, 17; 15:18-21; 17:8; 22:17). Aunque Dios permitió que los descendientes de Abraham se convirtieran en esclavos en un dominio extranjero (Gn. 15.13), sin embargo prometió devolverlos a su propia tierra (Gn. 15.16). Esta promesa se repitió muchas veces (Ex. 6.4,8; Deut. 1.6-8; 4-38,40; 5.31; 7.13; 8.1-10; 9.4-6; 11.8-12,17; 26.1,9; 32.49,52; 34.4).

1.3 – Te lo he dado. Este pasaje se refiere a toda la nación de Israel. A veces (como en el v. 2), la tierra se presenta como si todavía estuviera en proceso de ser concedida a Israel (Estoy a punto de dársela a los israelitas – nvi) . En otras partes de la Biblia, como aquí, se describe como si ya se hubiera dado al pueblo. Esta forma de hablar refleja la idea de que Israel poseía de antemano el título de propiedad de la tierra, aunque el pueblo no hubiera tomado aún posesión del lugar. Este es también el lenguaje utilizado por Génesis 15.18. Como le dije a Moisés: Dios cumple su promesa.

1.4 – Esta descripción del terreno ofrece una visión general de sus extremos meridional y septentrional, así como del límite al oeste. El límite oriental no se menciona, probablemente porque se extendía hasta donde estaba Josué, en las llanuras de Moab, al este del río Jordán. La tierra de Canaán se designa aquí por uno de sus grupos étnicos destacados, los hititas (Deut. 7.1). Se ha identificado un gran reino hitita en Asia Menor (la actual Turquía), que data de 1800 a 1200 a.C. La relación entre los hititas de Canaán y los de Asia Menor no está clara. El gran mar es el Mediterráneo.

1.5 – La gran promesa de Dios a Moisés, al decir: así estaré contigo (Ex. 3:12), se hace ahora a Josué (1:9; 3:7). ¡Qué alentador debió ser para Josué que Dios estuviera con él como lo estuvo con Moisés! Josué había estado presente durante las numerosas demostraciones de la presencia de Dios en la vida de Moisés y, por tanto, sabía lo importante que era esta promesa de que el Señor estaría siempre presente.

1.6 – La orden de esforzarse y tener buen ánimo serviría para animar a Josué, y Dios repitió estas palabras tres veces (vv. 6,7,9). El pueblo respondió más tarde a Josué haciendo exactamente la misma declaración (v. 18). La misma expresión fue utilizada también por David, más tarde, para animar a su hijo Salomón (1 Cr. 22:13; 28:20). Harás que este pueblo herede. Esta expresión es el primer registro de los deberes reales de Josué, de la cesión de la tierra a Israel en nombre de Dios.

1.7 – Sé fuerte y valiente. Estas instrucciones a Josué no se refieren en absoluto a cuestiones militares. Esto puede parecer sorprendente, dada la situación de las batallas que se avecinan. Sin embargo, el éxito dependía más del estado espiritual de Josué y de su nivel de obediencia a Dios que de cualquier estrategia militar. La comunión con el Señor es mucho más poderosa que cualquier conocimiento de la guerra. La ley que mi siervo Moisés os ordenó. Al leer esta expresión se da a entender que la Ley fue dada por Moisés a Israel. Sin embargo, algunos estudiosos sostienen que las ordenanzas que se encuentran en el Pentateuco son muy posteriores. Pero este pasaje, junto con otros (Josué 8:31-35; Deut. 31:24-26), establece que Moisés sí había dado la Ley a Israel.

El término traducido como éxito significa mucho más que el mero éxito financiero. La expresión incluye el bienestar espiritual.

1.8,9 – La palabra meditar (medita, en el texto) significa mucho más que una contemplación. La idea aquí es que el individuo debe reflexionar sobre la Palabra de Dios de manera profunda, considerando sus verdades de manera personal y aplicándolas a su vida (SI 1.2,3).

1.10 – Los príncipes del pueblo eran funcionarios que ayudaban a organizar los asuntos de Israel. El faraón egipcio nombró a algunos funcionarios similares para gobernar a Israel (Ex. 5:14,15).

1.11 – Proporcionarle alimentos. Esta expresión muestra que el Señor proveería el alimento necesario para los días venideros, ya que los israelitas se preparaban para cruzar el Jordán. El pasaje de los tres días revela que los hijos de Israel reservaron un período previo para organizarse antes de entrar en Canaán. El mismo tiempo de tres días emplearon los espías que estaban escondidos en las colinas de las afueras de Jericó cuando fueron enviados tiempos atrás por Moisés para sondear cómo era la Tierra Prometida (este hecho se menciona en Jos 2.16,22). Tras el regreso de los espías, los israelitas esperaron otros tres días para cruzar el Jordán (Jos. 3:2).

1.12-15 – Josué recordó a las dos tribus y media que estaban asentadas al este del Jordán que habían prometido luchar con el resto de los israelitas por la tierra del otro lado del río, es decir, por Canaán. En los versículos 13-15, Josué cita prácticamente las mismas palabras que Moisés dirigió a estas tribus cuando habló de la conquista de la Tierra Prometida (comparar Jos 1.13-15 con Dt 3.18-20).

Al analizar el versículo 14 de este capítulo, sólo hubo un cambio en el discurso, pues en el Deuteronomio Moisés habla de ciudades, mientras que aquí Josué habla de la banda del Jordán. Esto sirve para enfatizar el especial interés de Josué por la tierra. Aunque estas tribus obtuvieron el derecho a tomar posesión de la tierra al este del Jordán, debían mantener el pacto de solidaridad con sus hermanos y esforzarse por conquistarla (Núm. 32:1-42; Dt. 2:26-3:20). Y podemos deducir de este pasaje que las tribus cumplieron su promesa. Debido a la fidelidad de las tribus en el cumplimiento de esta promesa, son bendecidas por Josué al final de este libro (Jos 22.1-9). La historia relatada en Josué 22.10-34 ilustra la buena fe de las tribus con respecto a esta cuestión.

1.13-15 – La promesa de descanso se repite en Números 32.20-22 y Deuteronomio 3.18-20. Lee las promesas de descanso en Éxodo 33:14 y Deuteronomio 12:9,10. Este descanso fue el regalo de Dios a Israel. En Josué, significa básicamente descansar de los conflictos contra los enemigos. En otros pasajes de Josué se menciona que Israel o la tierra tienen descanso (Jos. 11:23; 14:15; 21:44; 22:4; 23:1).

1.14,15 – La palabra hebrea para armado está relacionada con los números cinco y 50. Es posible que signifique alineados en formación de batalla en grupos de cincuenta. Todos los valientes y corajudos. Esta expresión se refiere a la élite del ejército. Josué eligió a 30.000 de estos hombres para preparar una emboscada contra Hai (8:3) y también los condujo a la batalla en Gilgal (Jos. 10:7). Grupos de 400 hombres poderosos (1 Sam. 22.2), y más tarde 600 (Jos. 27.2), también acompañaron a David. Un poco más tarde, leemos que un grupo de élite de 30 o más eran los guerreros especiales de David (2 Sam 23.8-39).

1.16-18 – El pueblo respondió a Josué de forma cálida y entusiasta, reflejando los elementos de esfuerzo y ánimo que Dios había puesto a cargo de Josué en los versículos 1 a 9. Compárese el versículo 5 con el 17, y obsérvese también la cuarta aparición de la exhortación: esforzaos y tened buen ánimo (vv. 6,7,9). El compromiso de obediencia y lealtad a Josué debió animar mucho al nuevo líder.

1.16 – El texto no dice claramente qué pueblo respondió a Josué, si fueron los funcionarios del pueblo (v. 10) o las tribus al este del Jordán (v. 12). Parece que, mirando los versos 10 y 12, las palabras de Josué a los funcionarios en el verso 11 y la declaración a las tribus en los versos 13 a 15 son parte del mismo evento. La respuesta de los versículos 16 a 18 se dirige probablemente a toda la nación de Israel. De este modo, todo el pueblo confirmó el liderazgo de Josué al comienzo de su ejercicio en dicho cargo.

Desde su campamento en Moab, los israelitas se prepararon para entrar en la tierra que Yahveh les dio en posesión (Josué i.n). Esta era la tierra que Dios prometió conceder a los descendientes de Abraham (Gn. 13.14-1 j). Sus límites fueron cuidadosamente definidos por Moisés (Núm. 34.1-12). Ahora, bajo el liderazgo de dt Josué, el pueblo debía partir y tomar posesión de Canaán. 1.17,18 – El Señor, tu Dios, esté contigo. Estas palabras de los israelitas mostraron la aceptación del pueblo de tener a Josué como su nuevo líder. El pueblo utilizó los mismos términos que Dios mismo pronunció cuando prometió estar con el sustituto de Moisés.

Devocional:

Mira que te mando que te esfuerces y seas valiente; no temas ni desmayes, porque Jehová tu Dios estará contigo en dondequiera que vayas. (Josué 1:9)

Esta fue la palabra de aliento de Dios dada a Josué cuando el pueblo de Israel estaba a punto de entrar en la tierra prometida. Tras la muerte de Moisés, Josué fue el nuevo responsable de conducir a los israelitas a su territorio prometido. A la cabeza de miles de personas y sin la compañía de su gran líder, era natural que Josué se sintiera temeroso o solo.

Con los grandes desafíos que se avecinan, las batallas para conquistar Canaán, humanamente hablando, uno podría esperar que Josué necesitara recibir instrucción para la guerra, estrategias militares o entrenamiento para atacar fortalezas. Pero no. Josué recibió lo que más necesitaba: aliento, fortalecimiento de Dios y la seguridad de que el Señor estaría siempre con él….

¡Qué gran valor y fuerza podemos sentir nosotros también! El Dios creador de todo el universo está a nuestro lado, ayudándonos en nuestras luchas diarias.

Con Jesús en tu vida, puedes tener esta seguridad y no sentirte solo nunca. Él está contigo, estés donde estés.

¿Qué es lo que más necesitas hoy?
Cree que lo que más necesitas es la presencia de Dios contigo.
Si te sientes temeroso ante alguna lucha, cree que Dios está contigo.
Ora al Señor, confíale tu vida y todos tus proyectos.
Busca la guía de Dios a través de la Biblia, léela, reflexiona sobre ella y cree en ella.
Llena tu corazón de fe y seguridad.
Confía en el Señor y Él te ayudará en tus luchas diarias.

Oración:

Señor Dios mío, sé que siempre estás ahí para mí en todo momento. Ayúdame a confiar en que todo lo que más necesito está en Ti. Creo que como Tú estás conmigo no tengo que temer el mal, ni los problemas que puedan venir. Hazme fuerte y valiente para superar este día, contigo a mi lado.