29 de Junio: El poder de una palabra

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena  para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes. (Efesios 4:29)

Oración:

Padre celestial, te ruego que perdones mis palabras duras y amargas del  pasado. Ayúdame a usar un nuevo filtro sobre mi lengua cada día, para que  pueda llevar tu consuelo y tu gozo a aquellos cuya vida toque. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del Capítulo – Efesios 4

En Efesios 4, Pablo habla de cómo deben proceder los cristianos en Cristo. Deben ser promotores de la paz, de la unidad y no lo contrario. Debemos ser influenciados por el Espíritu Santo, necesitamos ser dirigidos por su amor.

El Señor Jesús ha distribuido dones y talentos en la iglesia para que cada cristiano sea útil para el crecimiento del cuerpo de la iglesia y del Reino de Dios.

No podemos vivir en la práctica del pecado. Tenemos que dejar de lado lo viejo y todos sus vicios. El pecado aflige al Espíritu de Dios, si queremos tener una buena relación con Él, tenemos que respetarlo.

Esbozo de Efesios 4:

4.1 – 7: La unidad del Espíritu y el vínculo de la paz

4:8-16: El trabajo del ministerio y el cuerpo de Cristo

4:17-21: No podemos vivir en la práctica del pecado

4:22-32: El hombre viejo y el hombre nuevo

Ahora que sabemos que somos miembros de la familia de Dios y tenemos acceso a sus promesas y somos sus herederos, Pablo nos da algunas advertencias importantes en Efesios 4.

Sobre todo, que nos esforcemos por vivir de acuerdo con esa vocación.

Que seamos humildes, amables, pacientes y sepamos soportar las dificultades de nuestros hermanos.

La exhortación del texto bíblico es que vivamos unidos por el vínculo generado entre nosotros por el Espíritu Santo.

No hay dos Iglesias ni dos Espíritus, ni siquiera dos bautismos.

Como está escrito, hay «un solo Dios y Padre de todos».

Podemos variar en la forma, pero no en el sentimiento.

Todo lo que se hace en la Iglesia debe hacerse para la gloria de Dios. Sin partidismos ni preferencias carnales.

Dios nos exige que vivamos como hermanos y hermanas en la unidad y el amor. Preparados para la mutua edificación y ayuda del cuerpo, con Jesús como cabeza.

Mi oración es que el Espíritu Santo ayude a la Iglesia de nuestra generación a cumplir este mandamiento.

Que nuestro apego sea a la voluntad de Dios y no a la nuestra.

Referencias cruzadas por término – Efesios 4:29:
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca.

Proverbios 16:21 – El sabio de corazón es llamado prudente, Y la dulzura de labios aumenta el saber.

Salmos 52:2 – Agravios maquina tu lengua; Como navaja afilada hace engaño.

Isaías 50:4 – Jehová el Señor me dio lengua de sabios, para saber hablar palabras al cansado; despertará mañana tras mañana, despertará mi oído para que oiga como los sabios.

Salmos 73:7-9 – Los ojos se les saltan de gordura; Logran con creces los antojos del corazón. Se mofan y hablan con maldad de hacer violencia; Hablan con altanería. Ponen su boca contra el cielo, Y su lengua pasea la tierra.

Salmos 71:24 – Mi lengua hablará también de tu justicia todo el día; Por cuanto han sido avergonzados, porque han sido confundidos los que mi mal procuraban.

Sino la que sea buena  para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.

El hombre bueno, del buen tesoro de su corazón saca lo bueno; y el hombre malo, del mal tesoro de su corazón saca lo malo; porque de la abundancia del corazón habla la boca. (Lucas 6:45)

Mas yo os digo que de toda palabra ociosa que hablen los hombres, de ella darán cuenta en el día del juicio. (Mateo 12:36)

Porque todos ofendemos muchas veces. Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto, capaz también de refrenar todo el cuerpo. (Santiago 3:2)