26 de Mayo: Hambre de Dios

Publicado por
(Lee al final el estudio contextual resumido de este devocional. Esperamos sea de bendición)

Palabra:

Y sucedió que un varón llamado Zaqueo, que era jefe de los publicanos, y rico, procuraba ver quién era Jesús; pero no podía a causa de la multitud, pues era pequeño de estatura. (Lucas 19:2-3)

Zaqueo era cómo uno de nosotros. Se hizo rico y se convirtió en jefe de los publicanos. Pero su riqueza no le proporcionó todo. Nunca lo hace. ¡Somos demasiado complejos para ser saciados solo por riquezas, aunque muchos crean lo contrario! . Zaqueo Quería ver a Jesús y eso resultó en un encuentro que se convirtió en uno de los episodios más conocidos de los evangelios. Quería ver a Jesús y terminó descubriendo que Jesús también quería verlo. Y para su gran sorpresa, el Maestro se ofreció a ser su invitado. La vida de Zaqueo comenzó a cambiar ese día.

La historia del publicano de Jericó puede ser leída como una metáfora de la espiritualidad humana. Somos alguien. No somos lo que tenemos y no somos lo que no tenemos. Ricos o pobres, jefes o subordinados, somos alguien y necesitamos a Dios. Zaqueo insistió en buscar a Jesús. Muchos abandonan la búsqueda de Dios. Pero el hambre de Dios no termina porque nos rindamos y tampoco deja de ser hambre de Dios porque le demos otro nombre y tratemos de resolverlo por otros medios. Porque el hambre de Dios no acepta sustitutos. Por más divino que algo nos parezca, eso no hará innecesario a Dios. Incluso la vida religiosa. Así que puede parecer paradójico que un religioso dedicado pueda ser, al mismo tiempo, un espiritualmente desnutrido. Pero sucede y más de lo que podemos imaginar.

Bienaventurado el que descubre su hambre de Dios y no huye de ella. ¡Bienaventurados los que quieren descansar en Su presencia y colocar cada carga en Sus manos. Necesitamos ser encontrados por Dios como Zaqueo lo fue por Jesús. Y lo hizo mientras lo buscaba. Y lo hizo porque no se sentía intimidado por sus propias limitaciones. Que nada te haga desistir: ya sea una pequeña fe, o repetidos errores o constantes dudas. La mayor virtud del espíritu humano es sentir hambre de Dios. Él Te conoce y  ofrece a todos los que quieren acercarse a Él, el deseo de encontrarlo.

Oración:

Señor, permíteme acercarme cada día más a Ti, vivir por las enseñanzas de Tu Palabra y escuchar y aceptar siempre Tu maravillosa voluntad. Amén

Estudio Bíblico Contextual del Devocional de Hoy:
Resumen del capítulo Lucas 19

Lucas 19 nos presenta los siguientes hechos: I. Respuesta de Cristo a los sumos sacerdotes sobre su autoridad, vv. 1-8. II. Parábola de la viña, arrendada a labradores injustos y rebeldes, vv. 9-19. III. La respuesta de Cristo a la pregunta que le hicieron sobre si era lícito pagar tributo al César, vv. 20-26. IV. Su defensa de esa gran doctrina fundamental de las instituciones judías y cristianas: la resurrección de los muertos y la condición futura, frente a las necias críticas de los saduceos, vv. 27-38. V. El desconcierto que causó a los escribas, con una pregunta sobre si el Mesías era el Hijo de David, vv. 39-44. VI. El consejo que dio a sus discípulos, para que se alejaran de los escribas, vv. 45-47.

Más Palabra Edificada / Alivio del Hambre Espiritual y Material:

Porque sacia al alma menesterosa, Y llena de bien al alma hambrienta. (Salmos 107:9)

Jesús les dijo: Yo soy el pan de vida; el que a mí viene, nunca tendrá hambre; y el que en mí cree, no tendrá sed jamás. (Juan 6:35)

En el último y gran día de la fiesta, Jesús se puso en pie y alzó la voz, diciendo: Si alguno tiene sed, venga a mí y beba. (Juan 7:37)

Jehová te pastoreará siempre, y en las sequías saciará tu alma, y dará vigor a tus huesos; y serás como huerto de riego, y como manantial de aguas, cuyas aguas nunca faltan. (Isaías 58:11)

Edificarán casas, y morarán en ellas; plantarán viñas, y comerán el fruto de ellas. (Isaías 65:21)

A los hambrientos colmó de bienes, Y a los ricos envió vacíos. (Lucas 1:53)

Y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. (1 Corintios 10:3-4)

Ya no tendrán hambre ni sed, y el sol no caerá más sobre ellos, ni calor alguno. (Apocalipsis 7:16)

Me mostrarás la senda de la vida; En tu presencia hay plenitud de gozo; Delicias a tu diestra para siempre. (Salmos 16:11)

A todos los sedientos: Venid a las aguas; y los que no tienen dinero, venid, comprad y comed. Venid, comprad sin dinero y sin precio, vino y leche. (Isaías 55:1)