Aprender a escuchar

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho.Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. (Juan 10:26-29)

De niño en la escuela, una de las primeras normas que aprendí fue que para una buena comunicación era necesario saber escuchar. Ya de adulto, comprendí también, que no solo es importante para comunicarse efectivamente, sino para tener relaciones productivas y duraderas.

Escuchar, es clave para caminar a diario junto al Señor. ¿Cómo obedecerle, como recibir su gracia, como ser objeto de su misericordia y paz si no podemos escucharle antes?

El primer paso es agudizar nuestra percepción de aquello que nos rodea y estar atentos a la maravillosa forma en que Dios expresa su perfecta creatividad. Prepárate hoy para escuchar la voz del Señor, porque podría estar hablándote, a través de una oración, una canción, una palabra o mediante otras personas, y más importante a través de una escritura que llegué a ti, en un momento en el que seguro la necesitabas.

¿Estás listo para escuchar al Señor? Él quiere llamar tu atención y hablarte, no sobre lo mismo que pudieras desear, no de lo que anhelas según tus conceptos, sino de lo que verdaderamente necesitas en ese momento que atraviesas.

Hazte presto cada día para oír su voz, porque aquellos dispuestos a escucharle, no se alejarán de su presencia jamás y se fortalecerán continuamente en su fe: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios(Romanos 10:17)

Palabra diaria: Señor, pon en mi mente  y corazón la atención para escuchar Tu voz que cada día intenta alcanzarme. Abre mis oídos y mi corazón de forma que pueda entender la forma en que me hablas y descubrir los caminos por los que me guías hacia el bien.

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Pasaje:
Juan 10:26-29
Tema del Capítulo – Juan 10:

En Juan 10, Jesús hace una de sus declaraciones más famosas: «Yo soy el buen pastor. El buen pastor da su vida por las ovejas». Su voluntad de amarnos llegó hasta el punto de quitarse la vida, tal es su dedicación a amarnos.

La motivación de este mensaje es el hecho de que el ciego de nacimiento, curado en el capítulo anterior, fue expulsado de la sinagoga. Jesús utiliza esto para declarar que sus ovejas vendrán a él y serán acogidas, sin que ninguna se pierda.

Tenemos un Dios bondadoso y bueno, dedicado.

El Señor revela el cuidado y el amor de Dios por nosotros en sus actitudes, en sus enseñanzas, en soportar la oposición y la incredulidad de los que deberían representar a Dios.

A pesar de todo, en todo momento, siempre habrá personas dispuestas a creer y a entregarse al Señor. Para honrarlo y estar agradecido, por su perdón, redención y curación.

Esbozo de Juan 10:

10.1 – 6: La parábola del buen pastor

10:7 – 10: La parábola de la puerta

10:11-21: Las bendiciones del Buen Pastor

10:22 – 24: El escenario donde se desarrolló el discurso

10:25 – 33: La respuesta de Jesús a la pregunta de los judíos

10:34-38: La enseñanza de Jesús se basa en las Escrituras

10:40 – 42: La gente cree en Jesús

Comentario Bíblico:
Juan 10:26-29

Todos los que tienen algo que decir a Cristo, pueden encontrarlo en el templo. Cristo nos hará creer; nosotros nos hacemos dudar. Los judíos entendieron su significado, pero no pudieron dar forma a sus palabras como acusación completa en su contra. Él describió la disposición de gracia y el estado de dicha de sus ovejas; ellas oyeron y creyeron su palabra, le siguieron como sus fieles discípulos, y ninguna de ellas perecerá, porque el Hijo y el Padre eran uno. Así, pues, pudo defender a sus ovejas contra todos sus enemigos, lo cual prueba que pretendió tener poder y perfección divinos iguales al Padre.

Referencias Cruzadas:

Gálatas 4:9 – mas ahora, conociendo a Dios, o más bien, siendo conocidos por Dios, ¿cómo es que os volvéis de nuevo a los débiles y pobres rudimentos, a los cuales os queréis volver a esclavizar?

Hebreos 3:7 – Por lo cual, como dice el Espíritu Santo: Si oyereis hoy su voz,

Mateo 16:24 – Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Juan 10:8 – Todos los que antes de mí vinieron, ladrones son y salteadores; pero no los oyeron las ovejas.

Hechos 3:23 – y toda alma que no oiga a aquel profeta, será desarraigada del pueblo.

Marcos 10:21 – Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz.

Tema Principal:

Seguir y servir a Dios

Versículos Temáticos:

Mateo 17:5 – Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.

Marcos 8:34 – Y llamando a la gente y a sus discípulos, les dijo: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame.

Mateo 7:23 – Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Juan 21:22 – Jesús le dijo: Si quiero que él quede hasta que yo venga, ¿qué a ti? Sígueme tú.

Juan 10:14 – Yo soy el buen pastor; y conozco mis ovejas, y las mías me conocen.

Isaías 54:17 – Ninguna arma forjada contra ti prosperará, y condenarás toda lengua que se levante contra ti en juicio. Esta es la herencia de los siervos de Jehová, y su salvación de mí vendrá, dijo Jehová.

Romanos 8:1 – Ahora, pues, ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús, los que no andan conforme a la carne, sino conforme al Espíritu.

Judas 1:24 – Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría,

Juan 4:14 – mas el que bebiere del agua que yo le daré, no tendrá sed jamás; sino que el agua que yo le daré será en él una fuente de agua que salte para vida eterna.

Colosenses 3:3-4 – Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *