Aprender a esperar

Publicado por

«Entonces Samuel dijo a Saúl: Locamente has hecho; no guardaste el mandamiento de Jehová tu Dios que él te había ordenado; pues ahora Jehová hubiera confirmado tu reino sobre Israel para siempre». (1 Samuel 13:13)

La paciencia es uno de los dones que debemos cultivar para aprender a confiar en los tiempos de Dios. Requiere de una madurez ejemplar en nuestro carácter y en nuestra fe, además de humildad para aceptar con obediencia que los caminos del Señor siempre serán los más altos

En las escrituras de hoy, el rey Saúl no comprendió esta última verdad. Esperaba la llegada de Samuel para obtener el favor de Dios a través de un sacrificio, que junto al primero debía realizar. Sin embargo se impacientó y desobedeció el mandato divino, violando la ley al asumir la posición de sacerdote (1 Samuel 13:8-9, 13).

Cuando Samuel llegó, lo reprendió por su desobediencia y profetizó que perdería el reino (vv. 13-14). La negativa de Saúl a esperar el desarrollo del plan divino lo hizo actuar con precipitación, y en su apresuramiento, perdió el rumbo (ver Proverbios 19:2). La impaciencia fue la demostración suprema de su falta de fe.

El Señor, nos guía a través del camino, pero conforme a su medida, a sus tiempos, a los momentos que considera los necesarios. Mientras llega su respuesta, cultivamos el don de la paciencia, aprendemos a madurar en obediencia, para ser dignos de sus bendiciones.

Se paciente, la voluntad de Dios, no tardará en llegar.

Palabra diaria: Señor, en medio de este mundo azaroso, donde se esperan siempre resultados inmediatos y hasta equivocadamente fáciles para cualquier situación,  enséñame a cultivar en mi corazón el don de la paciencia, de la espera, de la buena actitud ante los tiempos que dispones conforme a Tu grandiosa voluntad de manera que pose toda mi confianza en las cosas que tienes preparadas para mí, esas cosas que son realmente las que necesito y no las que deseo según mi propria prudencia sino dentro del plan que has trazado en mi vida.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *