26 de Junio: Días difíciles

Posted by

Palabra:

Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, Y hasta las nubes tu verdad. (Salmos 57:10)

¿Quién no tiene días difíciles, de aflicción, angustia, desolación, desilusión o pecado? Los familiares y amigos no siempre saben cómo ayudar. Y los que sufren, generalmente, prefieren el aislamiento. Nos reconforta saber que admirados personajes bíblicos y hombres y mujeres temerosos de Dios de todos los tiempos han experimentado días como estos. David, segundo rey de Israel, Asaf y otros, compartieron, en los Salmos, los sentimientos, los temores, las luchas y las victorias experimentadas en sus días más difíciles.

Después de aquel valiente acto en el que se enfrentó y mató al gigante Goliat, el todavía joven David se convirtió en un héroe nacional y amigo de Saúl, rey de Israel. Saúl le dio un puesto de mando en el ejército, lo que agradó tanto al pueblo como a los oficiales de Saúl. Siempre victorioso, David acabó siendo más alabado y exaltado que Saúl. Éste, muy celoso, se convirtió en enemigo de David hasta el punto de intentar matarlo más de una vez. David huyó a otras ciudades y al desierto, y vivió huyendo durante unos diez años (1 Samuel 17-23).

Un día, David y un grupo de sus amigos estaban escondidos en lo profundo de una cueva. Saúl, sin saber que David estaba allí, entró en la cueva por una necesidad personal. ¡Qué peligro para ambos! Los amigos de David le animaron a acercarse sigilosamente y matar a Saúl. Pero David no lo haría, considerando que Saúl era «el ungido del Señor» de todos modos (I Samuel 24).

Para muchos, esa cueva, así como la presencia de un enemigo tan poderoso y mortal, habría sido el escenario perfecto para una crisis de pánico y desesperación. Para David, sin embargo, era el lugar ideal para componer un himno de victoria, el Salmo 57.

Consciente del peligro, David no confió en sus propios recursos. Ciertamente, recordaba el día en que, solo, mató a un león y a un oso; más aún el día en que se enfrentó y mató al gigante Goliat, el enemigo más temido de Israel. Sin embargo, lo atribuyó todo a la bendición de Dios. Por eso, ante este nuevo reto, no confió en sus propias fuerzas y capacidades, sino que rezó: Ten misericordia de mí, oh Dios, ten misericordia de mí; Porque en ti ha confiado mi alma (v.1). Poeta, se refirió a las húmedas y oscuras paredes de aquella cueva como las alas protectoras de Dios. A los malvados que estaban con él, les declaró: «Clamaré al Dios Altísimo, Al Dios que me favorece. El enviará desde los cielos, y me salvará De la infamia del que me acosa. […]» (vs.2-3). Así reacciona todo aquel que confía en el Señor, no en sus propios recursos sino que ¡ora y confía en Dios!

Orar y confiar en Dios es el secreto de la victoria, en todas las circunstancias. Como dijo la poeta Michele Dumont: «Cuando confías en Dios, al final todo sale bien».

Oración:

Señor, permíteme cada día crecer en fe, para saber que en todas las circunstancias, estarás allí para sostenerme y llevarme a la victoria, conforme a Tu voluntad. Amén.