28 de Agosto: Libre de remordimientos

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual del versículo de hoy) – * Ha sido agregado estudio de referencias cruzadas por palabras y términos de versículo al final del Devocional. Esperamos sea de bendición para ti.

Palabra:

Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante. (Filipenses 3:13)

Sin la ayuda de Dios, tenemos dificultad para hacer las cosas con moderación. Podemos comer demasiado, gastar demasiado dinero, tener demasiado entretenimiento y hablar demasiado. Somos excesivos en nuestras acciones porque nos comportamos emocionalmente. Tenemos ganas de hacer algo, y lo hacemos, sin pensar en el resultado final. Después de que la cosa está hecha y no se puede deshacer, nos arrepentimos de haberla hecho.

Pero afortunadamente no tenemos que vivir con remordimientos. Dios nos da Su Espíritu para permitirnos tomar decisiones correctas y sabias. Él nos insta, nos guía y nos conduce, pero todavía tenemos que emitir el voto decisivo. Formar nuevos hábitos requerirá tomar la decisión de no hacer lo que tienes ganas de hacer a menos que esté de acuerdo con la voluntad de Dios. ¡Con la ayuda del Espíritu Santo, puedes cambiar tus acciones y vivir una vida libre de remordimientos!

Oración:

Te agradezco, Padre, que no tengo que vivir con remordimiento por mis errores. Me has perdonado y me has abierto un camino nuevo. Ayúdame a dejar de lado las deficiencias del ayer y tomar mejores decisiones hoy. Ayúdame a vivir libre de remordimientos por mi pasado y lleno de fe para mi futuro. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen de Capitulo Filipenses 3:

El capítulo 3 de Filipenses habla de Cristo como el centro de atención adecuado en tiempos de sufrimiento. Filipenses 2 sitúa este pasaje en el contexto de la persecución y la opresión por causa del Evangelio. En primer lugar, Pablo habla de la importancia de la justicia por la fe en Cristo y no por las obras (Filipenses 3:1-11). En segundo lugar, Pablo habla de esforzarse por alcanzar la meta de seguir a Cristo (Filipenses 3:12-21).

En Filipenses 3:1-11, Pablo comienza con un recordatorio de «alegrarse en el Señor» (Filipenses 3:1). También advierte a sus lectores de que «tengan cuidado» con ciertos tipos específicos de falsos maestros (Filipenses 3:2). Los que exigían la circuncisión judía, u otros rituales, como parte de la salvación no formaban parte de la verdadera familia de la fe. La verdadera «circuncisión» son los que adoran por el Espíritu de Dios y se glorían en Cristo Jesús (Filipenses 3:3).

A continuación, Pablo añade su propio currículum espiritual, señalando sus razones para presumir «en la carne» (Filipenses 3:4). Entre ellas: la circuncisión al octavo día; ser de Israel, concretamente de la tribu de Benjamín; ser fariseo; perseguir a la iglesia; y vivir según la ley (Filipenses 3:5-6). El punto de Pablo es que si algún ser humano pudiera ser justificado por la ley, lo sería, y sin embargo, considera que todo eso es un desperdicio en comparación con Cristo (Filipenses 3:7-8). Nada era más importante que conocer a Jesús.

Referencias cruzadas por término – Filipenses 3:13:
olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante.

Filipenses 4:11-13 – No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Filipenses 1:18-21 – ¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y en esto me gozo, y me gozaré aún. Porque sé que por vuestra oración y la suministración del Espíritu de Jesucristo, esto resultará en mi liberación, conforme a mi anhelo y esperanza de que en nada seré avergonzado; antes bien con toda confianza, como siempre, ahora también será magnificado Cristo en mi cuerpo, o por vida o por muerte. Porque para mí el vivir es Cristo, y el morir es ganancia.

Lucas 9:62 – Y Jesús le dijo: Ninguno que poniendo su mano en el arado mira hacia atrás, es apto para el reino de Dios.

Hebreos 12:1-2 – Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador de la fe, el cual por el gozo puesto delante de él sufrió la cruz, menospreciando el oprobio, y se sentó a la diestra del trono de Dios.

Filipenses 3:8 – Y ciertamente, aun estimo todas las cosas como pérdida por la excelencia del conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor, por amor del cual lo he perdido todo, y lo tengo por basura, para ganar a Cristo.